Los miedos de Final Fantasy IX

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos?

Los miedos de Final Fantasy IX

Ya os habréis enterado (más que nada, porque tenéis el análisis en portada, vamos, que se ve) de que he estado jugando, por enésima vez, a Final Fantasy IX. Esta vez ha sido en una Tablet, con lo que no se siente lo mismo que en un ordenador o en mi emulador favorito, que ya sabemos todos que es PSP. Sí, revivir esta magnífica obra ha sido, como siempre, una grata experiencia, pero, como pasa con todo en esta vida, cuando pasan los años y vuelves a tocar algo del pasado, descubres algo nuevo o sientes algo distinto. Nos ocurre lo mismo con series, películas o videojuegos de nuestra infancia. El tiempo no pasa igual para todos.

 

En cuanto a Final Fantasy IX, lo jugué por primera vez hace 15 años, por aquello de que a Europa tardó un poquito en llegar. Madre del amor hermoso, en aquellos tiempos yo tenía nada más y nada menos que diez años. ¡Diez años! Ni siquiera había empezado la secundaria. Por suerte para mí, siempre he sido algo madura para mi edad y he sido consciente de aspectos de la vida que, quizás, a mis amigos no les daba por mirar ni con el rabillo del ojo. Por ello, la primera vez que jugué a la novena entrega de la franquicia fui capaz de apreciar la profundidad existente en su historia y, sobre todo, en sus personajes.

 

Por supuesto, las cosas se ven diferentes quince años después. No por el juego, sino por mí misma. ¡Ahora sí que soy madura de verdad! ¿No? No lo sé, pero sí he pasado por momentos en mi vida por los que hace quince años ni imaginaba. El fallecimiento de un ser querido siempre nos deja una huella, y también nos hace plantearnos cosas. De ahí que rejugar Final Fantasy IX es una de las mejores decisiones que he tomado en lo que a videojuegos se refiere. Por una razón principal, y es que este título de Square nos muestra vivencias y miedos muy humanos. De todas esas inquietudes que se apoderan de los personajes, hay dos en concreto que me tocaron bastante y que se corresponden, especialmente, con el principal protagonista, Yitán, y con el antagonista principal, Kuja. Se trata del miedo a la muerte y la falta de una identidad.

 

Aunque en el caso de Kuja, no simpatizamos tanto con el personaje al tratarse de nuestro enemigo (por favor, ¿cómo no podéis amarlo? Too much divineo, os digo), sí nos toca en el equipo otro personajillo muy adorable lleno de preocupaciones y que, en muchas ocasiones, parece el verdadero protagonista. Hablo de Vivi, el joven mago negro, tímido pero de gran corazón, que se ve rodeado por un mundo mucho más complejo de lo que imaginaba. A partir de aquí, empiezan los spoilers.

 

137040F2LIeIW 

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Vivi es un personaje que tiende a estar triste casi desde el principio del juego, pero su vida se va hundiendo cada vez más cuando comienza a ver cosas que no debería. La primera mala experiencia llega al ver las “armas” de la Reina Brahne, comprobando que, como él, son magos negros. Pero éstos parecen no tener ni voz, ni voto, ni personalidad... ni nada. Al descubrir que no son más que muñecos fabricados por la niebla, Vivi se viene abajo: ¿Y si no soy más que un muñeco? Lo malo es que aquí el sufrimiento de este pobre niño no ha hecho más que empezar.

 

Cuando, por circunstancias del destino, llegamos al Continente Olvidado, conocemos que hay otros magos negros: muñecos de Kuja que se han librado de él y que han formado una comunidad pacífica. De nuevo, Vivi vuelve a cuestionarse su existencia al ver que la muerte también existe para los suyos cuando los muñecos “dejan de moverse”. Los magos de la aldea lo aceptan y hasta guardan en el recuerdo a los suyos construyendo un cementerio, pero el miedo se apodera de Vivi: ¿Cuándo dejaré de moverme yo? ¿Cuándo moriré?

 

Como Vivi, Yitán experimenta esa incertidumbre al descubrir su verdadera identidad. Él, que había pensado no ser más que un simple huérfano, un ladronzuelo que, de casualidad, se convierte en un héroe; es en realidad otra marioneta. Literalmente, ya que descubre que, al igual que Vivi, no nació de manera natural.

 

137041AI3F5tH 

Cada uno de los personajes de Final Fantasy IX tiene una historia que contar

Sin spoilers a partir de ahora, ¿vale? Pues el trío existencialista no es el único con problemas en este juego. Resulta que cada uno de los personajes que tenemos en nuestro equipo (y algunos de fuera, también) tienen un problema, ya sea con su propia existencia, o con su alrededor. El miedo a la soledad, de Eiko, el dolor de Freya al ser olvidada por el amor de su vida, Amarant y su vida sin un objetivo claro... Cada uno de ellos me enseñó algo y compartió parte de su incertidumbre y su miedo conmigo. Eso es lo que hace mágico a este juego.

 

Final Fantasy IX es mucho más que un videojuego bonito, con una banda sonora espléndida y una historia, en fin, digna de cualquier RPG. Hay algo más. Hay una parte muy humana en él y en cada uno de los píxeles que componen a cada criatura que camina por Gaia. Es por eso que, si a día de hoy todavía no lo habéis jugado, os invito, os insto, a darle una oportunidad a este título. Porque hay mucho de nosotros en él y no hay nada como aprender cosas de la vida con un videojuego. 

14 de Marzo de 2016 a las 23:07 por Kysucuac
6
Comentarios
Comentar
    • El mejor Final Fantasy, sin duda. Por fin profundizamos en las relaciones entre los personajes, cada uno tiene una filosofía, un modo de ver la vida... miedos, ilusiones, fantasías... AL FIN, me creo que sean personajes, no son el prota, la prota femenina, no son solo clases (el mago negro, la maga blanca, el tio de pelo de punta con la espada tocha), son personajes coherentes que me puedo llegar a creer y con los que puedo llegar a empatizar.

      No creo que esto se haya logrado conseguir de la misma manera en ningún otro juego de la franquicia... además sigue siendo uno de los precursores de muchas innovaciones que no entiendo porque narices se dejaron de lado (La posibilidad de que pudieras compartir personajes con un segundo mando era la excusa perfecta para pasarte el juego con un amigo o un familiar)

      Una joya, una demostración de buena historia y grandes personajes, sistema muy solido y experiencia inigualable. Un juego atemporal que merece ser jugado varias veces para captar todos sus matices. Gran artículo Kysu.
En respuesta al comentario anterior:
    • Me parece que estás comparándolo con Final Fantasy VII, VIII y los posteriores. Te recomiendo FF VI. Una auténtica joya a nivel de caracterización. Para mí, el mejor, seguido del IX.
    • Lo terminé por primera vez el año pasado y las sensaciones que me transmitió no tienen nombre. Aún no tengo claro si me gustó más o no que FFVI. Joder, es que vaya dos juegazos.
    • En mi opinión el mejor FF, muy por encima del sobrevalorado FFVII. Y ese port a móviles me da q pensar si no habrá una versión HD en camino...
En respuesta al comentario anterior:
    • Sí, el mejor FF de PSX. Pero no contaría con una versión HD. Para eso hubieran sacado la versión nueva y no la vieja para móviles.
    • - Compañero, parece mentira que no conozcas a Square y sus reediciones infinitas... Puede que no sea en breve, pero habrá un remake del remake del remake de FF VII y, por ende, de FF IX . :)
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Final Fantasy Explorers Final Fantasy Explorers
Final Fantasy Explorers cambia la dinámica habitual de la saga y se convierte en un juego de acción y exploración en 3D con combates en tiempo real...
World of Final Fantasy World of Final Fantasy
Ha llegado el momento en que el universo Final Fantasy estalla y nos permite vivir una nueva experiencia en la que veremos mezclados personajes y otro...
Final Fantasy VII Remake Final Fantasy VII Remake
Final Fantasy VII fue para muchos el primer JRPG que pudieron probar y como tal tiene un valor especial. Ahora Square Enix ha decidido traerlo de n...
Ficha
IOS Android PC RETRO

Género: RPG

Lanzamiento: 09/02/2016

Desarrollador: Square Enix

Distribuidor: Square Enix

Pegi: +12

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa