Lo bien que Final Fantasy XV justifica las pintas de sus personajes

El Tabata este es un cachondo

Lo bien que Final Fantasy XV justifica las pintas de sus personajes

Sigo jugando Final Fantasy XV, muy contento con el regalo de mi esposa, que me conoce como si lleváramos juntos más de 20 años, y cuanto más juego más convencido estoy de que detrás del desarrollo y más allá de las metas obvias de la compañía, hay muchas ideas muy bien pensadas para, ofreciendo a nivel de estética de personajes lo mismo que siempre ha ofrecido la saga, lograr que los que ya pintamos canas nos sintamos a gusto con un diseño que, obvimente, está más dirigido a nuestros hijos y sobrinos que a nosotros mismos. 

 

Un mundo dual

Final Fantasy XV sigue siendo fiel a su filosofía y nos muestra un mundo dual. Un universo que donde antes mezclaba fantasía épica y modernismo -o Steam punk con medievo- ahora tira de la realidad más cotidiana que nos rodea para plasmar el mundo real, tal y como es en las fotos del Google Maps, mezclado con magia, imperios, monstruos y todo el bestiario de la saga que, sorprendentemente, se adapta perfectamente al fotorrealismo del juego de Square Enix con un resultado al que llamar interesante es quedarse muy corto.

 

Junto a este universo dual hay una segunda dualidad, la dualidad existente entre los protagonistas y los secundarios y que  recae sobre la moda, el estilo y las ropas de los personajes que veremos en pantalla. Los protagonistas del juego, Noctis, Prompto, Gladiolus e Ignis no sólo tienen los nombres más horrendos de toda la historia del vieojuego, también son víctimas de unos estilistas con sobredosis de Disney Channel, Monster High y Visual Kei. Pelazos, ropa macarronica y una mezcla de Greasse y Mujeres Hombres y Viceversa que al principio te deja un poco frío, sobre todo si ya pasaste la época de tener en la pared de tu cuarto pósters de Imaging Dragons, My Chemical Romance, Metallica o Sex Pistols -mezcla variopinta, como variopintos son los estilismos de los cuatro colegas, que van del metal postapocalíptico al rollo emo pasando por el punk y el look 'tipo con gafas "vestío" de negro'-.

 

w2

 

Pero no os equivoquéis, esto es maravilloso

Y lanzo esto como un mensaje a todos los que nos quejábamos de los looks del juego: Ni se os ocurra dejar de jugar Final Fantasy XV por las pintas de los muchachos, porque al final, detrás de todo esto hay un sentido, puede que metido a la trágala o meditado desde un principio, y es un sentido tan bien metido y tan divertido que no puedo menos que aplaudir a la gente de Square Enix por su planteamiento  este respecto. 

 

Me explico: nada más empezar a jugar, y tranquilos, no hay spoilers, seremos testigos de unas palabras entre Noctis y su padre en las que entendemos la postura de los protagonistas, sus ropas y el mensaje que con ellas quieren enviar al mundo: Estamos en presencia de una aristocracia que trata de rebelarse, de un príncipe y su corte real de amigos que afirman su personalidad a través de sus ropas y estilos en un mundo de cristal que apenas ha tenido contacto con el mundo real. No hay más que echarle un ojo a las monarquías europeas para ver que la cosa no está tan mal pensada.  

 

La salida al mundo real de estos jóvenes privilegiados les golpea en cuanto traspasan las murallas del castillo, y no se limitan las referencias a su noble cuna, a lo poco que conocen de la vida real: '¿dinero? ¿Qué es el dinero?'. Pronto los estilismos y las ropas toman un papel crucial al compararlos con la moda que reina fuera del castillo, una moda igual a la de este, nuestro planeta tierra, que contrasta terriblemente con las ropas de los protagonistas demostrando que, al final, todo estaba premeditado, o han logrado que así lo parezca. 

 

Todo esto cobra una dimensión de locura con la aparición de la diseñadora Vivienne Westwood en el juego como diseñadora -real- del traje de novia de Luna -en el juego y en la vida real, claro- aunque en lo periódicos y el programa de radio del juego la veremos aparecer como la más importante diseñadora de una de las ciudades del propio mundo del juego. Y digo que la cosa toma una dimensión interesante porque precisamente Vivianne Westwood es la madre de la estética punk gracias a su trabajo con los Sex Pistols, trabajo muy valorado en algunos círculos nipones y que pudimos ver reflejado en los mangas Nana y Paradise Kiss de Ai Yazawa.

 

w3

 

Square Enix se ríe de sí misma

El mensaje final que nos manda Square Enix es doble. Por un lado, nos demuestra que sabe reírse de sí misma, como cuando un personaje mítico de la saga se queda mirando a Noctis y le suelta a bocajarro 'Tienes la planta de tu padre pero vas hecho un fantoche con esos pelos y esa ropa'. Un personaje que, para darles una lección a estos nobles privilegiados, les obliga a trabajar y ganarse sus guiles. 

 

Por otro lado, logra enviar el mensaje narrativo de que los protagonistas son diferentes, vienen de un mundo distinto en el que nadie les juzga, y de paso demuestran su personalidad con sus ropas y peinados para que desde el principio consigamos calar a cada uno en su personalidad y forma de ser. Este mensaje se potencia cada vez que los contrastamos con la realidad, diferenciando así los momentos de batalla, en los que todo parece estar bien y ser coherente, con una incoherencia que resulta, al final, tremendamente coherente al verlos en actitudes más cotidianas como cocinar, tomarse un café o acampar en medio del campo o en una roulotte.

 

El resultado final es que, en apenas un rato, logras entender el chiste y acabas por cogerle cariño a unos chicos que están tan fuera de lugar como tú y que simplemente buscan su sitio a lo largo de esta road movie en forma de videojuego y de camino de perfección. Un aplauso para Square Enix, porque ha logrado que uno de los puntos más débiles del juego a mis ojos termine siendo una auténtica demostración de narrativa en segundo plano.

 

¡Nos leemos!

01 de Diciembre de 2016 a las 09:45 por Rafa del Río
2
Comentarios
Comentar
    • Esto ni tú te lo crees "el Rafa". Pero aun así, te otorgo el beneficio de la duda. Solo recuerda que: "los personajes mas molones... siempre son calvos".
    • Has dado justo en el clavo y me has leído la mente. Cuando empecé a jugar a FFXV y Prompto soltó la pregunta: "¿Guiles? ¿Qué son los Guiles?" me quedé loco. Después cuando vas viendo que todo el mundo los trata como lo que son, algunos con más respeto, otros, los más mayores (aunque no todos), con ataques directos a educarlos o enseñarles el mundo que les rodea, pensé: "Joder como se lo han currado." Un detalle cuando llegas a la primera ciudad y la gente te saluda, pudiendo devolverle tu el saludo. Te saludan porque eres el Príncipe y todo el mundo sabe quien eres, genial.

      Final Fantasy XV es un juego para degustar, no vale jugar la historia y pasar de todo. De hecho, si no haces ninguna misión secundaria hay cosas que te pierdes, como he podido comprobar. Pero no son trozos de historia, son mecánicas de juego e incluso cosas más importantes, que te van a venir bien para el viaje. Es decir, el que vaya a saco con este juego lo va pasar realmente mal y va terminar hastiado. El que lo juegue con cautela, disfrutando de cada momento, se ve recompensado siempre. Una pasada de juego.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Theatrhythm Final Fantasy Theatrhythm Final Fantasy
Primer videojuego de Final Fantasy para Nintendo 3DS, de corte rítmico con una jugabilidad que se divide entre secciones de campo, mazmorra y batalla...
Final Fantasy Dimensions Final Fantasy Dimensions
Una versión para smartphone del clásico Final Fantasy, mejorada con gráficos renovados y una banda sonora remasterizada que po...
Final Fantasy XIII Final Fantasy XIII
En Final Fantasy XIII el sistema de combate BTC ha evolucionado y permite a los jugadores poder ejecutar varias órdenes en un solo turno en tiempo re...
Ficha
PS4 XOne

Género: Action RPG

Lanzamiento: 29/11/2016

Desarrollador: Square Enix

Distribuidor: Square Enix

Pegi: +12

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa