La locura os sienta tan bien

Un personaje loco es un personaje más creíble

La locura os sienta tan bien

Al jugar a un videojuego encarnamos a otra persona en un mundo de juego que no es el nuestro y con unas reglas de juego concretas, rígidas e inflexibles. No somos nosotros mismos, somos otro ser que tenemos que comprender para sobrevivir y triunfar. En esa encarnación, en ese proceso de transformarnos en nuestro avatar, se quedan muchas cosas en el aire: el mundo despierta dudas; ¿por qué tengo que abrir esto con una llave si tengo un bazooka? ¿Por qué tengo que solucionar un puzzle con monedas de oro y si tengo un bazooka? ¿Por qué tengo que convencer a este tío con buenas palabras si tengo…? Sí, un hermoso y convincente bazooka.

 

Las reglas del juego no siempre están del todo claras, en muchas ocasiones nos doblegamos a ellas porque es necesario para que que el juego avance como tiene que hacerlo, para que sea divertido. Es frecuente en el videojuego llegar del punto A al punto B de la manera menos eficiente, pero sí más divertida al requerir más esfuerzo o esfuerzos concretos. Luego están los tramos pasilleros, los que nos impiden correr o los que nos limitan la interacción; se supone que encarnamos a alguien, pero ese alguien sigue siendo parte de la propia construcción del videojuego, nunca somos realmente nosotros mismos. Y eso que tenemos un bazooka, tendríamos que poder hacer lo que quisieramos.

 

Pero todo eso cambia con un matiz: con la presencia de la locura. Lo hemos visto en Far Cry 3 o en The Evil Within por poner dos ejemplos. Es como Alicia bajando por el agujero del árbol y llegando al País de las Maravillas, lo atraviesa y todo ha sido un sueño, un proceso de nuestra mente que explica todas las incongruencias y cosas raras de un plumazo. Lo malo de un sueño es que comprender que lo es suele llegar al final. Una persona puede, se supone, despertarse de un sueño cuando descubre que está en él, pero nadie puede solucionar la locura de su cabeza aunque lo desee.

 

 

Es tan interesante la locura que muchos videojuegos incluyen el consumo de sustancias alegres para producir procesos concretos de taradez, construir nuevas reglas de juego o permitirse romper la simulación de la realidad, como en GTA V cuando le damos unas caladitas a lo que nos ofrece un gentil vendedor.

 

Y es que la locura le va como anillo al dedo al videojuego, ¿quién si no un loco se atrevería a enfrentarse a una montaña de mercenarios o a colarse en Silent Hill? Es más, esta a veces parece la única respuesta sensata a preguntarse cómo, en un videojuego, un hombre normal es capaz de armarse con el suficiente valor para acabar aniquilando a todo un ejército

21 de Julio de 2015 a las 09:30 por Adrián Suárez Mouriño
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Crysis Crysis
Un misterioso artefacto descubierto por un equipo de arqueólogos norteamericanos desencadena la inestabilidad política. El gobierno de Corea del Nor...
Splinter Cell Blacklist Splinter Cell Blacklist
La Lista Negra es un nuevo movimiento terrorista de naciones rebeldes contra los intereses de los Estados Unidos, y está en manos de Sam Fis...
Far Cry Blood Dragon Far Cry Blood Dragon
Imaginad que volvemos al auge del VHS y que desde allí se imagina el futuro, en pleno 2007 donde un futuro post-nuclear nos muestra cyborgs,...
Ficha
PS3 X360 PC

Género: Acción en primera persona (FPS)

Lanzamiento: 30/11/2012

Desarrollador: Ubisoft

Distribuidor: Ubisoft

Pegi: +18

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas

La inesperada pero obvia influencia de Far Cry 3

Pervive en Horizon Zero Dawn y en Aonuma

Far Cry 3 y Sniper Elite III rebajados con Deals with Gold

Battlefield 4 y Assassin's Creed también

Si tienes el Playstation Plus, has de jugar a Far Cry 3

Llega hoy junto con más novedades

Ir a ficha completa