¿La industria japonesa está cambiando?

Los sellos nipones de este 2016

¿La industria japonesa está cambiando?

Mi idea de lo que supone el videojuego en Japón ha sido la misma durante mucho tiempo. Haciendo las veces de descubridor de una cultura que aquí conocemos prácticamente de manera autodidacta, cada título que nos llega de territorio nipón suele tener unas características propias, comunes, que lo diferencian del resto de creaciones que la industria nos ofrece cada año. Hay nombres que prácticamente posicionan el papel del país en un género, hay filosofías que no cambian y que dan a luz tanto títulos valientes como a productos con un preocupante tinte machista... hay un mundo aparte.

 

Pero varias tendencias en 2016 me están indicando un cambio de rumbo, una ruptura de ciertos estatutos inamovibles, un paradigma en evolución. Capcom, Square Enix, Konami, Atlus, Bandai Namco, Koei Tecmo, Level-5, Nintendo, a su manera los grandes nombres que conforman nuestra visión de dicha industria están explorando nuevos terrenos, como mínimo con respecto a lo que termina llegando aquí.


DOR

Lo que no llega también da que hablar

 

Square Enix posiblemente sea la mayor muestra de lo indicado. Para empezar tenemos a una de las compañías niponas con mayor desempeño dentro del terreno móvil, casi pionera en ello, donde además de darles una nueva vida a Chrono Trigger, Dragon Quest y a los primeros Final Fantasy, han sabido sacarse de la manga dos nuevos ‘final’, Mobius y Brave Exvius, vivos representantes del viejo y el nuevo espíritu de una de las franquicias con mayor evolución. Encima son gratis. También tenemos a Deus Ex Go, el tercer spin-off por turnos bajo el mismo apodo en lo que parece que será algo que seguiremos viendo en el futuro con otros grandes estrenos. Adam Jensen seguro que volverá, a pesar de que sus resultados de ventas no han sido los esperados.

 

Pero donde la compañía de Yosuke Matsuda más nos ha sorprendido, para bien y para mal, ha seguido siendo en consolas. Curiosamente ha representado las dos caras de un género donde una de sus dos partes, Square, fue buque insignia: el JRPG. Por un lado tenemos a I am Setsuna, la demostración de que seguirán implicados en su faceta clásica más allá de los Bravely de 3DS, y en el otro tenemos a un Final Fantasy XV que pese a haber despertado buenas valoraciones han quedado lejos de ser unánimes. Ha protagonizado otro episodio del ‘development hell’ siendo una franquicia que otrora era garantía de calidad. También nos ha dejado el fantástico Dragon Quest Builders y a Hitman, otro golpe sobre la mesa del formato episódico en el segundo caso. Lo retomará con Final Fantasy VII Remake, esperemos que con la misma suerte.


FFXV

El juego de la discordia

 

Capcom también ha sufrido las consecuencias de un juego en evolución, curiosamente con otro gran nombre: Street Fighter V. El resumen del estudio en 2016 es otra muestra de que algunas de las grandes franquicias japonesas no pasan por su mejor momento, con Ryu y compañía con serios problemas en su online al estrenarse, con un Dead Rising 4 que parece no haber logrado ser el regreso de Frank West que muchos esperaban y con un Umbrella Corps que es mejor olvidar con el champán navideño. Pero no todo está tan mal. Porque Resident Evil parece haber encontrado un lugar en el que se siente cómodo con la séptima entrega numerada de la serie oficial y porque el año que viene nos llega Monster Hunter Stories.


Y es que si algo sigue manteniéndose con cierto rigor germánico son las exclusividades temporales por territorio. En Japón ya cuentan con el tercer Yo Kai Watch mientras todavía esperamos el segundo, Persona 5 llega en abril tras un retraso cuando lo tienen desde septiembre, Dark Souls 3 les llegó un pelín antes y Monster Hunter Stories corre en las 3DS japonesas desde octubre. El estreno mundial de Final Fantasy XV fue algo inusual. Bandai Namco parece centrada en exprimir al máximo toda la nostalgia fruto del manganime, con Dragon Ball, Sword Art Online, Naruto y hasta Digimon pendientes de estrenar uno o más títulos. Ojalá les funcione Tales of Berseria. De Koei Tecmo espero algo mejor con su Berserk de lo que he visto con Attack on Titan -aunque siendo obra de Omega Force auguro un título centrado en su base fan, sin más-, un buen segundo Toukiden y un fantástico Nioh.


nioh

El feedback de la audiencia se nota

 

Me parece que 2016 ha sido el año donde algunos han querido recuperar su trono consiguiéndolo a medias y, aunque otros se han mantenido caminando a lo seguro cuando saben dar más, también he visto sellos saliendo de su zona de confort. Cada vez tienen más en cuenta a toda la audiencia. El próximo puede ser un buen año para Atlus y Level-5, uno de redención para Capcom y un paso más para esa nueva Square Enix. Evidentemente el futuro de estas compañías va más allá de lo que termina llegando a nuestra casa, pero auguro que tendremos cada vez más peso en su estrategia. 2017 tiene mucho que decir, puede que incluso oigamos algo nuevo de Konami. Lo que seguro tendremos es mucho, mucho de Nintendo.

27 de Diciembre de 2016 a las 15:30 por Julián Plaza
1
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....