La frustración y la diversión en Dark Souls 3

El tiempo y tu estado son básicos

La frustración y la diversión en Dark Souls 3

Los videojuegos son útiles en gran medida para abrir una puerta a un mundo externo al nuestro, lejos de nuestra rutina diaria y con el propósito de evadirnos durante un tiempo de nuestras preocupaciones. Una buena manera de liberar estrés, divertirnos y disfrutar con una obra que puede llegar a ofrecernos multitud de beneficios. Sin embargo, la saga Dark Souls puede llegar a caracterizarse y a diferenciarse del resto por todo lo contrario, ya que su nivel de exigencia es tan alto que es muy fácil que genere cierto estrés y frustración a sus jugadores

 

Reconozco que a mí me pasa y me está pasando actualmente con Dark Souls 3, la última entrega de la franquicia de From Software. Me ha costado mucho volver a adaptarme al juego e incluso he tenido la tentación un par de veces de dejar el juego de lado y dedicarme a otra cosa, en momentos en los que la frustración se apoderaba de mí. Sin embargo, al día siguiente volvía al juego y conseguía superar esa zona que tanto me había hecho sufrir anteriormente, encontrando una satisfacción especial y volviendo a reencontrarme con esas ganas de continuar y de seguir descubriendo este rico y magnífico universo. Hasta que vuelvo a toparme con otra sección del juego que me desanima y me hace apagar la consola cabreado. Dark Souls 3 es un juego tremendamente emocional

 

 

En este caso concreto, aunque también es aplicable con el resto de juegos del estudio, nuestro estado es un factor muy importante para disfrutar o no de la experiencia. Es curioso, pero cuando la frustración empieza a invadirte en Dark Souls 3 es muy probable que termine siendo peor: comienzas a corretear por los escenarios porque no quieres perder el tiempo con los enemigos o empiezas a enfrentarte a los combates con más dejadez, lo que provoca que encuentres la muerte de formas estúpidas. El estrés va aumentando y ahí es, según mi propia experiencia personal, el mejor momento para dejar de jugar y retomar el título en otro momento. 

 

Cuando estás más fresco, horas después o al día siguiente, la predisposición con Dark Souls 3 es diferente; ya no tienes esa frustración acumulada, comienzas a fijarte en más detalles, a enfrentarte a los combates como debes y es muy probable que ese sea el momento propicio para superar esa zona que tanto te costaba o para buscar otro camino con ganas. Ahí vuelves a divertirte, a disfrutar de la experiencia, a saber que lo que el juego propone es esto y la muerte forma parte de su naturaleza, e incluso llegas a entretenerte y a reírte de ti mismo por tus fallos o de las trampas y situaciones injustas a las que el juego te expone. El círculo vuelve a girar y es probable que vuelvas a toparte de nuevo con el camino de la desesperación, y otra vez sería un buen momento para dejarlo. 

 

Creo que esta sensación solo me ocurre con Dark Souls 3 y sus hermanos, siendo consciente de que es un juego donde el tiempo que estés jugando (lo mejor es dedicar sesiones cortas cada vez) y tu propia predisposición emocional, son piezas fundamentales y básicas para discernir entre la diversión o la desesperación. Esta experiencia es así de especial y debe tenerse en cuenta antes de embarcarse en esta exigente aventura. 

18 de Abril de 2016 a las 10:00 por Álex Pareja
5
Comentarios
Comentar
    • Exactamente lo mismo me pasa a mi y es mi primer souls, lo dejo maldiciendo, pensando que este puto juego está mal hecho y que la gente está loca por decir que es bueno, y al día siguiente digo, venga otro try, a ver si ahora si.

      Esa relación amor odio tengo.
    • Te entiendo furiosamente, PapiPareja. El primer Souls me costó unos 8 meses terminarlo y el Bloodborne casi un año. Tiempo de juego real habrán sido sus 100 horas, pero el tiempo de NO juego, meses.
      Pero una cosa, si estás depre, avisa, que nos tomamos unos calipos en el parque y se te jincha tol pecho.
En respuesta al comentario anterior:
    • Es exactamente eso joder. Como te pille con la moral baja el juego llega a dar miedo de lo cuesta arriba que se pone, te sientes de un mancazo subido y acabas por cerrar el juego asqueado. En mi caso hasta la atmósfera del puto juego me ponía depre.
    • joder, me está pasando lo mismo, nunca he sido fan de la saga,prové el uno y lo dejé, y a este es al que le estoy dedicando mas horas, soy novatillo, y leches, que frustración, lo dejas,pero luego te da el mono, y quieres seguir intentándolo.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Dark Souls II: Scholar of the First Sin Dark Souls II: Scholar of the First Sin
Continúa la ampliación del universo Souls con esta entrega llamada Scholar of the First Sin, que nos permitirá vivir la tensi&...
Dark Souls II Dark Souls II
La esperada continuación de un videojuego que se hizo famoso por ofrecer un reto de una dificultad inusitada llega dispuesta a ofrecer mucha...
Dark Souls Dark Souls
Dark Souls es el videojuego de acción y rol en tercera persona, que recrea un universo de fantasía gótica lleno de trampas y enemigos a los que enf...
Ficha
PS4 XOne PC

Género: Acción/Aventura

Lanzamiento: 12/04/2016

Desarrollador: From Software

Distribuidor: Bandai Namco Games

Pegi: +18

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa