La extraña narrativa de Bloodborne

Fragmentar la historia, ignorar el canon

La extraña narrativa de Bloodborne

Bloodborne no te dice nada. Quizá no quiera que sepas nada. Empiezas sin saber por qué estás aquí. Sí, has ido a Yharnam por su sangre, pero qué significa el pacto que firmas al principio es algo que nadie te explica. Ahora formas parte de la caza, de acuerdo. Bien. Sólo queda una pregunta: “¿Y qué es la caza?”. Silencio. “¿Qué hace al cazador distinto a cualquier otro ser humano?”. Sin respuesta. “No pienses mucho en todo esto”, dice Gehrman, como si me leyese el pensamiento. “Tú sólo sal y mata a unas cuantas bestias. Es por tu propio bien. Verás, eso es lo que los cazadores hacen”.

 

Quizá esa sea la respuesta.

 

Puede que esté pensando demasiado en el marco de Dark Souls a la hora de juzgar a Bloodborne. Yo mismo hablo sobre cómo un artista debería intentar siempre mejorar y hacer algo distinto, y está muy claro que Miyazaki quiere hacer algo distinto aquí. Y todas las piezas encajan en su lugar: el diseño de niveles es excelente, los enemigos son excelentes, la dificultad es excelente, las mecánicas son excelentes, la variedad de armas es excelente. Todo bien, salvo un detalle: el guión. Recuerdo haber llegado al final de Dark Souls 2 sin saber exactamente por qué estaba ahí. Ni siquiera supe reconocer a Nashandra cuando hizo acto de presencia; a mis ojos era un jefe final salido de la nada. En general durante todo el juego había tenido una misión muy vaga: “busca al rey”. Vale ¿por qué? Dark Souls fue mucho más claro al decirme que era el elegido y que tenía que acabar con la maldición de los no muertos. Ahí lo tienes, a partir de ahí construyes.

 

Blood1

 

Pero Bloodborne no es así. La premisa del juego se sugiere en un diálogo: eres un cazador que viaja a Yharnam para purificar su sangre y librarse de una infección, pero para ello tiene que firmar un contrato que le liga al sueño del cazador y le fuerza a terminar la caza, lo cual le lleva a buscar la fuente de la pesadilla. Llamadme espeso, pero tardé bastante en darme cuenta de que el juego trataba sobre esto y tuve que esperar para ver un objetivo claro: acabar con el azote de las bestias para evitar que la noche fuera eterna. Lo supe gracias a una anotación en un rincón del sueño del cazador. Bravo. Esto ha afectado a toda mi experiencia con el juego, e incluso después de tener un objetivo he sentido que no sabía bien hacia dónde iba o qué estaba haciendo.

 

Pero también estaba pensando con la mentalidad de Dark Souls.

 

De pronto se me ocurre algo: Miyazaki quiere avanzar con Bloodborne. Tiene nuevos medios, ha tenido tiempo para pensar en nuevas formas de transmitir a través de los videojuegos. Esta obra tiene que mostrar una cierta madurez en su forma de narrar, y sí, las señales están en todas partes. Esta obra utiliza el escenario mucho más para contar historias específicas: una ventana con los barrotes rotos, manchas de sangre que llevan a una escalera, incluso la ropa que visten los personajes acaba siendo relevante para saber quién es, a quién sirve y qué ha ocurrido.  En Dark Souls cada cual era hijo de su madre, un caballero venido de un sitio llamado Catarina o Mirrah o Berenike. A cada nuevo nombre, un nuevo país, una nueva cultura. Sin embargo Bloodborne cierra mucho más su piscina de referencias: está el Coro, la Iglesia de la Curación, Byrgenwerth, todo sitios comunes que se pueden atar bien. Igual que con sus armas, hay menos variedad, pero más sabor en cada una.

 

Y quizá Miyazaki quiera empujar no sólo su forma de narrar sino su forma de ver el propio videojuego. Se me ocurre que Bloodborne es vago no por ser obtuso sino por querer centrarse más en lo que viva el jugador que en lo que tenga que contar la historia. Esto es algo que Bukkuqui también sugiere en su análisis del juego, que es un poema de emociones y no una novela. Sí, pero no tanto. La novela está ahí, con cada uno de los personajes albergando su particular historia. Hay un guión que avanza y da vueltas y tiene subtramas, pero Miyazaki escoge diluirlo aún más que en Dark Souls, integrándolo de tal modo que la propia experiencia de juego es una historia.

 

Blood2

 

Me explico: según esta perspectiva, Bloodborne sería un videojuego puro, uno en el que la historia y las mecánicas, exploración y argumento, estuvieran perfectamente fusionados, ignorando la necesidad de un objetivo claro para en su lugar situar al jugador en un universo que pueda ir conociendo a su propio ritmo. Si LA Noire era un retrato de la Los Ángeles de los años 50, Bloodborne es uno de su Yharnam decadente. Y es una ciudad ficticia, pero entre líneas puede leerse una conversación más profunda sobre la ambición desmedida del ser humano, nuestra insignificancia en el gran esquema del universo, los peligros de la endemia, la definición de “ser humano”. Jugar a Bloodborne es tomar parte en esta conversación a un nivel subconsciente: como dice Harry Plinkett, no te das cuenta, pero tu cerebro sí.

 

Y aún así, queda la pregunta: “¿Lo hace bien?” O más bien: “¿Es esto adecuado?” ¿Realmente es Bloodborne el videojuego que deba expandir hacia estos límites la narración en nuestro medio? ¿Justifica esto el hecho de que su guión, ahí presente en cualquier caso, se explique fatal? Puede incluso que esté buscándole las tres patas al gato (¿yo? ¿Cuándo?), pero aún es pronto para juzgar ¿Y por qué es pronto? ¿Por qué Polygon dice que 40 horas de juego son “impresiones” cuando yo he llegado al final en 22? No lo sé. Por una vez (o dos, o cinco), no lo sé, no tengo una respuesta inmediata. Bloodborne ahora mismo es más que un videojuego: es un evento. Todo el mundo habla de él, todos quieren hablar, saber, entender más de él. Si digo “hasta aquí” puedo haber gastado una bala muy valiosa, pero si espero me arriesgo a que no tenga nada nuevo que decir. Y mientras tanto me pregunto si nos estamos pasando con el onanismo porque esta sea la secuela espiritual a uno de los mejores juegos de lo que llevamos de siglo.

 

Y yo qué sé.

 

Iré a jugar a un puñado de videojuegos. Es lo que hacemos los periodistas.

08 de Abril de 2015 a las 02:09 por Dayo
3
Comentarios
Comentar
    • ¿22 horas? Maldita sea Dayo, yo llevo 22 horas y apenas voy en el boss de las arañas. Ahora, sobre el tema.

      Yo creo que has sido tú el que no se ha dado cuenta de la historia y sus temas. Tanto el lore como las mecánicas están enfocadas a la rapidez, en contraste a Dark Souls, que era todo sobre la resistencia. Cuando llegó la caza, todas las personas en Yharnam comenzaron a esconderse en sus propias casas para evitar a las bestias, decidieron alejarse de todo y permanecer sentados, pero eso mismo les llevó a la muerte. Solamente han sobrevivido los que se mueven, los que piensan y actúan rápido, i.e. los cazadores. En la jugabilidad es lo mismo, no puedes quedarte quieto mucho tiempo porque de ser así, morirás como imbécil. Es un juego de estar en constante movimiento para poder llegar a ver la luz de un nuevo día.

      Al menos esa es mi interpretación de Bloodborne. Hay otras capas como la de los sueños y las pesadillas, uno de los temas principales de esta obra, pero que todavía no he asimilado del todo. Una vez más, no he acabado el juego, espero que cuando llegue al final mis pajas mentales sigan creciendo.

      Pero quizá tengas un poco de razón en lo que dices de cómo explica sus propios conceptos. Dark Souls se sentía como estar en un cuento de fantasía (una deconstrucción del género, eso sí) porque todas las estructuras que ibas explorando tenían una pequeña historia qué contar, los personajes, aunque escasos, te contaban lo suficiente. Los ítems daban explicaciones muy extensas del mundo. Era sobre ir descubriendo las cenizas de una civilización perdida. Pero Bloodborne tiene una sensación muy distinta a ello. Es un juego que te pide que avances muy rápido, y aunque creo que hay más exposición mediante las notas y una cantidad mayor de npc's, irónicamente siento como si estuvieran conteniendo mucha información con respecto a su precuela espiritual. Casi no hay items, armas o armadura aquí, por lo que no puedes indagar mucho en textos que te expliquen las cosas. Es de fijarse muchísimo más en los ambientes y en cada cosa que vas descubriendo.

      No lo sé, es una forma distinta de contar una historia. Al menos yo estoy disfrutando el descubrir la narrativa de este mundo desde una perspectiva diferente a la de la mayor parte de los videojuegos.
    • ¿Ganaste el juego en 22 horas? Ni que parezca tan corto a diferencia de Dark Souls y las casi 200 horas que me costó ganar la historia principal.
En respuesta al comentario anterior:
    • A cada uno le dura distintas horas al ser un juego que te guía tan poco y al ser difícil. Además, con Bloodborne se acentúa aún más que con Dark Souls, porque en Bloodborne prácticamente la mitad del juego es secundario, sin más. Tú puedes ir del principio al final y haberte perdido medio juego.
      Y no, no estoy hablando de side quest, conversaciones con personajes, y todo eso, que también, estoy hablando de zonas enteras, de entornos no precisamente pequeños con bastantes secretos que o exploras bien o no encuentras, de más de un tercio de los jefes del juego (no sé si llega a la mitad; no he contado, pero es posible).

      En todo caso, sí, es bastante más corto, pero para ver la diferencia realmente habría que preguntarle a la misma persona cuánto le duró uno y cuánto le duró el otro.

      En mi caso...

      -Dark Souls: Unas 70 horas en completar la historia principal (sin DLC ni nada). De vez en cuando leía la descripciones de los objetos por curiosidad, exploré bastante, farmee mucho y morí más. Me faltó por matar un jefe opcional y alguna cosilla suelta.

      -Bloodborne: Unas 30 horas en completar la historia principal. He leído TODAS las descripciones de los objetos (muchas varias veces, porque he estado intentando hilar bien todo, no como en Dark Souls que me lo hizo internet por mí, porque fui tonto y no disfruté el juego como se debía), he explorado exhaustivamente hasta conocerme casi todos los escenarios al dedillo, he farmeado algo y no he muerto demasiado (dudo mucho que pase de las 50 muertes en todo el juego, y creo que me voy algo lejos). No me faltó NADA que no requiriese de otras partidas para hacerse.

      Bloodborne, a nivel de contenido, es como Dark Souls pero "menos" en todo. Me gustaría decir que es menos pero de más calidad, pero me temo que eso solo ocurre con las armas, con un trasfondo más cuidado para cada una, muy diferenciadas entre sí y con mucho mimo. En general y obviando los cambios jugables para hacerlo más ofensivo y rápido (que, quitando el genial paso rápido, tampoco te creas que son muy notorios, sobretodo si como yo jugabas sin escudo en Dark Souls a base de atacar y esquivar), Bloodborne es (repito que a nivel de contenido), respecto a Dark Souls, "menos, pero igual".
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Dark Souls II Dark Souls II
La esperada continuación de un videojuego que se hizo famoso por ofrecer un reto de una dificultad inusitada llega dispuesta a ofrecer mucha...
Demon's Souls Demon's Souls
Demon's Souls es un videojuego de rol en tercera persona ambientado en el mundo de fantasía medieval de Boletaria, con un altísimo nivel de dificult...
Dark Souls Dark Souls
Dark Souls es el videojuego de acción y rol en tercera persona, que recrea un universo de fantasía gótica lleno de trampas y enemigos a los que enf...
Ficha
PS4

Género: Action RPG

Lanzamiento: 25/03/2015

Desarrollador: From Software

Distribuidor: Sony Interactive Entertainment (SIE)

Pegi: +18

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa