La explotación (o no) de Pokémon en 17 años

¿Y si Capcom tuviese los derechos?

La explotación (o no) de Pokémon en 17 años

Nuevo Pokémon anunciado en el Nintendo Direct de ayer. X e Y, un nuevo mundo en el que poder explorar y encontrar a esas criaturas de bolsillo para hacerlas luchar contra otros amigos y convertirnos en campeón de ese hipotético universo. Nada nuevo, pero no creo que a día de hoy nadie dude que la concepción de la serie debe responder a ese estímulo, más allá de eso, bienvenido; cambiarlo, malo. Dado el indiscutible éxito desde su nacimiento, es extraña la relación complicada de la franquicia con las consolas de sobremesa, en las que no ha salido ni un solo producto interesante en los casi 20 años que llevan acompañándonos Pikachu y compañía.

 

X e Y se convierten en la sexta generación de juegos, y con sus nuevas criaturas suma un total de 700 desde su debut en Game Boy hace ya 17 años. La serie de animación, un éxito mundial, ha sumado cientos de capítulos en televisión y se han hecho quince películas, la última estrenada en Japón el pasado mes de julio. Tienen un juego de cartas que en un principio perteneció a Wizards of the Coast, dueños del popular Magic: The Gathering, pero que ahora distribuye Nintendo por completo y hacen y deshacen a su gusto obteniendo ingentes beneficios por ello. Y eso sin entrar a hablar de productos relacionados con merchandise: todo lo que puedas imaginar existe con forma de Squirtles y Chamanders. Resulta paradójico que teniendo todo eso a nuestro alcance todavía no hayamos gozado de una experiencia gratificante a mandos de una consola de sobremesa, y más si lo comparamos con otras firmas de éxito de la industria.

 

De Pokémon se ha hecho todo (Link por palabra, sí)

 

Peguemos un repaso rápido a la historia de Pokémon y a los lanzamientos dignos de nombrar para hacernos una idea del caso: en portátiles tenemos la serie clásica, un par de juegos basados en las cartas coleccionables, juegos de pinball, la serie Ranger, los RPGs Mystery Dungeon, el crossover random con Nobunaga's Ambition, algún que otro Puzzle Challenge y algunos ejemplos de lamentable y terrible ejecución como Dash, Link o Rumble Blast. En sobremesa tenemos Stadium 1 y 2, Colosseum, XD: Gale of Darkness, Battle Revolution y los extravagantes Snap, Channel y Pikachu Genki Dechu, un Seaman sin drogas, sin pescado y sin Dreamcast, pero con Pikachu y Nintendo 64. ¿Lo veis claro? El volumen es obvio, pero la calidad está fuera de toda duda.

 

Es extraño que nadie desde la Pokémon Company haya reunido el valor suficiente para poner la serie en sobremesa y traspasar el espíritu a la televisión. Se podría hacer perfectamente sin alterar un ápice de su concepción, pero por motivos que se desconocen, nadie lo ha hecho. ¿A qué se deberá? No se sabe a ciencia cierta, pero me sorprende que nadie lo pida y que Nintendo no se haya lanzado a un ejercicio que puede ser productivo para sus arcas. De hecho, el bombazo que sería anunciarlo para WiiU sería uno de esos megatones que tanto echamos de menos de Ninty. Un videojuego que nutra la relación portátil-sobremesa más que Battle Revolution o los antiguos Stadium podría ser una gran apuesta por parte de la empresa japonesa, que tiene consigo uno de los mayores fenómenos de la historia y lo explota, pero no tanto como podría, por suerte o por desgracia.

 

Por hacer esas cosas en un safari te pueden meter en la carcel uno años. En Snap eres el fucking maestro

 

¿Os imagináis a Pokémon en manos de, por ejemplo, Activision o Capcom? En su momento leí un artículo muy interesante que hablaba de Monster Hunter como del Pokémon para adultos y estaba completamente de acuerdo con esa teoría. Siendo una serie millonaria en Japón, alarma ver los planes de los de Osaka con los monstruos en menos de 10 años si lo comparamos con los planes de los de Kyoto en los casi 20 que lleva con nosotros: la franquicia debutó en PS2, triunfó en PSP y ha pasado por Wii. PS3 y Xbox 360. Gracias al lanzamiento de 3rd, resucitó las ventas de 3DS, y su lanzamiento en WiiU, a día de hoy, es el único juego que plantean para la nueva máquina de Nintendo.

 

En fin, es curioso ver una serie de tantísimo éxito y pensar en su explotación, pero todavía quedan por sacar rendimiento a algunos ruegos que los usuarios llevamos demandado desde que teníamos 10 o 12 años. Va siendo hora de darnos una satisfacción, ¿no?

09 de Enero de 2013 a las 17:30 por Toni Piedrabuena
4
Comentarios
Comentar
    • Ya me imagino pagando 7 o 20 euros por cosas como una Bandafocus, una vidaespera, por MTs como Danza espada, en ropitas kawaii, para que la entrenadora deje de ser un clon de las demás o para acceder a zonas exclusivas con Pokémon raros (Dragonite, Tyranitar, Metagross...). Mientras que los usuarios trolls rajan e insultan a los que donan para que ellos puedan seguir jugando gratis xDDDDDD...
    • Pokémon en F2P? Pues Cebos, repelentes de mayor calidad o duración, además de MT y Master Balls, serían de pago. Y quizás cosas nuevas como potenciadores de ataques en combate o de stats temporales, escáners de zonas de hierba... Hay opciones, pero no veo a Nintendo haciendolo con Pokémon precisamente, una franquicia con pocos borrones en estos 17 años.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Pokémon Edición Blanca 2 Pokémon Edición Blanca 2
Informate de todas las novedades de Pokémon Edición Blanca 2 para ds, videos, imagenes y mucho mas.
Pokémon Edición Negra 2 Pokémon Edición Negra 2
Informate de todas las novedades de Pokémon Edición Negra 2 para ds, videos, imagenes y mucho mas.
Super Pokémon Rumble Super Pokémon Rumble
Super Pokémon Rumble ofrece más de 600 juguetes Pokémon que capturar, incluyendo los que aparecen en los juegos Pokémon Edición Negra y Pokémon ...
Ficha
3DS

Género: RPG

Lanzamiento: 12/10/2013

Desarrollador: Game Freak

Distribuidor: Nintendo

Pegi: +3

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas

¿Nos hemos quedado sin leyendas urbanas?

Con internet, ¿se acabaron las dulces mentiras?

Darkest Dungeon, el terror en los ojos del jugador

Miedo, locura y estrés llevados al videojuego

Ir a ficha completa