La barrera generacional de la kinestética

Los cambios en los controles dificultan el acceso al retro

La barrera generacional de la kinestética

Hace poco compré Ultimate DOOM y decidí jugarlo porque sentía mi relación con los viejos shooters de Carmack y Romero como tangente: recuerdo haber visitado la casa de un familiar que tuviese estos juegos y recuerdo haber visto a alguien jugarlos, pero no estoy muy seguro de que yo tomase el control. Probablemente anteayer (¿o quizá ayer?) fuese la primera vez que jugaba a DOOM y se supone que tengo que saber de estas cosas. Soy periodista de videojuegos, al fin y al cabo (o al menos eso digo).

 

La relación de nuestro medio con su pasado es una bipolar según hacia dónde se mire. Cuando Chris Roberts apareció de la nada pidiendo dinero para Star Citizen tuve que buscar para saber quién demonios era, pero hay revistas y ferias dedicadas al retro además de tiendas especializadas donde conseguir consolas antiguas, circuitos y demás. La Historia de los videojuegos está ahí para quien quiera vivirla y estas últimas semanas hemos visto dos versiones de lo que ocurre cuando la nueva sangre juega a la producción de la vieja guardia: por una parte Kotaku relata el “experimento” de un padre, haciendo que su hijo juegue a los videojuegos en orden cronológico empezando con Galaxian; por otra, Kids React tiene un vídeo en el que un puñado de chavales juegan a Mega Man. El chico de Kotaku, Eliot Baio, es un monstruo capaz de completar Nuclear Throne. En Kids React sólo uno de los chavales consigue llegar hasta el jefe final. Y entonces muere. Lo fácil es pensar que no tienen ni idea, y quizá sea así, pero también podría ser que estén demasiado acostumbrados a los controles modernos.

 

MaxPayne

 

Ha llovido mucho en cuatro décadas, pero hay una diferencia fundamental entre los videojuegos y el resto de artes que dificulta el acceso de los nuevos a sus expresiones más antiguas: la interactividad. Es una deliciosa ironía, pero la evolución de los sistemas de control a lo largo de los años ahora nos ha acostumbrado a ciertas formas que no se corresponden a los títulos más antiguos. Para muestra, un botón: DOOM se juega sólo con el teclado. Se dispara con Ctrl, se abren puertas con la barra espaciadora, tu personaje rota con las flechas y camina lateralmente si mantienes pulsado Alt. Para mí, habituado al WASD, al teclado y ratón (o mando), esto es como aprender otro idioma. No sé cómo he sobrevivido un par de niveles sin dificultades, pero tengo muy claro que juego a DOOM al mismo nivel que un niño de ocho años. Incluso en el mundo del teclado y el ratón hay diferencias: System Shock 2 habría sido injugable para mí si hubiera mantenido los controles originales. Por ejemplo, antes para caminar hacia atrás se pulsaba X ¿quién pensaría en eso? Por leve que parezca ese tipo de detalles, es algo que también ha dificultado mi acceso a Thief ¿cómo puedo jugar a un título que exige precisión y agilidad si no sé moverme con precisión ni agilidad?

 

La obsolescencia gráfica es algo que se puede superar con facilidad. No me importa ver un apartado visual en 3D anticuado o completar un juego de 16 bits, pero los videojuegos se sienten. Puedo escuchar una pieza musical de la Edad Media sin ningún problema, tengo cómics escritos por Osamu Tezuka en los años 40. He visto el cine de Méliès y Murnau. Hay diferencias en los códigos en todos estos ejemplos: el cine clásico era de planos generales y un montaje mucho más lento, en la Edad Media se utilizaban otros instrumentos y tempos, etcétera etcétera. Pero ahí queda todo. Con los videojuegos los años se notan mucho más porque, además de las diferencias artísticas y culturales, existen las diferencias kinestéticas.

 

No jugué a Max Payne en su día. Hace uno, dos años me hice con él y decidí probarlo para conocer la leyenda que había cambiado los videojuegos de acción en tercera persona. Me pareció un juego terriblemente obsoleto: la acción era tosca, los movimientos eran artificiales, los controles muy extraños. Sentía que movía un maniquí malamente reanimado, no a un policía de gatillo fácil. Ahora estoy acostumbrado a otras formas, a personajes con peso en sus movimientos, a la precisión en la cruceta: si tenéis la oportunidad, os recomiendo que juguéis diez minutos al primer Max Payne y luego hagáis lo propio con Max Payne 3. La diferencia es absoluta y, de hecho, ahora pienso que Max Payne es un juego sobrevalorado por jugarlo en el momento inadecuado.

 

Doom

 

Repito que esta es una diferencia única por la interacción. Viendo El Acorazado Potemkin también queda muy claro que el cine ha avanzado mucho, pero esa es una experiencia pasiva. Como he dicho al hablar de mi primer contacto con DOOM, es aprender otro idioma. Al jugar tengo que poner de mi parte; siento la acción, decido su curso, me acostumbro a ciertas formas de percibir el mundo y de pronto tengo que olvidar todo lo que sé para acostumbrarme a algo inferior. No me extrañaría que más de uno se echara atrás ante la perspectiva de jugar a un título retro por sus controles: me da miedo el día que toque algo como Oregon Trail. Es un clásico, sí ¿pero sabré moverme por sus menús?

 

Por supuesto, hay formas de paliar estos cambios. Ultimate DOOM ofrece la opción de jugar con controles modernos y su configuración se puede modificar para acomodarse. Es lo que he hecho con System Shock 2 para poder avanzar, pero eso significa que no estoy jugando al mismo juego. Los controles son parte de la obra final, expresan una intención. Pueden ser obtusos, como en Receiver, para transmitir la complejidad de manejar una pistola. Pueden ser simples, como en Canabalt, para dejar que el jugador se relaje y sólo tenga que pensar en términos binarios: pulsar o no pulsar. Jugando sólo con el teclado conozco la filosofía de diseño en los años 90; es una forma de explorar la línea de pensamiento que ha llevado a los controles modernos.

 

Tampoco quiero decir que todos los juegos hayan envejecido mal. No todos lo hacen y no todos los que lo hacen son viejos. Stranglehold salió en 2007 y cada uno de esos años se nota, mientras que Super Mario Bros, de la NES, se mantiene igual de relevante. Pero no negaré que la evolución de los videojuegos ponga barreras. Quién sabe cómo se controlarán los juegos en el futuro. Puede que alguien llegue a Dustforce y piense que es un juego de mecánicas toscas. Este medio, al estar atado a la tecnología, está en constante movimiento. Pero mientras este tren sigue al frente, hay muchos juegos que se quedan atrás. Y, a menos que se haga como en el artículo de Kotaku, los nuevos pasajeros no pueden disfrutarlos como ayer.

26 de Diciembre de 2014 a las 21:02 por Dayo
8
Comentarios
Comentar
    • Es gracioso, recientemente habia terminado el primer Max Payne. Si, al principio pensaba que los controles se sentían raros, pero quise darle una oportunidad al juego, y... que puedo decir, lo disfruté bastante. Sobre la barrera generacional, hay juegos clásicos que no me he motivado a finalizar porque no me siento cómodos jugandolos, y es que he disfrutado el primer y el segundo monkey island, pero de ahí no quise volver a tocar otra aventura gráfica de lucasfilm. He disfrutado varios juegos considerados clásicos, y hoy en día sigo jugando juegos de hace mas de 20 años, aunque reconozco que me estoy perdiendo muchas experiencias precisamente porque no tengo la suficiente paciencia para acostumbrarme a sus mecánicas (La resistencia sobrehumana a los escopetazos de los soldados del primer half-life podrían haberme quitado las ganas de seguir jugando, pero lo pude dejar pasar por alto. Tiempo después jugué a la expansión Opossing force y ya lo de la resistencia sobrehumana lo tengo perdonado)
    • Ya lo decían en "Regreso al Futuro II" un joven Elijah Wood y otro chaval cuando trataban de arrancar la vieja máquina recreativa del café del futuro...

      Si recordáis la escena, los dos chavales no eran capaces ni de arrancar la máquina. En ese momento Marty McFly la enchufó y les hizo una demostración. Su reacción fue de sorpresa cuando se dieron cuenta de que había que usar las manos.

      Y estamos hablando de que es una película de 1985 y el futuro era 2015...
    • A decir verdad la cosa es muy medio medio, me explico, la mitad de los juegos "viejos" que tengo se sienten toscos con el paso de los años y con los títulos nuevos, pero la otra se sigue sintiendo igual al día que los jugué o al menos no se siente tosco el control. Pero creo que eso también se ve influido por que he jugado algunos títulos en desorden cronológico, no es lo mismo jugar MGS4 y luego jugar el primero, pero tampoco es que sea imposible acostumbrarse a los controles, después de todos los videojuegos estan pensados para que te acostumbres rápido a los controles, bueno al menos gran parte, es cosa de ponerle un poco de empeño.
    • Yo sólo he tenido problemas con unos controles.Los putos Resident Evil.¿A quién se le ocurrió esa mierda?.Comprendo que es un juego de terror, un survival-horror, y que se trata de buscar una sensación de vulnerabilidad, pero es que el manejo del personaje da cáncer.Quizás es porque no lo jugué en su momento pero que pedazo de mierda el que para moverte tengas que pulsar la cruceta hacia delante por narices y que los demás botones solo alteren la dirección.Mucho miedete al principio y todo eso, pero cuando ya llevabas tus horas mamadas y te encontrabas con un hunter ya podías rezar para que Chris o Jill no se atascasen en un mueble o en una esquina.Y eso no daba miedo.Eso frustraba.Son malos controles.

      Dejando traumas aparte.Los malos controles son aquellos cuya responsabilidad recae directamente en los desarrolladores.Si estos se encuentran limitados por la tecnología no creo que hubiera que achacarles la incomodidad de los mismos.Tampoco creo que sea para calificarlo de "barrera".A fin de cuentas pude completar Resident Evil.Con un poco de empeño cualquiera es capaz de hacerse a los controles, haya empezado en la generación que sea.Además, si hay alguna actualización de controles como puede ser al caso de Doom tampoco vamos a ponernos quisquillosos.El diseño de niveles y el espíritu sigue ahí.No es que no sea el mismo juego.Es que es mejor.

      Jeje.Star Wars cine antiguo dicen por ahí.Ni que la gente hubiera nacido en el siglo XXII.
    • Bueno, esos juegos están y deben estar ahora para ver la evolución, el diseño y enseñar a quienes quieran hacer videojuegos, deben enseñar sobre el medio a quienes quieran aprender sobre él, porque los videojuegos suelen tener como misión entretener, la misión de los juegos antiguos queda relegada a enseñar como se entretenían. Personalmente creo que aportan poco, solo hablan de sí mismos y su contexto, su mínimo encanto está en esa complejidad de controles y los niveles integrados en dichos niveles. Si fuesen algo más que diversión tal vez importaría mas lo obstusos que sean.
    • En serio necesitas jugar mas juegos del pasado antes de que pase mas tiempo. Yo he jugado en su tiempo el primer Max Payne con bloqueo paternal, y años mas tarde lo volvi a jugar, ya mayorcito y tiempo antes del lanzamiento del Max Payne 3, y de obsoleto solo le encuentro un poco los graficos. Entiendo que son mecánicas de 2001, pero siempre fui consciente de ello. Ademas, lo encuentro como un registro del pasado que tenga esas mecánicas y narrativas de esa forma. El Stranglehold es el que envejeció fatal, es muy 2007, hasta el HUD es mas anticuado que el de Lord of the Rings Conquest.

      Lo que si admito es que me cuesta todavía adaptar al Deus Ex original. Lo estoy tratando de jugar todavía porque jamas lo he jugado en su tiempo y desde tiempo soy mas de usar el control de la Xbox 360, y mi relación con la saga empezó con Human Revolution.

      Yo también tengo un montón de consolas y juegos del pasado pendientes, un montón, incluso empecé a jugar a la Sega Genesis con tan solo un puñado de juegos, y sin poder conseguir los demás. Ni un cartucho de la Family (Como se le llamaba a la NES en Argentina) con 200 juegos adentro me curará el apetito.
    • Pues que quereis que os diga, en el cine los años también se notan, y mucho.

      De pequeño ví la trilogía original de la guerra de las galaxias, y me gusto bastante. Recientemente la he vuelto a ver y son películas a las que les sientan increíblemente mal los años.

      La película en sí es un cliché, esta basada en situaciones que hemos visto cientos de veces y que sabemos como acaban, yo no me acordaba de casi nada sin embargo en todo momento sabía que iba a pasar porque ya lo había visto en cientos de películas.

      Quizás es porque supongo, todas estas películas que han salido después con una formula similar han copiado a la guerra de las galaxias, y la guerra de las galaxias es una película tan buena y única porque se convirtió en un referente y contenía ideas muy buenas que todas copiaron.

      Sin embargo, si yo no hubiese visto la película de pequeño y me hubiese dado cuenta de que le han sentado tan mal los años, me parecería, simple y llanamente, una putísima mierda.

      Por eso pienso que cuando se juega a un videojuego antiguo, hay que ponerse en el año y la situación en la que estamos para poder disfrutar del juego en sí y valorar como de bueno es, y para eso es necesario jugar a conocer muchas cosas de aquella época para adaptarse.

      Para alguien que esté acostumbrado a ver películas antiguas y conozca los géneros a la perfección, la guerra de las galaxias le puede seguir pareciendo una película estupenda, para alguien que no suele ver cine antiguo y no vivió esa época le parecerá mala, simple y llanamente.

      Y no hablemos de los efectos especiales y esas cosas, que también envejecen faltal y quitan mucho realismo y espectacularidad a las escenas.

      De igual manera que hay películas que se le notan los años pero envejecen bien, y otras que lo hacen mal, hay videojuegos así.
    • Mucha razón en lo que dices, el game feel o la kinestética, es algo que siempre está cambiando. Como alguien que empezó a jugar a videojuegos hace relativamente poco, volver a los grandes clásicos me parece una tarea tediosa y casi difícil. Pero más que nada, siento que esta "tosquez" se hace más notoria en juegos 3D, sobretodo los primeros que fueron saliendo en los 90's. A día de hoy puedo jugar juegos de la NES, SNES y no tengo ningún problema. Alguna vez dijo el director de Puppeteer que el "lenguaje del videojuego" eran las plataformas, y la mayor parte de los juegos de antaño pertenecen a ese género. Sin embargo, cuando jugué por primera vez al Metal Gear Solid de PSX, al principio me costó muchísimo acostumbrarme al juego, no por los gráficos en 32 bits que eso me da igual, sino porque no lograba adaptarme al cómo se movía Snake (aunque es cierto que la kinestética está hecha así para obligarte a usar el sigilo) a los botones y demás.

      Los videojuegos son muy diferentes a cualquier otro arte, para bien y para mal. La tecnología es una bota que pisa constantemente a nuestro medio, pero hay que vivir con ello. También es cierto que es interesante volver a este tipo de juegos para ver cómo ha ido evolucionando un cierto género. Como dices, Max Payne supuso una revolución en su día, es entonces lógico -por ejemplo- dar el salto a Resident Evil 4, de ahí a Gears of War e inclusive Uncharted.
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....