Kingdom Come: Deliverance y un mundo medieval muy realista

Mazmorras sin dragones

Kingdom Come: Deliverance y un mundo medieval muy realista

El realismo en los videojuegos es algo que nunca ha podido existir ni en ninguno de los que se llaman simuladores. Siempre hay alguna licencia, algún detalle que elimina el realismo total en un videojuego, recursos que se toman para que la experiencia no sea un aburrimiento. El ejemplo de Final Fight y comerse un pollo entero en un nanosegundo para recuperar una barra de salud es uno de esos recursos, y en ningún momento los jugadores que piden juegos realistas exigen que en Grand Theft Auto haya que ir a un hospital, esperar cola, que te hagan un par de radiografías, que te cosan un navajazo y tener que guardar un par de días de cama para recuperarte en el mejor de los casos, todo esto en tiempo real. Eso sería una auténtica tontería, cuando entendemos perfectamente la acción de comer un perrito caliente para sentirnos aliviados.

 

Pero sí, que podemos pedir realismo en la ambientación o en ciertos límites que el videojuego puede permitirse no cruzar. Warhorse Studios ha hecho magia en Kickstarter al conseguir casi duplicar la financiación que pedían en una semana para su RPG medieval realista, Kingdom Come: Deliverance. Y será realista, pero no tanto como para dejar de ser un videojuego.

 

 

Hay un punto intermedio entre lo que nos comentaba Dayo y el videojuego de mecánicas puro y duro que se permite cosas en pos de la diversión como saltar sobre tortugas, incomprensibles en la vida real. La fantasía no es obligatoria en los videojuegos, pero sí es verdad que ahorra muchos quebraderos de cabeza tanto a los diseñadores como a los jugadores, pero cuando afirmas ofrecer un sistema de combate realista, eso quiere decir que no habrá tiempo bala, no habrá ondas expansivas, no habrá magias, y eso es lo que se espera de Kingdom Come: Deliverance, ya que el mundo que pretende ofrecer pide que así sea.

 

Que no nos enfrentemos a dragones o cualquier otra clase de monstruo o que tengamos que combatir con un sistema único en primera persona inspirado en técnicas de lucha del Siglo XV, pide que todo esto vaya acompañado de un mundo sin súper saltos, sin la posibilidad de nadar a crol sin problemas un lago vistiendo una armadura de hierro de 60 kg, sin perks que cubran el cuerpo del protagonista de fuego y lo hagan intocable una vez por día,... Pero no por ello vamos a sacrificar detalles como la barra de salud o subir de nivel y estadísticas.

 

Un entorno realista en un videojuego tiene mucho que ofrecer y mucho que enseñar en cuanto a los límites del propio videojuego se refiere. Un videojuego 100% realista, sólo sería algo aburrido.

28 de Enero de 2014 a las 14:00 por Víctor Junquera
3
Comentarios
Comentar
    • Totalmente de acuerdo, el realismo aporta muchos enteros a un videojuego, pero de ahí a convertir la experiencia jugable en un día a día va un mundo (se te ha olvidado comentar en el GTA que, después de la espera en el hospital, seguramente te mandarían a casa y te darían cita para finales de marzo).
      Por hacer memoria, hubo un juego que casi consiguió ese estandard de realismo con una jugabilidad novedosa y refrescante que te sumergía en la trama de la historia. Me refiero a la obra maestra de Suzuki sensei: Shenmue, y a la gran cantidad de horas que los que nos enganchamos a la odisea de Ryu Hazuki pasamos recorriendo Kowloong, trabajando en el muelle de Yokosuka y preguntando a la anciana que vendía maquetas si había visto un coche negro el día de la tormenta.
      Tuvo legiones de fans, sí, pero también recibió muchas críticas debido a sus excesivas dosis de realismo: "debería haber un botón para adelantar el tiempo", "por qué tengo que trabajar en un videojuego, si en la vida real soy más flojo que un muelle de guita" , "aprender artes marciales es un coñazo"...
      ¿Resumiendo? Que para gustos colores. Siempre habrá quien prefiera un juego corto de magias y arsenal ilimitado y quien disfrute como un enano dedicando un mes entero de su vida a recoger plantas en las praderas de Tamriel para convertirse en el mejor alquimista del mundo mundial.
      La utopía a la que deberían apuntar las programadoras es la de lograr un catálogo en el que todos estos gustos tengan cabida.
      O no.
      Nos leemos!
    • Ya tengo bastante realismo en el día a día para estar pidiendo realismo en los videojuegos, solo pido algo de coherencia entre el mundo en el que estoy y sus limitaciones.

    • No estoy de acuerdo. Quizá en un GTA si sea un coñazo ir a un hospital a que te cosan una herida o esperar una cola, pero es que en ese juego yo no incluiría ese tipo de "realidades" porque su público las rechazaría.

      Pero para eso existen otro tipo de juegos que van dirigidos a otro tipo de consumidores, no hablo de que todo sea exactamente como en la vida real, pero en mi opinión elementos "fantásticos" como la visión de águila en AC, el Bullet Time o el rebobinado en los juegos de carreras, quitan la seriedad al producto y hacen más daño al de por si ya limitado IA de los juegos actuales y eso a personas como a mí nos "chafa" la experiencia bastante.

      No pido que un juego me haga ir a el baño porque necesito orinar, pero me molesta tener un superpoder en medio de un oeste en el que los aviones todavía son vistos como fantasías infantiles.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....