Hablar de retro no debería ser tan difícil

Prensa y falacias

Hablar de retro no debería ser tan difícil

Hablar sobre esto del ocio electrónico va mucho más allá de trincar por los cuernos una novedad y redactar su correspondiente crítica. Lo cierto y verdad es que estamos ante una forma de entretenimiento y expresión cultural que aún puede calificarse de joven, pero es que, echando la mirada atrás, podemos comprobar cómo hemos sobrepasado con holgura las tres décadas de videojuegos. Esto quiere decir que, lejos de ceñirnos a las novedades que mes a mes van goteando hacia nuestras estanterías, el matiz histórico de esta industria debería tener un peso de soberana importancia a poco que nos guste este medio.

 

La experiencia es la mejor maestra, y el haber vivido la historia del videojuego prácticamente desde su nacimiento tiene para mí un valor fundamental. Es sumamente importante de cara a poder hablar con propiedad de los primeros años de esta industria y su posterior evolución. No obstante, la tecnología de hoy día propicia no pocos medios de cara a que propios y extraños puedan conocer de primera mano cómo se gestó este mundillo, pudiendo utilizar la red de redes para leer jugosísimos textos, contemplar verdaderos tesoros en forma de imágenes, visualizar copiosos vídeos de máquinas imposibles o, definitivamente, vivir la más que significativa experiencia de saborear los viejos clásicos a través de los siempre impagables emuladores (no siempre hay dinero para tirar de Ebay).

 

Un gran ejemplo de trabajo bien hecho lo realizan los compañeros del canal Game Back... muy recomendable

En la actualidad proyectos de historiadores del videojuego hay muchos... muchísimos. Y se peca de hablar del pasado con una ligereza que resulta a todas luces hiriente para el versado. Últimamente me he topado de bruces con auténticos despropósitos en forma de textos, encabezando y poblando algunos sites de renombre. Se contamina la realidad con datos erróneos, con hechos sacados de la manga difícilmente contrastables o, simple y llanamente, con tergiversaciones poco afortunadas. Más grave aún es ver publicado todo esto y más en un libro donde, con la idea de registrar la historia de los videojuegos desde sus mismísimos inicios, se cometen fallos de bulto a base de copiar mal los datos de otras fuentes o, directamente, reinterpretar los hechos amparándose en el nombre del firmante. Como aquel que dice, todos han jugado al ET de Atari y al Superman de Nintendo 64...

 

No es por alabar gratuitamente a mis cercanos compañeros de MundoGamers, pero el trabajo que hay que realizar en estos casos coincide de medio a medio con las premisas de profesionales como Jaume Esteve o Toni Piedrabuena. El primero, con sus sensacionales Ocho Quilates, se ha recorrido toda España buscando a los protagonistas de la edad dorada del videojuego español, o sea, lo que es la única verdad posible a la hora de revelar los hechos acaecidos en aquellos tiempos. ¿El resultado? Un par de libros apasionantes en los que, también gracias al habitual buen hacer de su autor, no tienen cabida los errores.

 

Jaume Esteve y un servidor presentando el primer volumen de Ocho Quilates en Fnac Sevilla

Por su parte, Tonichan Piedrabuena recrea en su podcast El Club Vintage lo mejorcito de la historia videojueguil, hablando de auténticos mitos del software de entretenimiento. Joven como es, no ha vivido de primera mano muchos de aquellos legendarios lanzamientos; pero él y su fantástico equipo se ponen las pilas jugando hasta la extenuación con los juegos protagonistas de sus programas. Y más allá de eso, buscan información como pocos, entran en contacto con expertos en la materia y, en definitiva, se esfuerzan de cara a poder hablar con suma propiedad de aquello a lo que hacen referencia y, por qué no decirlo, reverencia... y voto a bríos que lo consiguen de principio a fin.

 

Imaginad la gozada que supone cuando se juntan estos dos cracks en nuestro podcast de MundoGamers... Y es que no debería ser tan difícil hablar de manera coherente de la historia del videojuego. A poco que uno tenga admiración por este pasado (y tenga un mínimo de profesionalidad), a buen seguro que, con un poquito de dedicación, será capaz de indagar y ser un fiel retratista de esos años que muchos de nosotros añoramos. Pero mientras la dejadez se apropie de los autodenominados retro-expertos, mientras la gente copie y copie lo primero que se encuentre en internet sin comprobar nada, mientras los periodistas se crean sus propias mentiras e inventen con la intención de convertir una falacia en verdad gracias a su ínclita firma, la fidedigna representación de la historia de los videojuegos corre un serio peligro en nuestro país. Al menos, los buenos los tengo más que localizados... y están cerca.

 

RetroManiac

¿No habéis leído el magazine RetroManiac? Otra joya de información retro que no tiene desperdicio...

12 de Febrero de 2013 a las 08:00 por José Manuel Fernández "Spidey"
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....