Flappy Bird dice adiós

El padre de la nueva sensación móvil quita su juego de las tiendas

Flappy Bird dice adiós

¿Os acordáis de Flappy Bird? Claro que os acordáis de Flappy Bird. Hace pocas semanas que estalló para convertirse en un fenómeno a nivel mundial, forjándose como la nueva sensación del juego móvil, recaudando 50 000 dólares al día y obteniendo un millón de descargas diarias.

 

También era un juego muy cutre.

 

Digo “era” porque su creador, Nguyen Ha Dong, ha decidido quitarlo de App Store y Google Play. “No puedo soportarlo”, dice en su Twitter. Algunos creen que es una maniobra publicitaria para hacer que la gente descargue aún más copias, otros dicen que es una forma desesperada de llamar la atención, otros opinan que es un llorica y que no debería quejarse porque, bueno, 50 000 dólares al día.

 

“La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo”, decía Tyrell en Blade Runner. Bajo esa comparativa Flappy Bird ha brillado diez veces con mayor intensidad, y ha tenido tiempo para casi todo. Ha sido objeto de análisis desde varias perspectivas, artículos utilizándolo como ejemplo para hablar sobre temas mayores (sí, soy culpable de contribuir al proceso), una retahíla de clones e incluso sospechas de que su fama se debe a los bots. Ha sido amado, despreciado y, en general, comentado con tanta intensidad como cualquier otro éxito en un proceso muy corto. Y ahora que se va, llega la primera pregunta: ¿alguien se acordará de él?

 

Su autor asegura que seguirá haciendo videojuegos, pero nadie sabía quién era él hasta hace muy poco. Ha tenido una vida corta e intensa, pero no estoy seguro de que esa intensidad vaya a quedar registrada en la mente colectiva. Este año el creador de Candy Crush fue invitado al festival Fun & Serious para dar una charla, y aún recordamos los fenómenos de FarmVille o Temple Run. Pero miremos al futuro ¿alguien dirá dentro de un año, dos años, “os acordáis de ese juego, Flappy Bird”? Personalmente, no lo creo. Casi da la sensación de que Dong no sólo está quitando su juego sino que también se está retirando del radar público para nunca volver. La mayoría de los autores suelen aprovechar el éxito para anunciar de inmediato que harán nuevos proyectos y mantenerse vigentes de alguna forma, pero Dong prefiere esta suerte de suicidio mediático.

 

Sin título 2 14

"Ah ¿os acordáis de ese juego? Era muy difícil ¿eh?"

 

Sería fácil imaginar que hace esto para evitar que la gente siga metiendo las narices y, por ejemplo, descubrir que realmente estaba utilizando bots para popularizar su título, ya que su respuesta ante dichas acusaciones fue tan abierta y vaga que sería fácil pensarlo. Pero en realidad esto se debe a algo mucho más sencillo y comprensible: la fama pesa.

 

Nguyen Ha Dong no es un tipo que quisiera ser famoso. Una rápida visita a su Twitter muestra cómo entra en contacto con sus fans pero al mismo tiempo rechaza entrevistas y critica a los periodistas por perseguirle. Uno de sus posts versa: “La gente de la prensa está sobrevalorando el éxito de mis juegos. Es algo que nunca he querido. Por favor dejadme en paz”.

 

Ninguno sabemos lo que es ser realmente famoso. Hablo de fama internacional y millones de ojos mirándote. Hablo de éxito súbito, convertirte en una figura con una gran presencia que aparece en todos los medios y que puede llegar a ser una referencia para su medio.

 

Eso no lo conocemos. Probablemente nunca lo hagamos, ni tú ni yo. Pero Mike Bithell, padre de Thomas Was Alone, sí lo conoce, y explica muy bien en su Tumblr cómo es “gozar” de este tipo de fama. La verdad es que parece duro. Seguramente estoy siendo muy tópico aquí, pero sólo tenemos que pensar en figuras públicas como Justin Bieber o Miley Cyrus, a quienes la fama ha devorado y deformado. Tienen a millones de personas hablando sobre ellos, criticándoles, halagándoles, diciendo qué deberían o no deberían hacer. Al final, tantas voces en tu cabeza acaban contigo porque ellos son sólo una persona. Nguyen Ha Dong es sólo una persona. Y no quiere estar en esa situación.

 

Así visto, es comprensible que Flappy Bird desaparezca de las tiendas virtuales, pero siendo honesto y remitiéndome a lo dicho, tampoco es que sea para tanto. No es como que sea el último gran éxito de la App Store. Lo olvidaremos y aparecerá otro juego en el que un pájaro sea arrojado desde un cañón para recolectar caramelos del mismo color mientras esquiva bolas eléctricas. Y “Dong” volverá a ser una forma de decir “pito” en inglés.

 

Y todos seremos felices.

10 de Febrero de 2014 a las 16:03 por Dayo
5
Comentarios
Comentar
    • A ver, no digo que sea el mejor juego del mes, solo que es un buen juego porque cumple el propósito de un juego.
      Y que Jetpack Joyride es infinitamente mejor, sin duda.

      La comparación con Dark Souls... tampoco es eso. Flappy Bird es un juego para movil, para cagar o para una parada de metro.
      Si las consolas se llenaran de Flappies, nadie compraría las consolas (450€ de media) y el juego dejaría de ser rentable al no ser ejecutado.
      Y oye, si sacan 120 millones por un mierder, pues muy bien. Igual lo pueden hacer para financiar otro juego. Ya lo hizo Peter Molineux con el Curiosity, una tontada que financió el juego en que está metido (y del que no se sabe nada desde que terminó el cubo y se anunció el premio)
    • @DanGimenos pues no se, yo esto ya lo he jugado. Incluso si coges al jetpack joyride el vehiculo pajaro es en un 90% la mecanica de este titulo. Yo me he limitado a no jugarlo. Si otros endless runners mas completos han acabado desinstalado este ni ha tenido el privilegio de ser instalado. No creo que se merezca el fuego eterno pero tampoco ensalzarlo y ponerlo en un altar. Ni siquiera se sabe ha sido un caso de "suerte" si lo de los bots es verdad. Si que ha quedado claro una vez mas el poder de la comunicacion. Y el miedo esta ahi, el debate se abre, si el auge sigue las empresas grandes apostaran por este modelo de negocio aun mas. Para que arriesgar con otro dark souls? Si con un simpsons springfield saco 120 millones en 3 meses. Aun somos un nicho social y cualquier moda social invade nuestra tranquilidad.
    • @Latzium está claro por qué no lo vas a borrar, como tampoco lo voy a borrar yo de mi iPhone:
      Es un buen juego, simplemente. Es un juego que dentro de su mecánica simple, sus gráficos "prestados", su nula narrativa o su música que puedes poner en silencio, es un juego que entretiene, divierte y te plantea un reto. Para mi, eso ya es más que suficiente.

      Otra cosa es que mucha gente odie el juego cuando lo que quiere decir es "Joder, por qué no se me ha ocurrido a mi antes está tontería de juego?". AAh, si la endivia fuera piña...
    • Yo no lo voy a olvidar, principalmente porque lo tengo en mi Ipad y no tengo intención de borrarlo. Es un juego que te pica y entretiene, mientras intentas conseguir superarte poco a poco. Ba, no está mal. A caballo regalado...
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....