eSport o no eSport: Ésa es la cuestión

Dos no compiten si uno no quiere

eSport o no eSport: Ésa es la cuestión

¿Qué son los eSports?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul

¿Qué son los eSports?¿Y tú me lo preguntas?

Los eSports eres tBueeeno, os comento. Ayer por la tarde hablaba con un compañero del curro, contándole un poco mi vida y a qué me dedico más allá de las máquinas recreativas. Explicándole mi trayectoria profesional y cómo ha avanzado desde entonces el mágico mundo de los deportes electrónicos, me formuló una pregunta de esas de las que te hacen pensar. Una pregunta sencilla y compleja a la vez, con una respuesta igual de sencilla y compleja: ¿Cualquier juego puede considerarse eSport?

 

Respuesta corta: Sí y no. Jodido, ¿eh? Pero, es cierto. En parte. Vamos a hacer una breve y concisa definición de lo que viene a ser un eSport para poder aclarar un poco el asunto. Podemos considerar deporte electrónico a aquellos videojuegos multijugador que se juegan a un nivel competitivo, especialmente entre profesionales. Sin embargo, la definición queda un poco en el aire si decidimos marcarnos un torneíllo en casa, donde el premio es no pagar las cervezas. Podríamos decir que cualquier videojuego que pueda ser competitivo, es un eSport, pero por esa regla de tres tendríamos que incluir al Reggaeton dentro de la definición de música. Y no me da la gana.

 

Por otra parte, debemos tener en cuenta el hecho de que debe haber una división entre lo que es meramente competitivo y lo que va más allá de la competición. Es decir, con el ejemplo que he puesto antes: Yo puedo organizar un pequeño torneo de Street Fighter con cuatro colegas y llamarla “Copa 4 Fun”, pero esto no será igual a apuntarse a cualquiera de los torneos que organiza, por poner el ejemplo más nacional, La Liga de Videojuegos Profesional. Parece una tontería hacer esta división, pero debemos tener en cuenta que un juego no nace siendo un eSport, se va haciendo en ese universo competitivo gracias a la forma de jugarse y al crecimiento y desarrollo que los jugadores adquieren con él.

 

Luego está, por supuesto, la trayectoria. No únicamente la del jugador, que crece como profesional y pasa de jugar en la comodidad de su casa a estar jugando en un estadio delante de miles de personas. No, también está la trayectoria del propio juego, que crece, como he dicho, con las distintas formas de jugarse y no sólo gracias al jugador, sino al espectador. League of Legends no sería más que un juego como otro cualquiera si no fuera porque ha conseguido el éxito más allá del juego. Jugadores considerados estrellas, eventos que reúnen a miles de personas y competiciones seguidas a lo largo y ancho del planeta, sea físicamente, sea a través de streaming. Eso es lo que realmente transforma un videojuego en un eSport.

 

Pasa lo mismo con cualquier otro deporte. Sí, el fútbol es un deporte, pero no llega a su máximo esplendor hasta que hablamos de fútbol profesional. Los deportes electrónicos van más allá del propio juego y no se les puede considerar eSport hasta que alcanzan esa profesionalidad. Queda un poco elitista, ¿no? Pero es cierto. En el momento en el que de un juego se puede sacar una estrategia, distintos niveles de juego y un modo competitivo con muchas posibilidades, se vuelve un juego de competición; pero no llega a ser un eSport hasta que alcanza a un público, unos jugadores con aspiraciones profesionales y todo un fenómeno que convierten al propio juego en todo lo demás.

 

League of Legends no sería nada sin Fnatic, sin SK Telecom T1, sin Huni, sin xPeke marcándose el backdoor de su vida. Los momentos que el juego profesional nos dejan en la memoria se unen al presente, con eventos, seguidores, cifras que otros deportes ya quisieran y, sobre todo, la competición “más allá”. ¿Puede Pokémon ser un eSport? Por supuesto, hay jugadores profesionales que se dedican a estudiarse sus equipos para ganar la competición, hay seguidores y hay un crecimiento, como el de Ash en la serie del mismo nombre. Un deporte electrónico no es sólo competir, es todo lo demás. Así, sí, todo juego que tenga un mínimo de posibilidades de ser algo competitivo, puede ser considerado un eSport. Pero también tiene que ganárselo.   

22 de Octubre de 2015 a las 17:19 por Kysucuac
7
Comentarios
Comentar
    • Osea que la conclusión fácil es que al final la diferencia entre el sí o el no es el dinero que se genera alrededor, porque la competitividad es un concepto muy cogido con pinzas. Trataré de explicarme con un ejemplo caricaturesco a continuación.

      Yo puedo dedicarme horas a diario a lanzar escupitajos lo más lejos posible hasta llegar a convertirme en un figura de la especialidad. Además, paralelamente resulta que susodicha actividad se populariza entre los imberbes jovenzuelos hasta límites insospechados.
      Unos empresarios pudientes visionan un goloso nicho de mercado. Se les ocurre hacer que nuestros queridos escupidores compitan entre ellos para comprobar cuál tiene mejor capacidad pulmonar. El experimento tiene tanto éxito que cada vez más y más pecosos adolescentes se suman a la causa. Ello trae consigo más y más acaudalados inversores y aún más y más dinero.
      Un día a alguien se le enciende la bombilla y decide llamarlo "Lapolimpiadas" (no se me me ocurría nada mejor joder xD). Pues nada, ya está todo dicho. Tenemos nuevo deporte.

      Con ésta memez de ejemplo la conclusión a la que quiero llegar es que la diferencia entre que una especialidad X sea considera deporte -eSport en el caso de tu artículo- o no, jamás debería recaer sobre la repercusión popular del mismo. Si este menda sale a correr a diario un rato por monte es un deportista, aunque no gane nunca una medalla en las olimpiadas y ni tan siquiera le interesa participar en ellas.

      Para finalizar aclaro que no tengo nada en contra de los eSports más allá de mi defensa pseudo-argumentada de que no los considero disciplinas deportivas. Pero ese también es otro debate.

      Espero haberme explicado. Y si no, pues banneo por cazurro y listo.
En respuesta al comentario anterior:
    • Te cito el ejemplo puesto en el artículo: "Sí, el fútbol es un deporte, pero no llega a su máximo esplendor hasta que hablamos de fútbol profesional.". Todo juego con un mínimo de competición puede considerarse un eSport, pero llega a su máximo potencial cuando se convierte en todo un fenómeno.

      Por supuesto, considerar o no disciplina a un videojuego depende de cada uno. Hay gente que todavía cree que jugar al ajedrez no requiere de ningún tipo de esfuerzo, o los que piensan que, si no consiste en correr, no es un deporte.
    • buen articulo, me a entretenido leerlo aunque el tema a tratar no me atrae especialmente, solo un apunte... mi pupila es marrón no azul xD
En respuesta al comentario anterior:
    • Tecnicamente las pupilas son aperturas por donde entra la luz, no tienen color.

      Cuando haces un agujero no dices "voy a hacer un agujero naranja y otro blanco" XD

      Si se ve negro es porque nuestros ojos no emiten luz desde el interior
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
DOTA 2 DOTA 2
Informate de todas las novedades de DOTA 2 para pc, videos, imagenes y mucho mas.
Dead Island Epidemic Dead Island Epidemic
Juego cerrado....
Arena of Fate Arena of Fate
Crytek nos trae este MOBA que protagonizarán Caperucita Roja, Alicia en el País de las Maravillas, Ricardo Co...
Ficha
PC

Género: MOBA

Lanzamiento: 20/11/2009

Desarrollador: Riot Games

Distribuidor: Riot Games

Pegi: +12

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa