Esa extraña sensación cuando acabas un juego bueno... y largo

¡He terminado Yakuza 5!

Esa extraña sensación cuando acabas un juego bueno... y largo

He terminado Yakuza 5 -chupito-. Han sido 159 horas de combates, historias sorprendentes, datos gastronómicos, caza, duelos de baile, compraventa de objetos, partidas a Virtua Fighter 2, conducción, bateo, investigación, cine de yakuzas y muchas, pero muchas líneas de texto leídas en el más puro inglés de barrio. He terminado Yakuza 5 -chupito- tras  159 horas de juego, y me siento como cuando terminé de leer La Corona del Pastor sabiendo que Terry Pratchett nunca volverá a escribir o como cuando leí el último libro de Dresden publicado en España. 

 

y11

 

¿Conocéis esa sensación?

Es la sensación de vacío, alegría, tristeza y morriña que te hace pensar en los buenos ratos pasados, en todo lo que has aprendido sobre el mundo, sobre el juego y sobre ti mismo, y en cómo empezó la historia y fue creciendo hasta llegar al momento final. Un momento final en el que ese modo Nueva Partida + te parece casi un sacrilegio, porque aunque no he llegado más allá del 72% de todo lo que el juego tiene por ofrecer, me parece casi feo empezar de nuevo en una segunda vuelta a lo Día de la Marmota que ni de coña me va a saber igual. 

 

Hay juegos y juegos, por supuesto, y no todos despiertan esta sensación. Creo que pocos han logrado tocarme tanto la patata fuera de la saga de Kiryu Kazuma: Red Dead Redemption, Dragon's Dogma, Grand Theft Auto IV, Shenmue, por supuestísimo, y tal vez Omikron: the Nomad Soul, Persona 3 y pocos, muy poquitos más. 

 

Y es que no todos los juegos buenos y largos consiguen llegarte al alma y dejarte con esa sensación de vacío tras alcanzar su the End. Algunos, como The Elder Scrolls y Fallout usan truco, y te dejan tanto por seguir investigando y completar que no llegas a tomártelo como un final. Otros, como Dragon Age Inquisition, terminan por hacerse tan pesados que son casi un alivio cuando llegan al final, y los últimos, como The Witcher 3: Wild Hunt, aprovechan la promesa de ese DLC llamado Blood & Wine para que no nos sepa tan feo acabarlos. 

 

 

Esa sensación de '¿y ahora qué?'

Los juegos están hechos para jugarlos y acabarse, como una buena saga cinematográfica, una trilogía literaria o una serie de televisión. A veces, cuando terminan, nos dejan con la sensación de 'y ahora qué'. Sin embargo los juegos tienen algo más, algo que trasciende la empatía que despiertan el cine, la literatura y la televisión y que entronca directamente con nuestra propia experimentación y las habilidades que dearrollamos para enfrentarnos a una aventura en concreto. 

 

He terminado Yakuza 5 -chupito- en el momento en el que más afilado tenía los reflejos, más familiarizado estaba con sus sitema de combate y mejor preparado estaba para sus diversos minijuegos. A la hora de llegar a ese the End tan ansiado como temido era capaz de hacer un Home Run a una bola rápida, era capaz de bailar el Op de la Princess League con los ojos cerrados, podía cazar un oso con una sola bala y ningún rasguño o pescar atunes por el mero tacto de la vibración del mando. Un puñado de habilidades que, ahora que he acabado el juego, quedan relgadas a ese cajón del 'algún día', cuando SEGA decida volver a acordarse de Europa y veamos Yakuza 6, Yakuza Zero o Yakuza Kiwami en nuestro país. 

 

Terminar Yakuza 5 -chupito- me ha hecho recordar la alegría que sentí la primera vez que recorrí los muelles con Ryo Hazuki y su transpalé sin chocarme una sola vez, la facilidad que tenía en Red Dead Redemption de dispararle a un águila desde el tejado de un tren sin usar el apuntado ni la ralentización, o como me aprendí de memoria la zona de acción de Nico en Liberty City en GTA IV

 

La sensación de vacío está ahí, la sensación de 'y ahora qué' persiste, y la pregunta es obvia: ¿Ha servido de algo dedicar tanto tiempo a un aprendizaje que se demustra, al fin, obsoleto? Pero no hay tiempo para responder: hay nuevos juegos en el disco duro, nuevos títulos que jugar y nuevos artículos que escribir. Tal vez sólo seamos locos que pierden sus días en mundos digitales, o privilegiados que viven mil vidas gracias a su afición. Al final, lo que cuenta, es todo lo que esto te hace sentir.

 

¡Nos leemos!

13 de Mayo de 2016 a las 10:15 por Rafa del Río
11
Comentarios
Comentar
    • No sentía esa sensación tan fuerte desde hacía años (casi me llega con el GTA V), pero con The Witcher 3, como voy a echar de menos ese mundo, lo rejugaré, pero la sensación de ir descubriendo cosas y conociendo a sus personajes, nunca es como la primera vez...
    • Esa sensación solo la tenia cuando era niño y me pasaba los Final Fantasy (del séptimo en adelante,los anteriores ya les probé mayorcito) y me entraba una especie de pena y gusto por haber compartido una historia así pero sobre todo pena por no volver a verles mas.
      La única que vez que he sentido un juego parecido a como lo hacia cuando era un pipiolo ha sido con The Witcher 3,que por darme pena acabarle no veas la de vueltas que di a la Tierra de nadie y Skellige para hacer todo antes de enfrentarme al final del mismo.
    • La clave es esa ultima frase Rafa. Se trata de disfrutar del camino de principio a fin, lo que se aprende mientras es solo contexto.

      Por eso cada vez me cuestan mas los juegos largos, cuando noto que juego mas por terminar que por diversion, cuando me acomodo en exceso a sus mecanicas, lo aparto aunque sea un tiempo.

      Por lo demas, me jode haber vendido la ps3 antes de probar esta saga. Pero bueno, debo vivir con ello.
    • Conozco esta maldita sensación. Me hundo en la miseria pensando cuanto tiempo volverá a pasar hasta la próxima vez que me ocurra. Coincido en Red dead redemption, algún Zelda y con Skyrim. Luego hay otro tipo de vacío, más bien provocado por amor a los protagonistas y no tanto por ser una obra épica, como The last of us o la semana pasada con Life is strange.
      Cada semana miro un par de veces si ha bajado otra vez de precio el Yakuza 5, si tarda mucho me lo pillo a 40 euros y punto, creo que va a valer la pena.
      Referente a la última frase, me considero un privilegiado sin ninguna duda, pena me da la gente que pone mil excusas para no entrar en este genial mundo de los videojuegos, que de mi edad son la inmensa mayoria.
En respuesta al comentario anterior:
    • No sé que edad tendrás pero yo paso los 30 hace algunos años y la gente de nuestras generación, los que no tuvieron la suerte de pillar una nintendo, un spectrum, un msx o algo parecido, perdieron el paso de conocer los videojuegos, que para mí son una forma de arte y expresión, no sólo de entretenimiento como lo es la literatura o el cine. Se pierde mucho esta gente, pero ya es complicado hacer que vean esto (y los raros somos nosotros que perdemos el tiempo con "cosas de niños").
      Hace unos años conseguí que un amigo mío que me saca más de una década se aficionase al tema y aunque no le gusta todo, sus buenas historias ha vivido y algunas no ha podido por falta de pericia, que parece fácil para nosotros pero no lo es tanto.
    • Me sentí así, además de lo de Red Dead Redemption, que es un momento cumbre quizás de la historia del videojuego, con GTA V. Cuando llega el final y te das cuenta que ya no hay más dialogos y escenas con Trevor... Me sentí hundido, falto de ese gran personaje.
      Aun al menos pude reunir a los 3 para ir a tomar algo y escuchar un auténtico momentazo con Trevor hablando de su no-definida sexualidad. Qué lástima que GTA Online haya matado los DLCs de historia.
    • A mí en su momento me paso con GTA San Andreas. Recuerdo que me gusto tanto que pasaba horas dando vueltas en vicicleta sin otro fin más que disfrutar del mapa. Alargaba el tiempo entre misión y misión porque sabía lo que me esperaba una vez terminara el juego. Y así fué...
    • Con Assassin's Creed: Revelations me pasó lo mismo, el saber que ya iba a a ser la última aventura de Ezio y Altaïr, y esa escena final tan emotiva, joder que a cualquiera se le hubiese salido unas cuantas lagrimitas de lo épico de ese desenlace.

    • esa sensación de vacío la sentí al terminar The Witcher 3. Nada más pasármelo, empecé otra partida nueva, antes de que saliera el new game +. Dos mesecitos jugando al mismo juego y ningún arrepentimiento. Bueno, si, el no haber tocado aún la expansión (y la que viene).
    • Tanto chupito te va a alegrar (emborrachar)mucho... pues si,red dead redemption brutal final,vacío existencial, dark souls 1 lo mismo, witcher 3, enormes. También me paso con la serie breaking bad. Pocos juegos que calen tan hondo.
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Nioh Nioh
Tecmo Koei nos trae de nuevo a Ni-Oh, un juego de acción ambientado en el Japón del siglo XVI. En esta historia encarnaremos a un valeroso samurai q...
Yakuza 0 Yakuza 0
Regresa el universo de las triadas a nuestras consolas de Sony, esta vez con una precuela titulada, Yakuza Zero: The Oath´s Place. Nos encont...
Yakuza 6: The Song of Life Yakuza 6: The Song of Life
Vuelven las guerras de mafias chinas y con ellas tenemos a Kazuma Kiryu para poner a cada una en su sitio. Como miembro de una de las bandas le tocar...
Ficha
PS3

Género: Acción en tercera persona (TPS)

Lanzamiento: 09/12/2015

Desarrollador: Sega

Distribuidor: Sega

Pegi: +18

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas

Si tienes una PS3 ya tardas en jugar Yakuza 5

Uno de los mejores juegos de la anterior generación

Remakes de Yakuza 2,3,4 y 5 podrían llegar a Playstation 4

De su llegada a España no dicen nada

Ir a ficha completa