En Death Stranding se apagan y se encienden los corazones para jugar con la muerte como niños

Los PNJ de Kojima juegan con las reglas

En Death Stranding se apagan y se encienden los corazones para jugar con la muerte como niños

Conocemos a un nuevo personaje de Death Stranding. El que le pone su cara es Nicolas Winding Refn, director de la fabulosa Drive. La peculiaridad del PNJ que encarna es que ha conseguido manipular su corazón para que se pare, muera, pueda entrar en el territorio de los muertos durante unos minutos para buscar allí a su familia, se active un desfibrilador, resucite y vuelva a la vida. El bueno de Nico vive en ciclos de vida, muerte y resurrección. Y eso es un jugador en el fondo, ¿verdad?

 

 

Hideo Kojima te puede gustar más o menos y no seré yo el que intente convencerte de que es un tesoro de nuestro medio, pero creo que tiene poca discusión de que es un creativo que lleva desde los años 80 tensando los límites del videojuegos, sus fronteras y su lenguaje. Mete al jugador como individuo en el discurso de sus juegos, también a los manuales de intrucciones, las cajas de sus juegos y todo lo que se le ocurre. Y por eso, te guste o no, sus trabajos siempre son interesantes.

 

Lo que ha hecho con Nico es llevar al trasfondo y a la realidad de su juego a un personaje que es un jugador, que vive y muere como un jugador, que juega y deforma las reglas de ese juego. Su presencia se construye con lo más esencial de nuestro medio: vivir, morir, viajar a la pantalla del game over y regresar. Esto no es la primera vez que se ve en un título, claro. Dark Souls introduce la muerte y la resurrección en su lore, pero Death Stranding ha dado un paso más dándole forma y entidad de sitio al game over, pues es un lugar al que podemos viajar. Ahora tenemos también personajes que juegan y se fundamentan con y en esa muerte varada. Mola.

 

Lo interesante es que Nicolas parece tomarse la muerte con la misma ligereza con la que nos la tomamos nosotros al jugar un juego: sin consecuencias, como si fuera un niño. Eso le da un toque muy especial al constructo de Death Stranding y que es típico de Kojima: el contraste fuerte y brusco entre lo serio y lo divertido. Porque su nueva producción es rotunda, áspera, pesada, densa e invernal, pero esa mofa de la vida y de los bebés colándose por la garganta de unos, y ahora esta burla sádica de la muerte, le añade algo a Death Stranding que necesitaba y que siempre lo ha tenido Metal Gear Solid: disfrutar riéndose de lores épicos haciéndolos menos densos.

 

Con Nicolas se extiende justamente el motivo por el que tanto me gusta este creativo: por lo bien que sabe deconstruirse a sí mismo juego a juego, y cómo ese ‘desmontarse’ es siempre la base de su discurso.

 

Fuente: Kotaku

25 de Julio de 2019 a las 15:00 por Adrián Suárez Mouriño
5
Comentarios
Comentar
    • Ya he repetido varias veces por discord que Kojima no es santo de mi devoción (Álex puede dar fe de ello xD), pero no niego que dentro de la industria del videojuego es de los autores mas creativos y en todos los juegos que hace siempre hay algo que haga que merezca la pena por lo menos probarlos
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Ficha
PS4

Género:

Lanzamiento: 2018

Desarrollador: Kojima Productions

Distribuidor:

Pegi: Por determinar

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa
Evento destacado