El juego de competición fantástica que me enamoró del género

Uno que Mario ha hecho suyo

El juego de competición fantástica que me enamoró del género

No me gustan los juegos deportivos o de competición. Como os sucederá a muchos de vosotros, soy un jugador de títulos con una trama potente, hasta el punto que si la historia o la ambientación no me atrapa, el juego tampoco. Pero los títulos deportivos de fantasía hacen precisamente eso: añadir una ambientación única propia, que se traduce a incluir nuevas reglas y maneras de ganar que no se podrían dar en la realidad. Cuando uno disfruta de un juego deportivo realista, intenta emular la realidad, es a lo que le lleva el producto: pretender reproducir fielmente algo que ya existe, pero cuando hablamos de un Mario Kart, el mundo real no importa.

 

No fue hasta que llegó el Mario Kart 64 que no quedé enganchado a este tipo de juegos. La Nintendo 64 fue la plataforma de Nintendo en la que sus estrellas brillaron con más fuerza que nunca. No porque fueran mejores que otros de Super Nintendo o de consolas actuales, sino porque los universos en tres dimensiones que vimos en esa máquina eran imposibles en otros sistemas. Tenía mucha carencias, sí, pero Mario 64 o este Mario Kart eran incontestables. Contaba además con otro acierto: un multitap ya incorporado en la plataforma que no hacía falta comprar a mayores. La suavidad de este Mario, la maravillosa evolución desde el anterior de Super Nintendo, sus fantásticos circuitos y poder jugar a cuatro players hicieron de este título un auténtico vicio. Fue un producto tan acertado que el resto de los Mario Kart bebieron de él hasta emborracharse. Pocas diferencias importantes hay entre los actuales y éste; sí, hay más corredores, más secretos y todo lo que tú quieras, pero siguen siendo Mario Kart 64 en su corazón.

 

 

Sin embargo, los videojuegos de fantasía deportiva acaban sufriendo de las mismas dolencias que los de deportes fidedignos: una vez planteadas sus particulares normas, y siendo éstas asumidas por el jugador, las mejoras que llegan en sucesivas entregas acaban tratando de afinar mecánicas e incorporar nuevos modos de juego, pero sin ser capaces de atrapar a un jugador que busca un nuevo mundo que comprender. De todos modos, gracias a este Mario Kart 64, mi curiosidad e interés por estos juegos sigue ahí, y seguirá siempre. Es por ello que éste es el juego de deportes de fantasía que me ha enamorado del género ¿Cuál es el tuyo?

24 de Diciembre de 2013 a las 09:30 por Adrián Suárez Mouriño
2
Comentarios
Comentar
    • Burnout 3: Takedown... aqui no importan los autos aqui no importa si no sabes o si sabes conducir, lo que importa es tu espiritu destructivo; una gran licencia olvidada que podria dar mucho mucho juego si le agregamos un motor fisico acorde a la nueva generacion... se vale soñar...
    • Mario Kart de SNES y Crash Team Racing para Karts y de cara a los minijuegos, Crash Bash; en mi opinión, mucho más competitivo y dificil que cualquier Mario Party.
      Y Bomberman, por supuestísimo.

      Mención especial para el modo competitivo del Super Mario Bros 3, que ya venía de antes, el clásico de los bichos que salen por tuberías, que había que girarlos para que saliera una moneda y el primero en conseguir 5 ganaba y había el boton POW abajo.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....