El chivo expiatorio de los videojuegos

Criminales en potencia

El chivo expiatorio de los videojuegos

A buen seguro que muchos de vosotros ya habréis oído la noticia del pasado 20 de julio: se estrenaba 'El caballero oscuro: la leyenda renace' en un cine de Denver, allá en los Estados Unidos: James Holmes proclamaba "soy Joker, el enemigo de Batman" segundos antes de entregarse a las fuerzas de seguridad, después de haber asesinado a doce personas a base de fusil y dejar a media centena con heridas de diversa índole. La providencia quiso que el arma se atascara y evitara más muertes.

 

Pat Brown, criminóloga especialmente conocida en el continente americano por gustarle eso de salir en televisión, no ha dudado en declarar a la cadena CNN su certeza en torno a la culpabilidad de los videojuegos en este asunto: "posiblemente pasaba mucho tiempo jugando a un videojuego tras otro, disparando, disparando, disparando… desarrollando su coraje y emociones para cuando se hiciera realidad". Brown, que tonta no es, intentó aclarar su particular acusación hacia el ocio electrónico, a sabiendas de que sus palabras iban a contribuirle no poca críticas por los aficionados de un medio cada vez más aceptado y socializado: "Holmes siempre estaba jugando con videojuegos. No estoy diciendo que los videojuegos te conviertan en un asesino; pero si eres un psicópata, los juegos te ayudan a ponerte en la situación de provocar una matanza".

 

Columbine

 

Es obvio que sus últimas declaraciones tampoco ayudan a poner en buen lugar al del ocio electrónico. Y, ojo al dato, cabe la posibilidad de que no le falte del todo razón… pero, echando la mirada hacia atrás, más allá de la triste matanza de Columbine en 1999, nos encontramos con el que en año 1927 un tal Andrew Kehoe había acumulado en su granja cerca de una tonelada de pyrotol, un explosivo fabricado con los excedentes de la Primera Guerra Mundial. Poco a poco, de manera meticulosa, fue colocándolo en la escuela donde trabajaba realizando funciones de mantenimiento; puso cientos de metros de cable ocultos detrás de vigas y paredes, conectando las diferentes cargas entre sí. En definitiva, Kehoe había implantado cerca de media tonelada de dinamita en la escuela. Treinta y ocho niños y siete profesores fallecieron, y otras sesenta y una personas sufrieron graves heridas.

 

¿Os suena la masacre de la Universidad de Texas en Austin de 1966? Charles Whitman, el mayor de tres hermanos, sobresalía en sus estudios, y era un muchacho de veinticinco años muy apreciado por sus compañeros y vecinos. En teoría se trataba de un chico ideal, pero, como no podría ser de otra forma, había un trasfondo familiar oscuro, con historiales de maltratos por parte de su autoritario padre. Este ex Marine asesinó a dieciséis personas e hirió a otras treinta y dos durante un tiroteo en el campus de la universidad, poco después de que él mismo asesinara a su madre y a su esposa en sus respectivos hogares. Después de ser abatido, se procedió a hacerle una autopsia que reveló un tumor cerebral del tipo glioblastoma multiforme, tumor bastante agresivo del que los expertos concluyeron que pudo ser determinante en base a la consecuente incapacidad de controlar sus emociones y acciones.

 

Lejos de querer ser morboso con los dos anteriores párrafos, me gustaría que todos y cada uno de nosotros, lejos de nuestra pasión por el mundo del videojuego, saquemos nuestras propias conclusiones. Al final, todos los medios jóvenes de entretenimiento con matices culturales, como es esto del ocio electrónico por el que tanta devoción profesamos, se han de ver sometidos al juicio del ignorante. Y, como en casi todos los ámbitos de esta sociedad en la que vivimos, aquellos que usemos el cerebro con propiedad sabremos a ciencia cierta lo que se cuece en esto que llamamos vida. Por ello, sigamos disfrutando de lo que nos gusta sin que tengamos que sentir vergüenza o reparo alguno por ello. Ay, qué fácil es mirar hacia los ordenadores y las videoconsolas cuando el verdadero problema está en los cajones de los mismos estadounidenses

 

23 de Julio de 2012 a las 08:00 por José Manuel Fernández "Spidey"
8
Comentarios
Comentar
    • Educación, herencia genética y otros factores son determinantes para un comportamiento violento. Un videojuego puede potenciarlo, no hay duda pero, como decís alguno, una película también. Sobre todo sensaciones que nos entran por los ojos. El niño maltratado en el colegio por sus compañeros, es posible que esté desarrollando dentro de sí una reacción violenta. No creo que haya un potenciador localizado. Todo aquello que muestre una respuesta violenta como satisfacción de una necesidad, es igualmente responsable. Parece que solo los que estamos dentro del sector somos capaces de ver el abanico de circunstancias y recursos que nos mueven a esas situaciones. Evidentemente, personas como las que protagonizan estos casos de los que hablamos, no tienen una salud mental destacable y que cada uno de ellos tendrá sus causas.
    • Tan solo voy a hacer una reflexión muy simlpe que más de uno/a deberia considerar antes de mear fuera de tiesto.

      Hoy en día todo psicópata que realiza un acto brutal o reprobable parece que es debido a que ha tenido una juventud en la que disfrutaba largas horas jugando a los videojuegos o a los tan manidos juegos de ROL.

      SEÑORES/AS CUANDO AÚN NO EXISTÍAN LOS VIDEOJUEGOS Y DE ESO NO HACE TANTO (uno que tiene una edad)¿DE QUIÉN ERA LA CULPA DE LOS ASESINATOS Y OTROS DELITOS QUE SE COMETÍAN?
    • ¿Puede un videojuego influenciar la conducta deplorable de un asesino? La respuesta es un rotundo sí.

      De igual modo pueden hacerlo el cine, la televisión, la música, un libro, etc. Pero el problema a mi entender es del individuo ya que, evidentemente, una persona que entra en un cine para provocar una masacre no puede ser alguien mentalmente estable por muy buen estudiante y ciudadano modelo que sea.

      Aquí radica el problema y lo que hace que este debate no tenga vencedor pues, por desgracia, todas las personas podemos sufrir en algún momento de nuestra vida un episodio duro que nos deje psicológicamente tocados de por vida.

      Cada persona es un mundo, los estados de ánimo buenos o malos van y vienen en una sociedad que debe vivir con dificultades día a día.

      Para evitar sucesos como estos la ley debería buscar y actuar contra el verdadero problema... En una sociedad libre y con individuos que conviven con factores como el estrés, la monotonía, el desamor, las responsabilidades y el desengaño entre otras, no debería ser posible adquirir armas de fuego con tanta facilidad y sin la necesaria preparación profesional y mental.

      Los videojuegos y el cine no aprietan el gatillo... Lo hacen las personas.
    • creo que un asesino no se hace solo por los videojuegos ni se motivan gracias a estos. una persona asi esta trastornada mentalmente y su problema es psicologico provocado por otros origenes externos y no exactamentes por los videojuegos.hay muchos factores que pueden intervenir en su mente y creo que primero habria que ver en el entorno en el que se desenvuelve alguien, con las personas que esta, su educacion, etc. alguien como yo que juega battlefield3 todos los dias y mato a 50 en el juego, no me insita a hacerlo en la vida real, ver una pelicula cruel o un documental sobre las guerras de oriente como vietnam o siria actualmente me da lastima y no soy capaz de ver las personas muertas. no es lo mismo comparar la realidad con la ficcion y claro esta que alguien como estos asesinos son personas ya enfermas y digamos que con los juegos de violencia descargan su ira hasta que llegan a hacer estas tragedias.
    • Implicar a los videojuegos en este tipo de sucesos sólo es fruto del puro desconocimiento y del miedo que genera no entenderlo.

      Mucho más inmersivas y participativas me parecen actividades como el paintball o el air soft y no tienen la mala fama de los videojuegos.

      El problema, como todo, está en cómo se utilizan esos medios, es decir, la culpa es nuestra.
    • ¡afan de protagonismo¡
      lo unico k le importa es que hablen de ella,ya sea para bien o para mal.
      ademas, seguro k sus hijos,sobrinos,nietos...juegan a videojuegos, o ven tanta violencia (o mas);que el zumbado este.

      si estas loco te da igual jugar o leer que poner el telediario
    • Se puede aportar poco mas al excelente articulo de Spidey,los videojuegos siempre van a llevar a sus espaldas la losa de ser la mecha que enciende al psicopata.creo que dentro de poco nos levantaremos con la noticia de que HITLER tenia la tarjeta del Game y del Gamestop y gestaba sus planes de genocidio despues de jugar al Gears of War,como bien dice Spidey esto no es mas que el recurso facil del ignorante que se cree en posesion de la verdad,antes de escupir basura hacia los demas hay que estar seguro de tener la boca muy limpia.Disfrutemos de nuestra pasion,sigamos jugando y obviemos las tonterias sin sentido.
    • es q lo del rap, metal y el cine ya esta muy manido. Eso si culpar a un sistema social donde comprar una ingente cantidad de armas y explosivos no levanta sospechas sino q es alentado no tiene sentido.
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....