El amor en tiempos del videojuego

¿De qué hablo cuando hablo de amor?

El amor en tiempos del videojuego

El otro día hablamos de To The Moon, un videojuego cuya sinopsis, y cuyo título, puede engañarnos en un primer momento, pero que nos acaba sorprendiendo con una historia de amor preciosa. Y es que historias de amor, en el mundo de los videojuegos, hay muchas, y son bastantes las que nos han llegado al corazón. Pero, ¿es el amor el tema principal en estos videojuegos? En muy pocas ocasiones lo tenemos tan claro como en To The Moon, y a veces incluso confundimos conceptos. ¿Cuántos videojuegos verdaderamente románticos conocemos?

 

Los especiales de San Valentín se llenan de títulos que no son, en realidad, historias de amor en sí mismos. Catherine es una historia de deseo y del miedo al compromiso, Final Fantasy VIII hubiera sido mucho mejor sin el interés romántico establecido (¿De verdad, Squall? ¿Rinoa? ¿Teniendo a Quistis? ¿En serio?), y ha acabado convirtiéndose en un recurso secundario en grandes historias, pero confundiéndose con la apetencia sexual o el morbo, o con una especie de afán por coleccionar conquistas, frivolizando las relaciones, como puede llegar a ser, según quién lo juegue, un Mass Effect Persona.

 

Entonces, ¿dónde están las verdaderas historias de amor? ¿Puede el amor ser el principal protagonista de un videojuego? Hay historias en las que apenas te das cuenta de que sigue ahí, pero la fuerza del amor es lo que consigue que algunos héroes sigan luchando, como es el caso de Shadow of the ColossusGod of War Dante’s Inferno. Pero en estos casos el amor es una herramienta, una forma de hacer que el jugador se mueva y salga a la aventura. Tienes que hacerlo por amor. Y, sin embargo, éste se queda olvidado hasta el final del juego, esperando un desenlace que nos diga: Mira, sí, has llegado hasta aquí porque amabas profundamente.

 

204170SUjnCr2 

¿Por qué no hay más videojuegos dedicados al amor?

El amor como una idea pura, sin que necesariamente dicho romance lo sea, es algo que parece escaparse en el catálogo de temáticas del videojuego. Como os comento, vemos que por amor se hacen grandes locuras, pero el sentimiento o la propia historia de amor no están presentes en todo momento en el juego como lo están en To The Moon. ¿Es el problema de las desarrolladoras, que desconocen cómo integrar una historia de amor de calidad en el centro de la narrativa? ¿O por el contrario es un problema del público, que, al no sentirse atraído por esta temática, lleva a las compañías a no fijarse tanto en ella?

 

Hay grandes momentos en los videojuegos que se han quedado con nosotros para siempre y que bien nos han valido más de una lágrima. Escenas como la de Tidus y Yuna en Macalania, la relación entre Max y Chloe en Life is Strange o la evolución de Sora y Kairi a lo largo de la saga Kingdom Hearts consiguen retratar esa idea del amor, pero éste sigue siendo un elemento de fondo. Arriesgarse a convertir este sentimiento en el centro de una obra es algo que pocos hacen. Pero, al hacerlo, llegan a lo más profundo de nosotros, incluso en el caso de aquellos que no creen en el amor, y nos tocan de tal manera que, una vez superamos el juego, ya nunca volvemos a ser los mismos. Por eso es una pena que no haya más títulos así, y a la vez los pocos que hay se convierten en algo todavía más único y perfecto, incluso rodeados de imperfecciones, como el amor mismo.

02 de Diciembre de 2017 a las 21:43 por Kysucuac
1
Comentarios
Comentar
    • Me parece que el artículo hace una reflexión más que acertada, y a la a que además podríamos añadir otros conceptos como la amistad, el remordimiento, el deber... Todos ellos son conceptos totalmente centrales en otros medios como el cine y la literatura, donde no tenemos ningún problema en reconocerlos como motores principales de las historias y de la acción que se nos muestra.

      Muchos dirán que la necesidad de que un videojuego sea eminentemente jugable va en contra justamente de desarrollar planteamientos narrativos que no caigan en la famosa disonancia ludo-narrativa, pero es las pocas veces que se consigue (ejemplo Spec Ops, donde la obsesión por el deber torna en obsesión y más tarde en.... lo que torna) cuando el videojuego consigue realmente sobresalir.

      A mi me encantaría ver un juego AAA con las narices para explorar cualquier tipo de amor (de pareja, paterno-filial, etc.) de forma central y seria. Creo que haría evolucionar ostensiblemente el medio.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Skyhill Skyhill
La Tercera guerra mundial fue una horrible tragedia, al menos para los otros. Parece que a ti te ha ido un poco mejor, oculto en tu lujoso ático en e...
Ficha
PC

Género: Aventura

Lanzamiento: 07/09/2012

Desarrollador: Freebird Games

Distribuidor: Freebird Games

Pegi: +12

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas
Ir a ficha completa