Doom celebra su vigésimo aniversario

Uno de los juegos más importantes de la historia

Doom celebra su vigésimo aniversario

Dudo que alguien pueda evitar Doom a la hora de citar un top-5 de los juegos más importantes de la historia. De hecho, creo objetivamente que es una de las obras más únicas y revolucionarias que jamás hemos vivido. No creó el FPS, no fue el primero en plasmar una violencia cruda en una pantalla o el primer multijugador, pero ID tiene el mérito indiscutible de haber cambiado para siempre la concepción de juego tal y como se entendía a principios de los noventa, y además, convertir el PC en una plataforma de juego viable.

 

 

Doom, técnicamente, fue la llave que abrió el juego de ordenador, y tan importante fue que en Microsoft fue una pieza clave para publicitar su Windows 95. El acceso a juegos desde el sistema operativo iba a ser más óptimo, rápido y sencillo que el ejecutado desde DOS, y para demostrar esa nueva era se utilizó el juego de ID como reclamo, un título que ya era un fenómeno de masas y que no pasaba desapercibido por nadie. Atención al contenido inédito de Bill Gates dentro del juego promocionando DirectX:

 

 

¿Habéis visto cómo era la alpha en su momento? ¿Cómo se distribuía el HUD, cómo eran las armas entonces y algunos cambios que nunca jamás volverían a aparecer en el juego como tal? Doom cambiaría mucho, pero en esos primeros contenidos del juego se parecía adivinar una especie de trama o historia que no se rescataría en ningún otro título de la franquicia:

 

 

El fanatismo por la obra llevó a muchos desarrolladores de todo el mundo a crear modificaciones para el título. Más allá de aventuras basadas en películas de éxito desarrolladas bajo el motor del juego, mapas para el multijugador o elementos extra en forma de sonido y voces, la pleitesía hacia el título nos ha llevado a conocer homenajes sencillamente fabulosos que incluso perduran a día de hoy:

 

 

Pasó por el cine y tuvo versiones en todas las consolas y plataformas imaginables. Es difícil congeniar en pocas palabras lo que ha supuesto Doom, pero no existe ninguna duda de que sin él el juego en PC y el FPS no sería lo mismo. La catarata de clónicos que le acompañaron a lo largo de los años lo confirma, aunque desgraciadamente la serie nunca supo estar a su altura tras la secuela. A la espera de un hipotético Doom 4 sin Carmack de por medio quedamos, pero el fenómeno de ID hoy es más nombre y leyenda que juego. En todo caso, veinte años recién cumplidos, un buen momento para echarse una partida y recordar qué lo hizo tan grande.

11 de Diciembre de 2013 a las 14:45 por Toni Piedrabuena
1
Comentarios
Comentar
    • Doom y Doom 2 son de esos juegos por los que no pasa el tiempo. Son geniales. También me gustaría recordar el Doom 64, un juego que a mí por lo menos me encantó, y que le tengo mucho cariño (el cuál conservo como una joya junto a otros cartucho de la N64).
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar