De polémica desatada a publicidad orquestada

GTA liándola parda

De polémica desatada a publicidad orquestada

En esto de los videojuegos la publicidad nunca está de más... y visto lo visto, mejor si es tan gratuita como aparentemente contraproducente. Muchos de nosotros nos hemos llevado a las manos a la cabeza cuando contemplamos en las noticias y tal el trato que se le suele dar al ocio electrónico, poniéndolo a caer de un burro siempre aludiendo la violencia como punto clave para criticarlo. Mil veces nos hemos rasgado las vestiduras en pos de defender un medio de entretenimiento que consideramos a todas luces sano, siendo incapaces de comprender cómo se pude juzgar de manera vacía e insustancial algo tan fascinante sin siquiera, todo hay que decirlo, saber qué es de primera mano... porque apuesto mi brazo derecho a que la mayoría de los que hablan crucificando nuestra forma de ocio no han sujetado un pad en su vida.

 

Lo curioso es que, dirigiendo la mirada al siglo XIX, existe un medio que fue mirado con condescendencia por parte de propios y extraños cuando hizo acto de aparición: el cine. Muchos eran los que veían el invento de los Lumiere como algo diabólico, por no decir que las gentes del teatro lo rechazaron de medio a medio ante lo ridículo de un medio que trataba de acoplarse al suyo, un arte casi tan antiguo como la mismísima humanidad. Ni siquiera cuando nació el Film d'art (corriente cinematográfica que rendía pleitesía al teatro buscando su beneplácito) fue tomado como algo en serio, acogiendo en su seno críticas destructivas que no tenían sentido alguno. En cierto modo es algo similar a lo que le pasa al mundo del videojuego, que para lograr una identidad asimilable por el grueso del público mimetiza en exceso al cine.

 

Grand Theft Auto

 

Pero no quiero desviarme en exceso del asunto... y es que resulta que desde Rockstar nos enteramos de que todo el asunto de la polémica que levantó Grand Theft Auto -que llegó desde los noticiarios de todo el mundo a los mismísimos políticos- había sido orquestado desde las mismísimas entrañas de la compañía (DMA Design, por aquellos entonces). Mike Dailly y Dave Jones han confesado a The Sunday Times que el especialista en publicidad Max Clifford (el cual, por cierto, dice que no recuerda nada del asunto) fue el responsable de planificar toda la polémica que llevó al primer juego de la serie a los medios no especializados, con la consecuente publicidad que este hecho suponía. Así lo explicaba Dailly:

 

Max Clifford se encargó de todo. Diseño toda la protesta, lo que básicamente garantizaba que los políticos se involucrasen; haría cualquier cosa para mantener el nivel alto"

 

Jones continúa: 'nos dijo cómo lo haría, a quiénes tomaría cómo objetivo, qué diría cada uno... y todo se cumplió. Sabíamos por qué se tomaba cada decisión, y nunca jamás nos influenció el vamos a hacer algo para crear controversia. Siempre lo hicimos todo pensando en qué es lo que iba a ser más divertido, lo que naturalmente nos llevaría al lado oscuro'.

 

Grand Theft Auto 2

 

Y ojo, todo esto en tiempos infinitamente más inocentes que los de ahora, por lo que no hay que ser ningún lumbreras para ver qué hay detrás de la mayoría de movimientos videojueguiles en este sentido: los fatalities cada vez más salvajes de Mortal Kombat, Bully y la vieolencia infantil, Modern Warfare 2 y su 'nada de ruso' o el mismísimo GTA III con sus prostitutas... ahora mismo, y gracias a estas declaraciones, cualquier polémica suscitada por este tipo de juegos olerá a mentira orquestada, a publicidad encubierta en engaños por los que nos hemos irritado mil veces.

23 de Octubre de 2012 a las 12:00 por José Manuel Fernández "Spidey"
2
Comentarios
Comentar
    • A mi este tipo de cosas no me molestan en absoluto, mientras no sean gratuitas. En GTA3, dada su violencia y su temática adulta me parece perfecta la inclusión de sangre, violencia y sexo. En MW2 me pareció gratuíto el 'nada de ruso', y en cierta medida me asqueó un poco. No por el hecho en sí, que es algo que hemos visto miles de veces en películas de acción, incluso en algún Telediario, y que para ser sinceros tenía un ambiente un tanto irreal, sino por la burda utilización de la moralidad del jugador. Esa escena estaba ahí para molestar a alguien, para nada más. Fuera quien fuera. Estaba hecha con mala leche. Puede que a mi no me molestara. Pero sí me ofendió un poco el hecho de que la moralidad de la gente fuera simple moneda de cambio para aumentar ventas. Y la escena en sí ni tenía calidad argumental ni peso específico dentro del juego. Así no. En cambio, habré masacrado a muchas más de 1000 personas inocentes en Liberty City. Y el juego no me ha ofendido lo más mínimo. Tiene un porqué, y sobre todo, nadie me ha obligado a hacerlo para ver si el hecho rascaba en mi corazoncito de ciudadano respetable.

      Si se hace bien, me parece estupendo. Es más, algún día alguien debería hablar sobre la madurez y enfoque adulto que GTA ha propiciado dentro del mundo de los videjuegos.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....