Battlefield 1 desaprovecha una oportunidad en su historia

La casilla de la diversidad

Battlefield 1 desaprovecha una oportunidad en su historia

Battlefield 1, cuyo análisis está a la vuelta de la esquina en esta, vuestra casa; es un juego con una campaña francamente potente. Os puedo adelantar eso de momento: si los anteriores tres juegos han dejado mucho que desear en este sentido, el salto en el tiempo dentro de la franquicia también es un salto cualitativo en su campaña. Aunque su formato se acerca más al de los Call of Duty, no por eso va a ser peor, y de hecho es una característica que le beneficia.

 

Al contar cinco historias en su modo para un jugador, podemos visitar varios puntos del mundo sin necesidad de giros narrativos locos ni de tener un personaje todoterreno. Además, esto se ha mostrado bastante positivo de cara a la diversidad, porque tenemos una mujer y un afroamericano en nuestro poder. Y de esto me gustaría hablar, de cómo pese a introducir otros personajes, el juego falla al hacerlos más relevantes. 

 

El caso que más me interesa es el del soldado negro, que forma parte de una unidad mítica de la Primera Guerra Mundial, los Harlem Hellfighters. Estos hombres se alistaron en el ejército con la esperanza de que en EEUU el racismo que sufrían se viera mitigado y que, a su vuelta, su país fuera mejor una vez acabada la guerra. Por supuesto, sufrieron una brutal discriminación pese a ser soldados estadounidenses, aunque el ejército francés que los formó les tenía en alta valía, algo que luego les empujaba a luchar más y mejor.

 

 

Sin embargo, el racismo y los problemas de este regimiento brillan por su ausencia en el juego. Por supuesto, no pido que un juego de pegar tiros dirigido a las masas haga un análisis excepcional de esta situación, pero qué menos que hacer entender al jugador las circunstancias reales de la persona a la que está manejando. Al final, daba igual con qué personaje estuvieras pegando tiros, que todos te servían igual y su trasfondo es algo que solo importa durante unos escasos instantes.

 

Y esto, la verdad, me incordia un poco. Me gusta mucho que haya variedad en los juegos y estoy cansado de que los protagonistas de hoy en día sean casi siempre los mismos. Que Battlefield 1 tenga un afroamericano y a una mujer en su campaña me parece un paso, pero después del paso, hay que recorrer el camino. Y tal y como lo veo, casi parece como si EA quisiera marcar la casilla de la diversidad de personajes en su juego para luego olvidarse de hacer algo con ellos.

 

Del hecho de que no haya mujeres en el multijugador, ya mejor ni hablamos, porque creo que no hace falta señalar lo estúpido que es esto y porque debería ser una mujer quien sacara el látigo para sacarle las vergüenzas a esta gente.

24 de Octubre de 2016 a las 08:01 por Tipo de Incógnito
3
Comentarios
Comentar
    • Creo que como en Mafia 3 se han evitado pillar los dedos con temas raciales. Las circunstancias que se viven actualmente en EEUU parecen ser muy delicadas y esto se está notando tanto en la industria del cine como en la del videojuego.
    • Puede que este desaprovechada,pero tras quince horas con Battlefield 1 aun no la he probado,no me llaman las campañas en este tipo de juegos,son muy cortas,muy intensas,de argumento pobres y lleno de cliches y por eso prefiero dedicar mi tiempo en lo que de verdad trabajan,el multijugador,y por ahí solo puedo decir cosas buenas de momento.

      Desde Modern Warfare 2 no disfruto de una campaña de un COD o Battlefield.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....