Anita Sarkeesian y el debate del sexismo

A este ritmo, sólo se polarizarán ambas partes

Anita Sarkeesian y el debate del sexismo

Anita Sarkeesian ha sacado un nuevo vídeo de su serie Tropes vs. Women in Videogames. Esta mañana varios periodistas han estado comentándolo en Twitter y, en base a la opinión de uno de ellos, que asegura que ha mejorado muchísimo, he decidido darle una oportunidad y verlo.

 

No he llegado al minuto seis.

 

Empecé a seguir a Anita Sarkeesian cuando anunció su webserie. El sexismo no era un tema candente que ocupase varios artículos, discusiones y demás. No se criticaba a los juegos porque las protagonistas tuvieran los pechos grandes, nadie parecía tener un problema con todos esos planos que apuntaban al culo del interés romántico… vais pillando la copla. Me interesaba ver lo que Sarkeesian tenía que decir porque esa misma ausencia de debate me parecía un agujero importante en nuestro medio.

 

Cuánto ha llovido en tan poco tiempo.

 

No me considero sexista, pero también es cierto que la mayoría de nosotros, pobres e inútiles mortales, nos negamos a aceptar nuestros defectos, de modo que quizá en el fondo de mi corazón la única diferencia para mí entre una mujer y una muñeca hinchable sea la capacidad de hablar y el estar hecha de carne y hueso. No lo sé. Lo que sí se es esto: coincido con Anita Sarkeesian en que hay un problema con los videojuegos y el sexo. Si alguien me pregunta si los personajes femeninos merecen un mejor tratamiento en la inmensa mayoría de los títulos, diré que sí. La propia industria tiene miedo incluso de darnos una protagonista femenina porque parece ser que eso no vende a pesar de que Lara Croft sea una de las madres del videojuego moderno y haya dado luz al género de las aventuras. De hecho, en los seis minutos que aguanté coincidí con Sarkeesian cuando presentó la campaña de Hitman: Blood Money, que mostraba a las mujeres muertas en posturas más evocadoras mientras que los cadáveres masculinos eran simplemente eso: cadáveres. Es más, Hitman Absolution me llamó la atención con un tráiler protagonizado por unas monjas innecesariamente sexys. Pero si hay algo que suelo repetir una y otra vez es que no importa el “qué” sino el “cómo”.

 

AS1

Aquí no te discutiré, Sarkeesian.

 

Es importante analizar a Anita Sarkeesian y, pensándolo bien, recomendaría a la gente que viese al menos un solo vídeo de su serie Tropes vs Women in Videogames, aunque sea la mitad. Hacer esto es importante porque Sarkeesian y su webserie simbolizan la situación actual del debate sexista, con todo lo bueno y todo lo malo. Empezaré diciendo esto: Anita Sarkeesian manipula los hechos para sacar las conclusiones que ella quiere. No es una investigación fiable y sus vídeos están muy lejos de ser imparciales. Es feminismo en el sentido más infame: no hacia la igualdad sino hacia la idea de que la sociedad odia a las mujeres y ojalá todas se callaran y se dejasen hacer. No es la primera persona que lo hace ni será la última y, sin ir más lejos, el conocidísimo y reputadérrimo cineasta Michael Moore hace esto con sus documentales.

 

El problema, sin embargo, es que a muchos les molesta el debate del sexismo en los videojuegos. Algunos simplemente se niegan a aceptarlo mientras que otros creen que es un tema exagerado e innecesariamente sempiterno. Arrojarse contra ese grupo para buscar apoyo no va a dar muchos resultados. Ya lo dije hace un tiempo: nos hemos visto eclipsados por los pechos. He visto artículos que sacan problemas de la nada, que de pronto hablan sobre la cultura de la violación o que dicen que “eso es opresión” cuando en realidad pueden llegar a ser elementos intencionales para llegar a un punto en la obra. Alguien escribió sobre cómo un tráiler de Castlevania: Lords of Shadow 2 evocaba imágenes de violaciones y que era inadmisible que un juego donde controlas a Drácula, el señor de la noche, un vampiro desalmado que se alimenta de la sangre de los humanos y que se pasa todo el juego matando a cuantos se interponen en su camino, mostrase una escena en la que le chupan la sangre a una mujer como si fuese una violación. Porque el sexo nunca ha tenido nada que ver con los vampiros. Jamás.

 

Pero eso es anecdótico. En realidad quizá lo esté pintando como si no pudieras dar un paso sin cruzarte con alguien gritando “sexismo”. Pero el problema es que, como los vídeos de Sarkeesian, estos artículos llaman mucho la atención y, aunque igual que ella, dicen a veces verdades como puños, luego deforman su mensaje o toman una referencia que no tiene nada que ver y entonces de pronto no estamos hablando sobre sexismo en los videojuegos sino sobre la visión imparcial de alguien que raya en la paranoia. Se cae todo, la gente deja de escuchar.

 

AS2

Shepard, un hombre con visión.

 

El problema de ser tan prominente cuando se habla es que la gente encuentra fallos muy pronto. Dos cerebros piensan mejor que uno y mil pensando a la vez son capaces de desmontar todos tus argumentos si no tienes cuidado, y Sarkeesian no lo tiene. Lo que tiene es un Kickstarter que ha recaudado 158.922 dólares para hacer una serie cuyo último capítulo empieza hablando sobre la prostitución femenina y cómo su mera presencia es un golpe terrible contra las mujeres en los videojuegos. La prostitución en sí misma es terrible, pero resulta que muchas prostitutas son mujeres. Date un paseo por la calle y dime cuántos hombres te encuentras vendiendo su cuerpo, porque yo ya he visto unas cuantas mujeres haciéndolo y tampoco es que haya tenido que buscar. Si me dices que las prostitutas mostradas en Metro: Last Light, que tienen unas exageradísimas físicas en sus pechos, o que su escena de sexo, salida de ninguna parte en el último tercio del juego, son algo totalmente gratuito, te apoyaré. Pero no abras el vídeo con un personaje en un entorno medieval diciéndole a otro “coge a una puta y pásatelo bien” de forma jocosa como si dijeras: “Oh, mirad la opresión. Mirad lo sexistas que son los desarrolladores”. Así lo único que vas a conseguir es que la gente llame la atención sobre ese y otros tantos argumentos vacíos que utilizan y que tu mensaje te golpee en la cara. Todos los que están hartos de oír hablar sobre el trato a las mujeres te ignorarán porque eres otra persona más que suelta la palabra “misoginia” como si lo necesitase para sobrevivir.

 

Hay sexismo en los videojuegos. Eso es algo que no voy a negar. Pero hay mucha gente dispuesta a lanzar el grito al cielo por nada. Hace poco apareció un tuit en el que una chica consideraba que una invitación a un café mientras estaba en la biblioteca era machismo. Machismo. Un café. Machismo.

 

Machismo.

 

Oh, dios, estoy cabreado.

 

El problema es que cuando esta gente no para de hablar del sexismo, se les asocia al tema y, cuando los tienes junto a aquellos que llaman la atención sobre asuntos que de verdad necesitan revisarse, entonces el mensaje se diluye. Todo se mezcla y de pronto la gente tiene la impresión de que ese primer grupo es el único que habla de sexismo.

 

Analizar a Anita Sarkeesian es hacer una radiografía de la situación actual del sexismo. Es un tema que se tiene que tratar con cuidado, no porque sea discriminación sino porque hay mucha gente que, de base, lo rebatirá. Si Anita hablase sólo mostrando casos de sexismo real, entonces quizá la gente escucharía más. Si no se escribieran artículos sensacionalistas hablando sobre cómo hubo más cabezas cortadas que mujeres presentes en el pasado E3, quizá la gente escucharía más. En vez de señalar cada vez que mire a los pechos a una mujer y gritar “¡opresión!”, quizá sea mejor bajar un poco el ritmo. Tengamos una charla tranquila, hablando sobre todos esos diseños exageradamente sexualizados, esas tramas románticas forzadas sin sentido, esos pechos saltarines. Seguro que no es tan mala experiencia. El café lo pago yo.

26 de Agosto de 2014 a las 17:01 por Dayo
4
Comentarios
Comentar
    • Dayo sería un más eficaz luchador por las cuestiones de género. Pero nunca lo será, porque su foco e interés social es más abarcativo. Lo ideal sería que todos nos preocuparamos del tema de ese modo, pensando en el daño generado por estas cuestiones y no polarizando nada.

      Y por cierto, ¿cuándo fue que 4chan pasó a ser un grupo de inadaptados anti-sociales a una gestapo dictatorial que determina el pensamiento general de la gente? en fin, la gente con poder y el ego inflado es así.

      No seamos como los unos y los otros. Seamos sensatos.
    • De sexismo hay en todos los ámbitos y no le toca al videojuego acabar con el si encima se ha debatido aqui más de una vez sobre la inmadurez del sector. Yo lo veo muy simple: todo lo mueve el dinero y por tanto, todo lo mueve el perfil del consumidor. Si cuando quiero una crema facial deberé consumir una que es anunciada por y para mujeres no significa eso que si yo la uso no me vaya a funcionar por ser un hombre, pero los publicistas saben quien va a consumir mayoritariamente esa crema. Cuantos anuncios enseñan un poco de carne femenina y son, o bién retirados, o bién atacados hasta crucificar al autor y entonces sale el cachas limpia-cristales de la coca-cola light rodeado de mujeres que mojan el suelo y nos echamos unas risas. Vamos, que lo más inmaduro es una sociedad que sabe mirar a otro lado cuando algo quema de verdad y se lanza a muerte por algo que no va a mejorar la vida de nadie.
      A mi la verdad no me va a atraer un videojuego por que la prota tenga unos pezones como madalenas, pero si lo hacen es por algo, y no voy a satanizar al estudio que haya hecho ese videojuego por que a ellos no les toca cambiar el mundo, a ellos les toca hacer un juego que pueda atraer a jugadores que llenen sus arcas. Es a mi, a nivel personal que me pertoca tener unos principios éticos y consumo ese producto o lo boicoteo porque me parece ofensivo. Mi única arma es esta: comprar o no comprar,
      y aún así, tampoco voy a sentirme culpable por jugar al Tomb Raider pués no creo que me convierta en un machista como tampoco me convierte en un asesino un juego bélico. ¿Soy entonces cómplice de que se sigan haciendo juegos sexistas? Por favor, yo solo queria disfrutar explorando ruinas y cuevas, me daba igual que el protagonista fuera Lara Croft o el Pepe Leches! Que no me vengan Anitas a darme lecciones por que la solución de este debate social no esta en los videojuegos. A mi que me dejen en paz!
    • A ver. Las cosas sobre la mesa. Tu lo has dicho: Anita tiene su punto. Tiene una pizca de razon en sus declaraciones que se pierden entre la marea de sensacionalismo y demas patraña hembrista para atraer visitas y llamar la atencion. Pero al fin y al cabo. Lo que dice no esta del todo infundado.

      La industria actual del videojuego no ve a la mujer como un exponente tan importante, que si, que hay protagonistas fuertes y todo lo que quieras en los videojuegos. Pero aun asi me parece que, primeramente, muchas de ellas se han ido sexualizado y convirtiendo en meros simbolos sexuales (Sin ir mas lejos Samus Aran con su Zero Suit en el nuevo Smash y sus jigglephysics no le envidia nada a Bayonetta, y eso es para echarse a llorar. O Lara Croft que de toda la vida ha sido un culo y teta) y eso es quizas porque las mujeres no se les toma en serio. No pensamos en una protagonista femenina como un igual, la vemos como un simbolo sexual, incluso las mujeres lo hacen y estan acostumbradas a ello.

      Y cuando veo personajes femeninos mas o menos respetables. Vease Faith de Mirror's Edge. Es usada de mala forma o de forma poco carismatica.

      Quiero aclarar una cosa. No me parece mal que una mujer sea atractiva. Lo que me quejo es que una mujer sea atractiva en pos de atraer mas compradores. Por eso que las mujeres en Waifu Simulator 2008 y 2009 (Tambien conocidos como Persona 3 y 4) me encantan. Porque pese a ser "teoricamente" atractivas tienen personalidad y el juego se enfoca en demostrartelo. Incluso aunque tengan atributos deseables el juego no se esfuerza demasiado en recalcarlo. Y me parece que es un buen prototipo de una mujer en los videojuegos.

      Pero en fin, la vision de la mujer en los videojuegos es algo similar al debate de que los videojuegos sean o no sean arte. Es algo que pasa incluso en otros medios. La tia buena atrae mas que la tia carismatica. Y es por eso que es un estigma que cuando se supere. Los videojuegos habran avanzado mas como un genero del arte y no un simple pasatiempo de gordos diabeticos que se la machacan viendo tias en 3D.
    • Completamente de acuerdo. Hemos pasado de que no nos importe dos mierdas que haya personajes femeninos hipersexualizados a llamar "machista" todo lo que no presenta a las mujeres como... no sé, la verdad. Si las presentas como objetos, malo (obviamente, y estoy de acuerdo). Pero si las presentas como heroínas más capaces que todos los hombres de su entorno juntos... también malo, porque hay un psicópata asesino, saqueador, salvaje y caníbal que ¡oh, no! no pretende seguir las normas de protocolo y pedirle la mano al padre antes de hacer cosas indecentes con ella.

      La situación del debate del sexismo en los videojuegos ya la resumiste una vez tú, Dayo, en tu "top 10 pechos de videojuegos": "¿Qué esperábais que hiciera, invitarla al cine?" Hostia, espera, que eso es machista también.

      ESTAMOS JODIDOS.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....