Análisis Driver Renegade 3D para 3DS

videojuegos
Driver Renegade 3D
Escrito por Alejandro Pascual, el 07/09/2011.

Análisis de Driver Renegade 3D

La saga Driver está de vuelta y tras el estupendo sabor de boca que ha dejado San Francisco, Tanner decide mostrar su lado más duro en la versión para la nueva consola Nintendo 3DS. La idea es simple, divertida y ajustada a lo que debe ser un juego rápido para una portátil: misiones cortas, con objetivos muy concretos, todo ello aderezado con unas escenas tipo comic que nos narrarán los acontecimientos que impulsan cada misión.

Así, el modo historia de Driver Renegade 3D se divide en veinte misiones donde tendremos un vehículo concreto con el que realizar persecuciones, destrozar objetos del escenario o coches en una ciudad abierta y bastante grande llena de callejones y cruces peligrosos. A este modo historia le acompaña un modo carrera donde realizaremos diversas competiciones de un punto a otro punto de la ciudad, algo parecido a lo visto en Burnout Paradise. Para desbloquear los diversos coches que dispone el juego, se recomiendo un modo de dificultad alto, de manera que al superar cada misión del modo historia, éstos estén disponibles en el modo Carrera.

Para rizar más el rizo, tendremos un turbo que podremos rellenar realizando maniobras peligrosas por la ciudad, así como destrozando el mobiliario urbano, todo con un punto muy gamberro más acorde con la personalidad de Tanner de esta versión (policía fuera de la ley). De igual forma, nuestro coche sufrirá daños, por lo que tendremos que pensarnos muy bien cuándo es mejor seguir con nuestros objetivos o pasar por un taller de reparación para que nos arreglen el vehículo.

Lo cierto es que Driver Renegade 3D cumple bien como juego portátil, con misiones más sencillas que pueden disfrutarse en un par de minutos, sin embargo, el acabado final del juego termina restando bastante ambientación a la obra, en una ciudad totalmente vacía desprovista de transeúntes, detalles que le den viveza y con pocos coches que atraviesen sus calles a parte de los que están ahí para cumplir la misión. De la misma forma, también se echan de menos detalles en la física de la aceleración, frenada, choques y todos los efectos que hacen que nuestro coche parezca realmente que está patinando por el asfalto, ya que en ocasiones, los vehículos parecen más unas pequeñas maquetas que bólidos cruzando la ciudad.

El apartado técnico da una de cal y otra de arena. Los colores escogidos dan un aspecto muy personal y hay detalles como el reflejo de la luz del sol sobre el asfalto, sin embargo, la falta de vida en toda ciudad se sigue echando mucho de menos. Destrozar cualquier estructura o vehículo que se interponga en el camino se refleja con un efecto muy vago, por lo que nunca da la sensación de que uno está haciendo el cabra por una ciudad. A esto tampoco ayuda en demasía el control del vehículo, donde no es necesario frenar correctamente para poder tomar una curva complicada.

Echamos de menos algo del Driver original, que se podría haber llevado a portátil de manera más acertada que este Driver Renegade 3D, tal y como hemos podido comprobar en la versión de iPhone. Renegade acusa de demasiadas prisas, y eso a la hora de disfrutar de un juego de carreras hace que la experiencia jugable se vea muy mermada y que en vez de hacernos sentir como si condujéramos un vehículo, con su peso y potencia, parezca que estamos conduciendo un micro machine por una ciudad a escala. La idea es buena, pero necesita, sin duda alguna, mucha más solvencia.

NOTA FINAL: 5,5
Ficha técnica

Plataforma: Nintendo 3DS
Lanzamiento: Ya disponible
Desarrolladora: Ubisoft
Productora: Ubisoft
Género: Conducción