Triple Town: La ecuación del éxito (Página 1/2)
Escrito por Raúl F. Rosso, el 29/01/2012.
Ir a la páginaInicio2
Cuando yo era joven todo esto era campo. Me refiero al mundo de los videojuegos. Llegabas una mañana, te levantabas y salía de debajo de una piedra un Alexey Platijnov con el Tetris debajo del brazo. Sucedía a diario; pero como todo en esta vida, ese torrente de novedad e innovación fue menguando, ya que la industria comenzaba a sentir que no había sitio para mucha gente más en esto de ser innovador.

Aun así, de vez en cuando siguen apareciendo simpáticos y risueños señores demostrándonos que no está todo dicho, y uno acaba preguntándose si realmente lo que le falla a esta industria no es la imposibilidad de ser original al estar todo inventado, sino la escasez de talento entre los que parten el bacalao. Razón de más si tenemos en cuenta que últimamente donde más cosas novedosas hay es en el mercado indie. Los pequeños proyectos de buhardilla están dando muchas alegrías e influyendo en los titanes mainstream de la industria por sorprendente que parezca.

Triple Town

¿Es necesario que para dar esa última vuelta de tuerca a un género haya que plantear barrocos planteamientos jugables en pos de la innovación? Pues dado el jueguecillo que tenemos entre manos, esta afirmación se rompe desde la base. Triple Town nació como un espartano minijuego en el Kindle de Amazon para más tarde dar el salto a Facebook como videojuego social. Desde hace escasos días podemos también jugarlo en smarthpones, y es precisamente ahí, en ese mercado emergente de los videojuegos para móviles y dispositivos Apple análogos, donde ha dado el pelotazo.

Casi me da la risa al intentar explicarles la mecánica del juego, pues la cosa va de juntar tres piezas del mismo tipo en una cuadrícula de 6x6, con el añadido de que cada vez que unimos tres elementos iguales, se convierten en un elemento de rango superior, que a su vez puede ser combinada también en grupos de tres para generar otra todavía mayor, y así sucesivamente. Y punto. Existen un par de mecánicas adicionales donde poder reservar una pieza para usarla cuando queramos o la molestia que suponen unos ositos que van dando brincos por pantalla. Explicado pierde mucho la idea, lo mejor es que le echen un vistazo.

Triple Town

Pues con todo esto, sin duda Triple Town es el juego al que le estoy dedicando más tiempo durante las últimas semanas, y resulta aleccionador que una idea tan peregrina como esta me reporte más satisfacciones y colme mis expectativas ociosas mucho más que otros supuestos “Triple A" que están cogiendo polvo en la estantería. Podría considerarse una filia personal, ya que todos tenemos nuestras perversiones particulares, pero habiendo contrastado las sensaciones con otros usuarios que también están dándole al juego, parece que el sentimiento es generalizado.
Ir a la páginaInicio2


Video destacado: