1. Mundogamers
  2. Avances

Avance Titanfall ,XONE

Nacido para el éxito, la primera piedra de la nueva generación de consolas se estrenará a finales de año. Tendremos que esperar algo más, pero valdrá la pena: Titanfall lo parte.
Jueves 22 de Agosto de 2013 por Toni Piedrabuena

Ramón Méndez

No se puede negar que, casi sin quererlo, Titanfall se había convertido en uno de los juegos más esperados de este E3, y por diversos motivos. El primero no es otro que el hecho de que se trate del primer título de Respawn Entertainment, un estudio de desarrollo independiente fundado en 2010 por varios de los miembros más importantes de Infinity Ward, que tenían sobre sus espaldas varios de los mejores Call of Duty que se recuerdan. En segundo lugar, se trata de una nueva franquicia, algo que siempre suele generar muchas expectativas y curiosidades, con ese ojo analítico de ver si tiene una propuesta lo bastante atractiva como para hacerse un hueco en el mercado. Y por último, porque se rumoreaba (como así ha sido) que sería una exclusiva de Microsoft (PC, Xbox 360 y Xbox One), posiblemente una de las bazas más importantes de los de Redmond para este inicio de feria.

 

La presentación del juego ha sido, claramente, un éxito espectacular gracias a su innovador estilo de juego que consigue mezclar con acierto lo mejor de varios de los shooters en tercera persona más importantes de los últimos años. No se puede negar, ya desde una primera toma de contacto, su herencia de Call of Duty. Lo que ha hecho grande a la franquicia de Activision ha sido, sobre todo, su espectacular y exitoso modo multijugador, del que la antigua Infinity Ward tuvo buena parte de culpa y que en esta resurrección como Respawn Entertainment llevan a un nuevo nivel. Titanfall es un juego exclusivamente multijugador, que aunque cuenta con personajes y argumento no puede ocultar que su base fundamental es el juego cooperativo y el enfrentamiento directo entre dos bandos de jugadores. En la secuencia que se mostró durante la conferencia de Microsoft se pudo ver cómo el giraba en torno a conseguir más puntos que el rival dentro del tiempo establecido, pero lejos de resultar anodino por este aspecto, lo cierto es que es un juego muy intenso que da un aire fresco y original al mundo de los juegos multijugador.

 

Por si fuera poco, los personajes contarán con útiles jetpacks que les ayudarán a sortear dificultades.

 

Uno de los detalles más originales y atractivos del juego es su dinamismo y su variedad. Nuestro personaje básico se moverá a pie y hará uso de las tradicionales armas de fuego para acabar con sus enemigos. Hasta aquí, todo parece lo normal y esperable del género; pero el juego debe su título a unos grande mech, apodados Titanes, a los que ambos bandos del conflicto armado tienen acceso y pueden usar en su beneficio. Cuando estamos dentro del mech, las cosas cambian drásticamente y pasamos a ser una gigantesca mole de metal, más resistente y más potente, que puede aplastar como si fuesen hormigas a los enemigos a pie que se cruce en su camino. En este punto cabría pensar en juegos de mech de renombre, tales como Armored Core, Mechwarrior o Front Mission, pero parece que la cosa es mucho más sencilla y directa, más similar a lo que hemos visto en F.E.A.R. 2: los mechs están a nuestra disposición de vez en cuando, no son una constante, y los podremos usar tanto tiempo como nos sea posible antes de que los daños sufridos nos obliguen a abandonarlos y volver a caminar.

 

Dentro del mech, nos fusionaremos con él de tal forma que seremos ágiles, veloces y con mucha puntería; estos Titanes no son máquinas lentas y toscas, sino que se mueven con gracilidad y pueden correr, saltar o comportarse de forma muy humana, casi como si fuese nuestro propio cuerpo. Pero además, los Titanes tendrán habilidades especiales: en un detalle claramente inspirado por BioShock, mientras en la mano derecha llevamos nuestra arma, con la izquierda podremos atraer balas, mantenerlas en el aire y lanzarlas con fuerza al enemigo.

 

Cuando nuestros aliados nos envíen un cargamento de Titanes, nuestra mejor opción será subirnos a uno y aplastar a nuestros enemigos.

 

Todos y cada uno de los momentos que hemos visto hasta ahora de Titanfall son un no parar de situaciones, enfrentamientos, explosiones y disparos en los que el tiempo pasa volando y no podemos despistarnos ni un instante si no queremos acabar siendo carne de cañón. La espectacularidad alcanza nuevas cuotas cuando nuestro objetivo es derribar un Titán a pie; seguramente, muy pocas experiencias online sean capaces de reproducir esa sensación de satisfacción que se produce tras haber derribado a una mole de varias toneladas con nuestras propias manos. Titanfall está llamado a ser el abanderado de una nueva generación de juego online, cogiendo ideas de diversas fuentes para fusionarlas, hacerlas suyas y mejorarlas. Aunque todavía hay que esperar hasta primavera de 2014 para conocer el resultado final, la primera toma de contacto con el juego demuestra que Respawn Entertainment es un estudio con muchísima calidad entre sus filas y, por tanto, hay motivos más que de sobra para ser optimistas.


<< Anterior Siguiente >>