1. Mundogamers
  2. Avances

Avance Assassin's Creed Revelations ,PC,PS3,X360

Los templarios pueden volver a intentar recapturar las bases, y Ezio no siempre podrá estar ahí para defenderlas
Lunes 25 de Enero de 2021 por Adrián Suárez Mouriño

Si algo ya llevamos aprendido gracias al salto entre Assassin's Creed II y La Hermandad es que, aunque Ubisoft haga un título anual, no serán meras expansiones a pesar de que aún no hayan dado el salto definitivo a la esperada tercera entrega, y con todo lo que conocemos de Revelations, este cuarto título de la saga y final de la trilogía de Ezio, ya vamos mejor que bien preparados para una aventura con las novedades suficientes como para despuntar entre la horda de lanzamientos de Noviembre.

Os decíamos que Assassin's Creed: Revelations es el final de la historia de Ezio, porque aunque controlemos a los tres protagonistas de la saga en sus caminos entrelazados, será el florentino quien esté en el centro de la pantalla durante más del 80% de la historia, y salvo que Ubisoft nos tenga preparada una gran sorpresa, el mundo interior de Desmond y los flashbacks de Altaïr sólo serán fases de transición mientras que expandimos la hermandad de asesinos más allá de los límites de Constantinopla, el centro del mundo conocido durante el Siglo XVI, y el centro jugable que exploraremos en Revelations.

Coyuntura histórica – Personajes y localizaciones


Ezio Auditore será esta vez un hombre más viejo, pero a la vez más hábil y sabio, con nuevas habilidades y nuevos conocimientos potenciados por su encuentro con Yusuf Tazim, el maestro asesino de Constantinopla que le enseñará las maravillas de una nueva arma, la hoja-garfio oculta que dará más variedad a los movimientos de combate y escalada de Ezio.

La experiencia de Ezio ha sido hasta ahora la de una historia de venganza, siempre persiguiendo a sus enemigos, asesinos de sus familiares, mientras que se veía inmiscuído en una causa mayor. Ésta vez, Ezio llegará a un punto en el que buscará su cometido en la vida, e intentando saber más sobre la orden de asesinos y el legado de Altaïr, viajará a Masyaf (ciudad base de la primera entrega) para encontrársela sitiada por templarios y comenzar la búsqueda de las piezas de una llave que le llevará hasta Constantinopla, siguiendo los pasos de Altaïr, a quien controlaremos como un recuerdo imbuido en esas piezas de llave.

Una vez allí, la conspiración templaria seguirá en pie metiéndose en los conflictos entre bizantinos y otomanos a lo largo y ancho de las cuatro grandes áreas de la ciudad, dividida entre dos continentes con sus respectivas grandes diferencias a nivel económico, estético y cultural. Este conflicto nos llevará a hacer nuevos aliados y enemigos, y se ha confirmado que ayudaremos al Príncipe Suleiman el Magnífico en su ascenso al trono, conociéndole una década antes de éste hecho. Algo habitual en la saga son también grandes villanos históricos, muertos por causas desconocidas donde se intercala aquí de forma magistral la intervención de los asesinos, siendo aquí el gran rival a batir el heredero al trono bizantino, Manuel Palaeologos, de quien aún se desconoce su conexión con los templarios. Templarios a los que llegaremos a atacar a su misma base, en una fortaleza subterránea en la Cappadocia.

Finalmente, conocemos que Ezio ya no será ese joven descarado y mujeriego de antaño, sino que ésta vez buscará el amor de Sofía Sorto, una joven librera salida de Retrato de una Joven Veneciana de Albrecht Durer que encuentra atractivo y misterioso al protagonista, con quien empieza a congeniar. La pega aquí es que Ezio no puede contarle nada sobre su tormentoso pasado, sus actividades y objetivos, tanto por ella como por la hermandad, y quedará comprobar cómo se desarrolla la historia amorosa de Ezio para continuar con su legado.

Revelaciones jugables


Cuchillas ocultas, espadas, dagas, ballestas, veneno, bombas de humo e incluso un diminuto cañón oculto son muchas de las opciones que tiene Ezio para acabar con sus enemigos, y ahora habrá, no una, sino muchas más, empezando por una de las novedades de la saga recién mostradas que es la creación de todo tipo de bombas a base de ingredientes de lo más variado. Recolectando objetos entre pólvoras y coberturas podemos crear artefactos explosivos de diversa índole, tanto a modo de ataque como de distracción táctica, pudiendo incluso rellenarlas de púas para crear bombas de fragmentación que amplíen el radio de daño, y todo esto podremos tanto arrojarlo como plantarlo estratégicamente, dando una variedad aún mayor a las posibilidades de infiltración.



Mención aparte a la hoja-garfio de la que hablábamos al principio, que no sólo servirá como nueva opción en combate sino que hará las veces de apoyo para que un Ezio envejecido pueda escalar como si fuese diez años más joven. Esta herramienta funcionará como llave para un medio de transporte que utilizaremos muy a menudo a falta de caballos, que son las tirolinas diseminadas por los tejados de toda la ciudad de Constantinopla, y podremos ampliar nuestra capacidad de movimiento a medida que vayamos conquistando zonas de la ciudad.

Porque al igual que en La Hermandad, tendremos que recuperar localizaciones estratégicas, antes ocupadas por los Borgia, ahora por bizantinos aliados de los templarios, que al conquistarlas convertiremos en bases del gremio de asesinos que nos permitirán controlar una zona, mejorar sus tiendas (con más niveles de mejora ésta vez) y aumentar el número de tirolinas de los alrededores. Pero ésta vez no será tan fácil mantener el monopolio de la ciudad.

El sistema de reclutamiento de asesinos iniciado en La Hermandad cobrará ahora una nueva dimensión, y es que los templarios pueden volver a intentar recapturar las bases, y Ezio no siempre podrá estar ahí para defenderlas. Habrá que mandar a tu gente de confianza, basándose en un sistema de niveles y un porcentaje de éxito, para defender las bases, además de poder enviarlos a lo largo de toda Europa y parte de Asia para seguir cumpliendo con objetivos que amplíen la influencia anti-templaria.

Es más, esta vez se confirma que los aliados asesinos que superen el nivel 10 y lleguen al rango de Maestro Asesino, desarrollarán una personalidad y serán mucho más personalizables, tanto a nivel de aspecto como de habilidades y armamento, y serán lo suficientemente inteligentes como para que muchas veces ni siquiera tengamos que llamarles para que acudan en nuestra ayuda, en ayuda de su líder al que escoltan desde las sombras. La batalla secreta entre asesinos y templarios será ahora como una gigantesca partida de ajedrez por toda Constantinopla, donde cada pieza será clave.

Y continuando con esa batalla, será en el presente donde se enlace todo con la siguiente entrega de la saga, con un Desmond en un coma profundo a riesgo de un desdoblamiento de personalidad por el efecto sangrado que produce el Animus, y será dentro de esta máquina y dentro de la mente del sujeto donde descubramos nuevas verdades sobre el devenir de la franquicia, en cortas secuencias rodeadas de misterio que nos harán recorrer zonas de plataformas similares a las del entrenamiento VR del Animus de La Hermandad, a su vez de estética similar a las pulcras pruebas contrarreloj de Mirror's Edge.



Esta vez vamos bajo aviso, Revelations no será una expansión más, sino que promete ser la entrega más intensa y variada de la saga, donde también tendrá cabida una relación entre la campaña y el modo multijugador, que también vendrá cargado de novedades y del que os ofreceremos unas extensas impresiones en las próximas semanas, al comienzo de la beta que Ubisoft ofrecerá a los miembros de PlayStation Plus.


<< Anterior Siguiente >>