mundogamers

Puede que alguno aún no se haya dado cuenta pero, Rayman es música, es ritmo. Una partitura que nos invita a movernos por el escenario siguiendo un compás. Ha quedado atrás la imagen de un plataformas simpático de un ser que repartía guantazos y podía planear haciendo girar su flequillo. El nuevo Rayman que nos acompaña desde hace algunos años vive sus aventuras como si la vida fuera un baile.

 

Cuando hablamos de música y bailes no nos referimos solamente a esos niveles en que, obviamente, una música nos marca el momento justo de saltar o apalear a los enemigos. Y es que, en cualquier mapa, la acción tiene un tempo que nos indica cómo, cuándo y por dónde debemos avanzar para no morir. Según avanzamos, vamos observando como cada elemento está colocado estratégicamente y cada enemigo se mueve de una forma concreta para que tengamos que sincronizarnos con esta danza. Todo esto se ve extrapolado en Rayman Legends, cuando Murfy, esa especie de mosca verde que lleva acompañando al título desde el principio, hace su aparición. Manejar a este personaje es un reto de coordinación. Se encarga de abrirnos camino a través de los distintos obstáculos que vamos encontrando a nuestro paso. Y eso no solo hace de la entrega algo más difícil, sino que resulta más dinámico.

 

El multijugador y la implementación de Murfy enriquecen la jugabilidad de Rayman Legends


Con los primeros videos del juego, muchos temimos que la entrada en escena de Murfy restase jugabilidad, obligándonos a estar interrumpiendo la clásica fluidez y rapidez de la franquicia teniendo que interactuar con el insecto. Tras haberlo probado, hay que reconocer que esa idea está muy lejos de la realidad. No se corta la experiencia sino que nos añade una acción simultánea, pero el juego continúa. De hecho requiere que estemos más atentos, que pulamos aún mas nuestros reflejos para poder disfrutar completamente de la partida. Algo así ocurría con Mirror´s Edge que, para sacarle todo el jugo debíamos lograr hacer la carrera perfecta sin chocarnos. Quizá Rayman no es tan exigente pero, cuando logramos encadenar todos los movimientos entre los dos personajes, notamos una fluidez espectacular.

 

Dejando a un lado al bueno de Murfy, nada más entrar en Rayman Legends, nos damos cuenta de que todo es más grande, el reparto de personajes, la variedad de niveles y los modos de juego. En cuanto al elenco que puebla la entrega, hay que reconocer que Bárbara tiene mucho encanto. Aunque es larga la lista de los que podemos encarnar e incluso encontraremos algún guiño a otras franquicias de Ubisoft. En cuanto a los escenarios que podremos recorrer, es increíble lo variados que son.. Unos nos introducirán en la jungla, otros nos harán recorrer caminos envueltos en fuego o sumergirnos en las profundidades marinas. Todo ambientado es sus propios motivos y con un gran trabajo en el diseño del nivelado. 

 

Encontraremos niveles de lo más variado decorados y estructurados con sus propios motivos de lo más original


Una vez más hay que hacer mención especial a las pantallas musicales. La sincronía entre las apariciones de los enemigos, los objetos y nuestras acciones, como saltar o golpear, pareciera que nos introduce en un pentagrama y que las notas han sido sustituidas por todos estos estos elementos. Seguro que recordáis también que en Origins, tras completar un nivel, podíamos rejugarlo en un modo contrarreloj. En Rayman Legends esto se ha visto modificado para convertirse en algo llamado Modos Invasión. No se trata de volver a corretear por los mismos lugares mirando un cronómetro para tratar de hacerlo en el menor tiempo posible. Lo que ocurre es que debemos llegar al final del mapa, esquivando o venciendo a los enemigos, mientras rescatamos a los 3 teensies en el menor tiempo posible. Algo diferente, más allá de repetir, nos ofrece algo distinto con sus propios retos y dificultades.

 

El modo multijugador es algo que, con el retraso del lanzamiento, será diferente en función de la plataforma en la que juguemos. Si bien en Wii U podremos participar hasta 5 amigos, en PlayStation 3 y Xbox 360 serán 4 los participantes máximos, mientras que para PS Vita, sólo podremos jugar 2. El límite de 2 jugadores, será el mismo para cualquier consola si jugamos en local.

 

Y es que, aunque el retraso del lanzamiento nos haya provocado algo más que un enfado, para algunos aspectos del desarrollo del juego, no ha venido mal. En sí esto le ha servido al estudio para completar el título y que la oferta sea mayor. Incluso encontramos un modo llamado “Back to Origins” (vuelta a los orígenes). Este modo es una selección de niveles de la entrega anterior retocados gráficamente para no desentonar con los de Legends. Por otra parte tenemos que también ha hecho posible que lo encontremos en más plataformas, aunque en un comienzo parecía ser exclusivo de Wii U. Con el mando tradicional de Xbox 360 se juega bien haciendo a Murfy interactuar con solo pulsar el botón B o LB y RB (en alguna ocasión). El mando de PS3 traerá alguna particularidad. En cambio, donde realmente notaremos una experiencia más completa será con los mandos táctiles. Las versiones de Wii U y PS Vita nos permitirán sacarle partido a los retos y fases en que utilicemos a Murfy.

 

Los jefes finales nos las harán pasar canutas, teniendo que repetirlos varias veces pero sin llegar a frustrarnos

 

Está claro que Ubisoft ha hecho madurar una vez más al Claro de los Sueños, ampliando su contenido y dándole una vuelta al diseño de los escenarios. Lo que realmente nos engancha de Rayman es esa musicalidad que nos empuja a seguir un ritmo y a reintentar las fases hasta que la sintonía, que es la propia mecánica, queda interiorizada y fluye en nuestro cerebro de forma automática. No cabe duda de que a pesar de su retraso, el juego sigue mostrando encantos que nos hacen desear probar más y más de él.

    • Acerca de Alvaro Ondina
    • ¿Qué queréis que os cuente sobre mi? Además de redactor en Mundogamers, soy informático, lo que me hace un poco más raro. Siempre hambriento de una buena historia y sediento de sensaciones (y, por supuesto, de cerveza). Ya sabéis que siempre dispuesto a dar todo lo que pueda. Si os puedo ayudar en algo me tenéis en twitter o por email. Un abrazo con lengua.

  • Alvaro Ondina
0
Comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema

Copas de vino y vasos de Coca-Cola

En Boogie Nights, Jack Horner creía en el potencial del cine porno como forma de expresión artística, y cada vez que alguien se lo cuestionaba resolvía sus dudas a hostias. Los ...


Leer más
Sigue a Mundogamers en