Avance DmC Devil May Cry PS3

Podéis odiar al nuevo Dante, pero no se puede odiar a DmC.

Avance DmC Devil May Cry

Menuda polémica la que va a haber con este reboot occidental de Devil May Cry. Será el clásico caso de juego que unos aman y otros odian por razones que se escaparán a las mentes del grupo contrario, pero lo que no podemos negar es que Ninja Theory ha respetado al máximo, imagen de Dante aparte, la saga original de uno de los cazadores de demonios más carismáticos que ha dado el panorama del videojuego. Pero es inevitable, no podemos dejar al nuevo Dante de lado cuando forma una parte tan importante de un juego cuya historia mejora con creces a la de la saga original, a pesar de que el porcentaje de flipadas made in Japan se haya reducido muchísimo.

 

Un gatillo para la guadaña, otro para el hacha. El cambio de armas es fluido y necesario.

 

Este mismo Dante que empieza de un modo casi tan chulesco como el joven Dante de Devil May Cry 3, termina perdiendo mucha fuerza a medida que avanzan las pantallas. Diez niveles hemos jugado por el momento en unas muy buenas seis horas y media de juego, y a pesar de que Dante pierde carisma a pasos agigantados para dejar de ser un rebelde y convertirse en poco más que un peón, no es falso lo que os decíamos de que la historia mejora a las originales cuando nos explican vida y obra de Dante, de Sparda y de toda la corte demoníaca que ya conocemos, sin lío alguno. Además, contamos con el factor actualidad, donde Ninja Theory hace una crítica muy bestia a que el auténtico demonio está en el consumismo, la manipulación de los medios y la deuda económica.

 

Pasemos a lo realmente importante, que es el combate. ¿Se nota la falta de 60 fps? Sí, pero no. La sensación al comparar este DmC con Devil May Cry 4 o con Bayonetta es que evidentemente no parece que tenga la misma fluidez, pero Ninja Theory ha conseguido disminuir ligeramente el ritmo del juego, sin disminuir su dificultad o empeorar su sistema de combate, para hacer que no sea necesario un timing ultra preciso que se vea beneficiado por los 60 fps a la hora de encadenar combos, pero no por ello nos da la impresión de que estemos manejando a un Dante lento y tosco. Hacer combos es sencillo, los cambios de armas accesibles y necesarios facilitan mucho la labor, pero dominar el juego y conseguir esos rankings SSS puede llegar a costar tanto como anteriormente en la saga. Porque sí, tras unas cuantas horas con este nuevo Dante, lo contamos como dentro de la saga, le pese a quien le pese.

 

Kat es el recurso para que el jugador sienta un poco de empatía hacia el capullo del nuevo Dante.

 

Los gatillos aquí lo son todo. El izquierdo convierte nuestra espada regular en un arma celestial, de gran rango y velocidad, y el botón con el que disparamos a Ebony e Ivory pasa a ser el botón de un gancho que nos impulsa hacia un enemigo o una plataforma. Con el gatillo derecho convertimos el arma en un arma demoníaca, lenta pero muy potente, y ese gancho atrae plataformas y enemigos hacia nosotros. Los dos tipos de gancho vendrían a representar a las funciones de Hell Bound y Snatch del Devil Bringer de Nero, y funcionan tanto dentro como fuera del combate, con una importancia casi similar ya que esta vez habrá muchas más secciones de plataformas que nunca, combinando doble salto, atracción, impulso y dash aéreo a medida que el escenario cambia ante nosotros y haciendo que nos relajemos un poco de tanto combate y dándonos la posibilidad de ampliar la visión retorcida de un mundo neogótico.

 

Podemos respirar tranquilos, que a pesar de la mala fama que ha ido cogiendo Ninja Theory a lo largo de la generación, este DmC no es un experimento de occidentalización de una saga bien establecida, sino que es un Devil May Cry con todas las letras y algunas más, contando el sistema de combos, los orbes rojos, la distribución de puntos en desbloquear nuevos combos y habilidades para cada arma (5 + pistolas por el momento), y añadiendo un plus de exploración a cada nivel con varios coleccionables a encontrar con sus respectivas buenas recompensas.

 

El sistema de combos se mantiene, aunque es menos estricto.

 

Podéis odiar al nuevo Dante, odiadlo todo lo que queráis y tendréis todos los motivos del mundo. Yo mismo he sido un detractor del cambio de imagen desde el principio, y si bien la imagen ya no me importa y hasta le encuentro cabida en este nuevo mundo, del carácter sí que tendría algo más que decir. Pero lo que no se puede odiar es a DmC sólo por su protagonista, porque a pesar de todo, en Ninja Theory están haciendo un gran trabajo por mantener intacta la esencia de la saga y cogiendo pinceladas de otros grandes hack'n'slash para añadirlos a una fórmula que no dejará a nadie indiferente, a partir del próximo 15 de enero.

3
Comentarios
Comentar
    • Por algún motivo después de Devil May Cry 3, no pude volver a jugar ninguno, no despiertan en mi el deseo que despertó esa espectacular entrega.
    • Será una lástima si a este título no le va bien porque la gente no se da cuenta de que puede criticar a Dante y divertirse jugando al mismo tiempo.

      Yo soy Ninja Theory y pongo Skin descargable xD
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Devil May Cry HD Collection Devil May Cry HD Collection
El Devil May Cry HD es un recopilatorio de los 3 primeros juegos de la saga. Con unos gráficos mejorados en el acabado de los escenari...
DmC La Caída de Vergil DmC La Caída de Vergil
El primer DLC del reboot de Devil May Cry nos hace olvidarnos del mal trago que muchos han pasado por el rediseño de Dante para ponernos en ...
Masacre Masacre
El antihéroe de la Marvel no se corta un pelo y nos trae su humor socarrón desde el cómic directamente a los videojuegos, lleg...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
7.5
/ 10
Valoración media de usuarios
28 votos

Género: Hack'n'slash

Saga: Devil May Cry

Distribuidor: Capcom

Pegi: +18

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de DmC Devil May Cry, Ninja Theory
Dexed

Dexed

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4 PC

Juegos de la misma saga