mundogamers
    • Avance
    • Diablo III Reaper of Souls
  • La beta de una nueva veta

    de oro para Blizzard

Ya tenemos a nuestra disposición la beta cerrada de Diablo III: Reaper of Souls. Para muchos es un parche que tendría que haber formado parte del juego original, llenando los foros de protestas y glorificando una vez más al Diablo II. Si bien es cierto que el segundo Diablo, más que difunto, vivo y muy presente en las inevitables comparaciones, fue hace 10 años una manera muy gustosa de devorar el tiempo, no se puede decir que Diablo III sea inferior. Tal vez eso se ha visto reflejado en las buenas ventas, a pesar de la supuesta decepción posterior. Lo que le falta de adictivo y equilibrado como título de rol se suple con cinemáticas, gráficos y animaciones hipnóticas, por ejemplo. Y las demás carencias son las que se tratan de solventar con Reaper of Souls, que además incluye un acto y un personaje nuevo.

 

El Paladín reparte luz en forma de galleta. Ah, que ahora se llama Cruzado.

 

Este nuevo héroe se veía venir. Un Paladín con ciertos toques del guerrero, o Cruzado, como llaman a la nueva clase de personaje. Un defensor acorazado que saca provecho de sus habilidades con una espada y un escudo como mejor elección, y al probarlo comprobamos que es perfecto para la melé entre aglomeraciones de monstruos, como no podía ser de otra manera. También hace uso de habilidades nostálgicas a distancia como el Martillo Bendito del antiguo Paladín. Otras son muy efectistas, como el juego en general, y en medio de un grupo de esqueletos mi Cruzada se monta en lomos de un caballo, lo cual queda muy épico pero no aporta dinamismo ni los mejores resultados en combate.

 

El acto V, situado en unas ruinas enormes de los nephalem bajo Westmarch, trata de recuperar la ambientación lúgubre del anterior Diablo, que puede contentar más a los que ven una estética colorida a lo WoW (o Square Enix de los últimos años, sobretodo en el Acto IV) en Diablo III. La trama implica a un ejército de muertos vivientes que atiende a los caprichos de Malthael, el que fuera Ángel de la Sabiduría y actual Ángel de la Muerte. Sí, el mismo que porta dos hoces y unas facciones tan reconocibles como las de los Nazgul.

 

Las cinemáticas entre actos son demenciales, eso no lo negaréis

 

Otro añadido nos permite elegir entre dos modos distintos cada vez que creemos una nueva partida. Uno es el modo Campaña, lineal aunque con algunos pequeños logros o mini misiones secundarias a cumplir bajo determinadas condiciones, y el otro es el modo Aventura.

 

En el modo Aventura, la mayoría de los elementos impulsados por la historia han sido eliminados, lo cual proporciona a los jugadores todos los transportadores entre actos para batallar donde venga en gana. Otra cosa que se agradece es poder saltar de un modo a otro, y de una dificultad a otra. De Aventura en modo experto para sacudir a unas cuantas bestias en las llanuras, al modo Campaña en Normal si nos entra prisa, por poner un ejemplo.

 

Un nuevo entorno concebido con maestría para los Nephalem.

 

Dentro del modo Aventura se han incluido los contratos y las fallas nephalem, supongamos que como intento de añadir variedad y más horas de juego en vez de incluir más de un acto por parte de Blizzard. Los contratos son objetivos opcionales y aleatorios y cada acto tendrá su propio conjunto de contratos aleatorios para que los jugadores los exploren y los conquisten. Al completar un conjunto de contratos, los jugadores recibirán su recompensa, que es la verdadera finalidad más allá de la aleatoriedad y la dudosa diversión. Porque los contratos pretenden dar acceso a objetos legendarios únicos, pero eso aún no lo hemos visto. Tampoco hemos visto las piedras de falla, que dan acceso a las fallas Nephalem. Otra manera más de mezclar avaricia con lo totalmente imprevisible, esta vez con un tiempo limitado, que debería corresponder con las partidas de botín oloot run ya anunciado y que muchos jugadores pedían.

 

A veces tener que desvelar el mismo mapa varias veces hace que obviemos cientos de detalles, desgraciadamente

 

Sí, si, todo esto está muy bien. No voy a seguir hablando de la Mística, que trae encantamiento y transfiguración, del Paragon ni del nuevo sistema de objetos. Sí confirmaré que al utilizar a la Cruzada (o mujer Cruzado, que suena tan mal como mujer cartero) las armas raras que he ido recogiendo en mi partida son adecuadas para la clase del personaje, con lo que los porcentajes se han ajustado para no ir portando armas inútiles hasta llegar de nuevo a un lugar de venta para deshacernos de ellas. También disponen de un ajuste adecuado a las exigencias que he leído en posts. Pero realmente quiero utilizar al Monje (la guerrera Monje) de mi partida original, que es lo interesante del asunto: poder subir a tu personaje hasta nivel 70 como prometen que se puede hacer al fin, con todas las nuevas mejoras. Pero hasta que no tengamos Reaper of Souls completo, la sensación que me queda es la de pereza, y no quiero que ésto vicie la opinión sobre la ampliación que nos ocupa. Y ocupará, porque va a dar para muchas horas. 

    • Acerca de María Emegé
    • Gamer® since '91. Quiso ser Leonardo da Vinci y Julio César; viendo la barba como un imposible y la corona de olivo como un estorbo, optó por hacer cómics, ilustración, fotografía, diseño y periodismo. En su obsesión por viajar intenta conquistar cada país, pero siempre la conquistan a ella.

  • María Emegé
0
Comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema

Dominar y someter

En El Mago de Oz Dorothy fue encargada con la tarea más simple de la Historia del cine: sigue la senda de las baldosas amarillas. Ya te diremos cuándo has ganado. En Fable 2 una send...


Leer más
Sigue a Mundogamers en