Avance Catherine PS3

Avance Catherine

Un hombre y dos mujeres. Posiblemente, y evitando comparaciones galácticas y fantásticas, el primero trío amoroso de la historia de los videojuegos que se trata con algo de respecto y con algo de ganas de aprender de ello. Vincent es novio de Katherine. Vincent conoce a Catherine. Vincent se lía con Catherine. Vincent tiene un problema. 

 

No creemos que sea coincidencia que cada vez más juegos empiecen a cambiar su forma de ver la narrativa y utilicen los puzles como medio en vez de una coraza metálica de balas y explosiones que derrumban edificios. Piénsalo. Portal 2 no necesitaba prácticamente de ningún componente de acción para contar una historia. Hotel Dusk directamente se desvinculaba. Heavy Rain mezclaba la calma con la tempestad. Y ahora es el turno de Catherine. Pero probablemente deberíamos de plantearnos primero qué es Catherine, qué supone en el panorama actual de los videojuegos y por qué lo esperamos tanto en vez de cada uno de sus entresijos. 

 

¿Por qué estás leyendo esto? ¿Cómo has acabado aquí? Probablemente el 99% de los lectores y futuros jugadores de Catherine empiezan precisamente por la misma premisa. Ésta: Una mujer. Y qué mujer. Seamos sinceros, no vas a jugar a Catherine precisamente porque seas un aficionado extremo a los puzles, aunque lo más seguro es que al final de la aventura sea una de las cosas que más recuerdes del título, porque son ingeniosos "hasta la muerte". No. Si vas a jugar a Catherine es por lo mismo por lo que empieza todo: chico conoce a chica y a partir de aquí se lía parda, sobre todo si, como el protagonista de la aventura, como seguramente ya sabrás, tiene novia desde hace cinco años. 

 

Catherine es el juego más transgresor e inteligente de la generación.

 

No lo podemos evitar. Puede que esté en nuestra psique y, más aún, es un tema que preocupa a una sociedad japonesa donde los convencionalismos sociales forman la estadística más llena de inflexiones que ninguna otra. Y en este teorema entra de todo. Chico quiere a chica pero antes le gustaría acostarse con cien mujeres (algo así como lo que le ocurre a nuestra amigo calvito de la serie americana Californication). Chica quiere hacer, en el fondo, lo mismo, que es vivir la vida, pero tiene miedo a que la vean como una puta. Chica quiere crecer y madurar y chico no quiere. Chico quiere madurar pero no con esa mujer con la que ha hecho cosas muy cerdacas y de las que, aun así, él ha sido partícipe e impulsor... 

 

Todo esto, el sexo, el amor, la madurez, el trabajo, la vida... Es el día a día de todos nosotros y es el tema que transcurre en la trama de Catherine. Es un tema universal, porque, por mucho que quieras, no puedes escapar de él. En algún momento de tu vida tendrás que sentar la cabeza, que es de lo que trata el juego, o puede que no quieras hacerlo, y de eso también va el juego. Así que, al igual que nuestro protagonista Vincent, no puedes escapar a tu destino. Y en esto, Catherine es el juego más inteligente de toda la generación.

 

 

¿Por qué? Porque todo está conectado. Una decisión que todo hombre tiene que afrontar y de la que no puede escapar, lleva a una prueba letal en el único lugar que tampoco puedes escapar, que no es otro que tus propios sueños. Y, sin embargo, a la mañana siguiente, tu yo consciente no es capaz de recordar nada, para evitar eso de que hagas trampas. Luego están los puzles, sí, que como ya hemos dicho son divertidos a rabiar y que siguen manteniendo el interés en la trama a modo de pequeños momentos de descanso donde podremos hablar con otras ovejas (así se representa a todos los participantes de esta pesadilla) y donde los jefes finales para la ocasión son nuestros más profundos miedos. 

 

Vincent, nuestro protagonista, como todo personaje hilarante y más si se trata de un anime o similar, jugará el papel de "no enterarse nunca de nada". Sí, ese típico cliché utilizado para que el espectador se sienta más listo. Pero, como jugadores en vez de espectadores, y a modo de subconsciente, tendremos la oportunidad de llevar a Vincent por un camino y otro. Atlus, aunque quizá de forma tardía, se vanagloria de haber inventado un sistema que no es realmente correcto o incorrecto, aunque puede interpretarse fácilmente mediante una barra roja y otra azul. Según las elecciones más o menos subliminales que hagamos a lo largo de aventura, empujaremos al pobre Vincent a un lado de la balanza. 

 

Esto lo haremos, sobre todo, con momentos donde podemos elegir alguna que otra frase, con la forma en que mandamosmensajes de texto (uno de los sistemas más simples e innovadores de los últimos años) y preguntas directas casi de concurso de televisión, que se nos hace desde el fondo de nuestras pesadillas y que nos pone en una decisión a tomar. Por ejemplo, ¿crees en las almas gemelas?, ó ¿te acostarías con una chica sin convivir con ella?. He aquí de nuevo la sociedad japonesa demostrando sus más férreos y ortodoxos sistemas de vida tradicionales, cosa que visto desde el punto de vista europeo, puede resultar demasiado poco atrayente. Quizá los burros seamos nosotros. 

 

El mayor problema de Catherine, dentro de su innovadora propuesta, es eso mismo: nosotros. Somos realmente de otro continente y pese a que Atlus ha intentado traspasar Catherine a una sociedad americanizada, sigue siendo muy "anime", y ya sabemos que los animes son capaces de lo mejor y de lo peor, sobre todo en finales sin pies ni cabeza que revientan toda la sutil tensión acumulada para dar lugar a las mayores bizarradas que se les pueda ocurrir.Catherine puede "pecar" de esto en alguna que otra situación. Más si contamos con que el juego dispone de ocho finales según cómo hayamos llevado la consciencia de Vincent. 

 

Sea como sea, el mensaje en la primera parte del juego es más que correcto y más que claro. Si has vivido alguna vez una situación parecida te sentirás identificado y, si no, probablemente te acordarás de Catherine cuando la vivas, porque todos más tarde o más temprano tenemos que pasar por los nueve círculos del infierno del amor y la madurez. Es algo inevitable, yagradecemos mucho que Atlus con este Catherine haya pensado en nosotros, jugadores, para enfrentarnos a un dilema moral a través de un medio que lo más que nos ha dejado elegir en este tema en los últimos años es si nos quedábamos con la rubia, con la morena o con la alienígena.

 

No hay que ver a Catherine como un experimento, porque no lo es. Es un videojuego que simplemente ha adaptado su particular lenguaje para hacer varias cosas a la vez, y todas con éxito. De hecho, la cosa nos lleva a una duración más que recomendada de 13-14 horas y eso en el modo fácil (los puzles tienen tela) y sin contar la máquina recreativa del bar. Tiene una rejugabilidad absoluta, gracias a sus variados finales, aunque siguiendo el paradigma David Cage de "prefiero que a mi juego se juegue una vez" te recomendamos, sencillamente, que seas sincero. Que te impliques con el personaje y con la situación. Que no respondas lo que crees que es correcto y sí lo que sientas. Y, de esa forma es con la que Catherine se apodera de tu alma. Y no hay vuelta atrás.

Páginas
  • 1
  • 2
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Deception IV: The Nightmare Princess Deception IV: The Nightmare Princess
Tras Deception Blood Ties llega este título mejorado con hasta 170 nuevas trampas a las que enfrentarnos, un nuevo personaje llamado ...
Catherine: Full Body Catherine: Full Body
¿Es una pesadilla o un sueño hecho realidad? ¡Una nueva prueba para la moral de Vincent Brooks está a punto de acontecer en Catherine: Full Body! ...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6.3
/ 10
Valoración media de usuarios
10 votos

Género: Aventura Gráfica

Distribuidor: Deep Silver

Pegi: +18

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Catherine, Atlus
Etrian Odyssey Nexus

Etrian Odyssey Nexus

Lanzamiento: Ya a la venta

3DS

Dragon's Crown Pro

Dragon's Crown Pro

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4