1. Mundogamers
  2. Articulos

Los mejores juegos del año, según Adrián Suárez

Un año de oscuras decisiones
Lunes 15 de Diciembre de 2014 por Adrián Suárez Mouriño

Ha sido un buen año en esto de los videojuegos, la verdad, uno muy feliz que antecede a otro mejor; ay, ese 2015 y su Bloodborne, su Street Fighter V, su The Witcher 3, su... En fin, que nos desviamos del tema. Ha sido un año formidable y aquí están mis diez favoritos:

 

10. Destiny


 

El título de Bungie tiene más carencias que patas tiene un ciempiés, eso es verdad. La trama se queda corta y está contada con el culo. El multijugador podría dar más de sí y hasta elementos como las habilidades de cada personaje o su manera de subir de nivel parecen estar diseñadas a medias. Sí, Destiny no es perfecto, pero sin entender cómo ni porqué miras el tiempo que llevas intertido en él y descubres que han sido más de cincuenta horas y subiendo.

 

Quizás este décimo puesto no sea para Destiny en sí, sino para Bungie, puesto que son un buen equipo de trabajo capaces de hacer algo bueno aunque el producto en sí no sea el mejor. Sea como sea, he disfrutado mucho de Destiny, de sus cuevas de las maravillas, de su looteo y de jugar con amigos.

 

 

9. The Evil Within

 

 

Dije en el podcast que este es mi sleeper de este año, y lo es porque no esperaba nada de él en absoluto, apenas lo seguí y de él solo se dijeron cosas reguleras antes de su lanzamiento. Algo parecido me pasó con Far Cry 3, nadie se esperaba gran cosa del título de Ubisoft y lo petó.

 

The Evil Within no es la cosa más novedosa de la galaxia, y lo que acaba haciendo bien es lo mismo que ya hizo su autor con trabajos anteriores, pero la historia del detective medio tarado es una de las mejores para disfrutar en una consola.

 

8. This War of Mine

 


 

Esta joya indie hace genial lo de expresar lo que quiere expresar. Una guerra civil es dura, y una vez que padeces una no quieres volver a vivirla; esto es algo que me decía mi abuela cuando recordaba la que tuvimos por aquí y lo que te acaba transmitiendo este título. La partida de This War of Mine es lenta, angustiosa y dura, y te hace comprender que se puede padecer hambre, mucha hambre, muchísima hambre y también morir de hambre.

 

Todo ello trufado con instantes emotivos, decisiones duras que se camuflan para no parecerlo y un empleo de todos los elementos posibles para darte una bofetada en la cara. La guerra es una mierda.

 

7. Far Cry 4

 


 

Al final el título no me ha emocionado todo lo que creí que me iba a emocionar, pero eso no quita para sea divertidísimo y un come horas. El mundo de Far Cry 4 es precioso y asaltar sus fortines es mucho más divertido que en su precuela, claro que al título le falta la calidad a la hora de hilar la trama de Far Cry 3, pero qué demonios, sigue siendo un vicio igualmente.

 

 

6. P.T.

 

 

Creo que muchos estaréis de acuerdo conmigo con que P.T. ha sido una de las sorpresas de este año. Quizás resulte extraño presentarlo dentro una lista de GOTYS pero por otra parte ¿por qué no? P.T. es una experiencia jugable plena y sorprendente, como juego, como demo o como lo que queráis.

 

Si muchas veces decimos de Kojima es un tío con talento es por algo. Puede que sea un cansino con tanto vídeo en sus videojuegos o alargando hasta la extenuación el anuncio del lanzamiento de The Phantom Pain, pero con P.T. ha dado en el clavo. Ojalá todos los juegos se presentarán de la misma manera, gratis y con esta calidad.

 

5. The Binding of Isaac: Rebirth

 


 

Tomando como referente a The Legend of Zelda y llenándolo de lágrimas, cacas y bichos deformes, el amigo Edmund se ha construido un excelente juego en el que cada partida es distinta gracias al diseño azaroso de sus niveles y a la manera de cambiar el grueso de la jugabilidad a través de la obtención de nuevos ítems, que son distintos cada vez que jugamos.

 

The Binding of Isaac: Rebirth, además, le sienta como un guante a la Playstation Vita, dos compañeros perfectos el uno para el otro que hacen de este uno de mis juegos del año.

 

4. Persona Q: Shadow of the Labyrinth

 


 

Persona Q es una chulada como juego de Persona, como Etrian Odyssey y como JRPG sin más. En él se topan los protagonistas de Persona 3 con los del 4 gracias a una trama ligera pero muy entretenida. Los laberintos que mapear de Etrian Odyssey le sientan como un guante al mazmorreo característico del título de Atlus y el combate es tan exigente como el de ambos.

 

Sí es cierto que si no conoces la serie no disfrutarás tanto del título como un fan de la misma, pero el videojuego, pensando en ti, ha ubicado la línea argumental del mismo en un punto que no spoilea nada de los originales, y te da motivos para amar a sus personajes aunque sean nuevos para ti. Un títulazo al que tenéis que echarle el guante si tenéis una 3DS

 

3. Hearthstone

 

 

Hola, Magic, ¿ves? Así se hace un videojuego de cartas perfecto. Versátil, gratis, con un online estupendo, que se actualiza y se comunica con el jugador de la mejor de las maneras. Si un juego del año o un juego perfecto es aquel que consigue completar, de 10, su propuesta, ese es Hearthstone, todo lo que hace está muy bien hecho.

 

Y solo podía ser Blizzard la ejecutora de esta hazaña. Hay muchas ganas de ver cómo seguirá evolucionando su fórmula para mantener a los jugadores interesados y llamar la atención de los nuevos.

 

 

2. The Walking Dead Season 2

 

 

Este segundo puesto va a por la evolución del trabajo de Telltale Games, una que se aprecia cuando se alcanza el final de la segunda temporada de The Walking Dead de la mano de Clementine, uno abierto y que promete arrancar con la tercera de maneras muy distintas para cada jugador, en función de cómo haya llegado al final.

 

Este buen trabajo no lo he visto ni en The Wolf Among Us ni en Tales from The Borderlands. ¿Será un espejismo lo descubierto en este juego o lo que marcará la evolución del estudio?

 

1. Dark Souls II

 


 

¡Oh, vaya, qué sorpresa! ¡Mou escoge como juego del año a Dark Souls II! Lo sé, no es ninguna novedad para ninguno a poco que hayáis leído algo de lo que he escrito en esta casa. A Dark Souls II le he echado unas doscientas horas y eso es por algo. Dark Souls II es un ejemplo de cómo la narrativa tiene que fluir en un un videojuego. Sus sugerencias me siguen fascinando y aunque el primero sigue siendo mejor que este, esta segunda entrega es todo un referente.

 

Y además tiene unos diseños de armaduras chulísimos y es difícil de narices hasta que no le pillas el tranquillo. Eso sí, también hay que decir la verdad: a la fórmula de From Software se le empieza a ver el cartón en el apartado gráfico y en el diseño de reacciones jugables. De Bloodborne hay muchas ganas de ver cómo evolucionará en este aspecto.

 

Este mi Top Ten de este año, uno en el que me lo he pasado genial a los mandos de consolas y PC. Espero también haya sido feliz para vosotros gracias a los videojuegos de este y que sigamos charlando de todos los que están por venir en mundogamers.


<< Anterior Siguiente >>