Variables psicológicas relacionadas con los eSports PS3

Por Alexander García

Variables psicológicas relacionadas con los eSports

El auge de los deportes electrónicos durante los últimos años ha permitido crear estructuras de competición profesionalizadas en torno a diferentes videojuegos y gracias a ello, ha provocado el surgimiento de equipos y deportistas profesionales. Esta novedosa situación supone un nuevo reto para la psicología, un campo de aplicación del conocimiento y del estudio para satisfacer las demandas de estos profesionales. Nos hallamos ante necesidades muy parecidas a las que llevábamos trabajando durante décadas desde la psicología del deporte. Por ejemplo la mejora del rendimiento, la preparación para la competición o las estrategias para el control del estrés, entre otras. No obstante, las variables que influyen en el rendimiento de los jugadores electrónicos son muy precisas y tienen particularidades que debemos tener en cuenta. Pese a lo que pueda parecer, jugar a un videojuego no es nada fácil, y requiere de un profundo control y coordinación de los diferentes factores intervinientes.

 

Jugar en una consola o un PC implica la utilización de un periférico a través del cual hay interacción con un entorno virtual. En la mayoría de los casos, para que esta interacción se produzca, es necesario utilizar las manos en sincronización con la visión. A esta habilidad se la conoce como habilidad motriz fina, y permite coordinar los diferentes músculos de dedos y manos con los ojos. Los jugadores electrónicos miran la pantalla mientras manejan con sus manos el teclado o el mando, y la sincronización entre ambos puede ser la diferencia entre ganar y perder. Aquellos que más ganan han automatizado tanto la movilidad de sus dedos, que pueden pulsar más teclas y de manera más rápida que los jugadores convencionales. Por lo tanto, una de las claves de los jugadores profesionales es el control que tienen de sus habilidades motrices finas. Cuanto más trabajemos la flexibilidad y esta sincronización, más fácil será ejecutar aquello que deseamos.

 

No sólo tecleando rápido se ganan partidas, pues de nada sirve teclear si luego no somos capaces de procesar de manera eficaz la información visual y auditiva que recibimos. Por ello, la capacidad visual juega un importante papel en los jugadores electrónicos, principalmente la visión periférica. La visión periférica permite captar, reconocer y responder rápidamente a la información o movimiento del campo visual alrededor del objeto sobre el que se fija la atención. La solemos utilizar en la lectura y en la conducción, permitiéndonos procesar mayor información sobre la que inicialmente proyectamos nuestra visión. En el ámbito de los videojuegos, la visión periférica tiene importantísimas implicaciones, pues permite identificar obstáculos o enemigos pese a no estar mirando directamente a ese lugar de la pantalla. Esta capacidad se puede entrenar y mejorar gracias a ejercicios, y nos permitirán reaccionar de manera más rápida y efectiva ante el entorno virtual.

 

DH PR PaldinsGame Header

 

Seguro que en algunas ocasiones no has rendido a buen nivel debido a que te estaban hablando y no podías prestar la suficiente atención a la partida. Esto se debe a que si recibimos diferentes estímulos de manera simultánea nuestro rendimiento puede verse afectado. Esto nos pasa en mayor o menor medida a todos, y se debe a la limitación de las capacidades atencionales. La atención es otro proceso cognitivo implicado en el rendimiento de los deportes electrónicos, y pese a lo que se cree, es voluntaria y por lo tanto se puede entrenar. Ésta nos ayuda a movilizar recursos como la percepción visual o las habilidades motrices finas, y por lo tanto es muy necesaria en partidas de gran exigencia. No podremos ganar partidas difíciles si nuestra atención no es completa, y por lo tanto debemos tenerla en cuenta en todo momento.

 

En nuestra vida cotidiana estamos continuamente tomando decisiones y la mayoría de veces estas decisiones las tomamos de manera automática. En los videojuegos las decisiones se toman de manera muy rápida y pueden tener consecuencias muy negativas, sobre todo en el modo online, donde girar a izquierda o derecha puede suponer el fin de la partida. Por ello, planificar la partida antes de jugarla es una forma de mejorar nuestro rendimiento. Pese a que ello no garantiza que el juego se desarrolle como prevemos, nos ayudará a tomar decisiones en momentos de incertidumbre total en función. Luego el plan podrá ser más o menos efectivo, pero podremos mantener unas decisiones coherentes con la estrategia inicial. Es decir, si partimos de una estrategia inicial, la toma de decisiones será más rápida y coherente con nuestro juego, algo que puede marcar diferencias en los resultados. Ten en cuenta que cuanto menos tiempo transcurra desde el planteamiento del problema y la decisión para resolverlo, puedes ganar ventaja.

 

Pero no hay que confundir tomar decisiones con trazar una estrategia inicial. La estrategia inicial es la que define nuestros objetivos y el modo en que vamos a intentar alcanzarlos. Antes de jugar debemos tener claro qué queremos (conseguir un determinado objeto, matar un boss, ganar a un adversario), cómo lo haremos (elección de determinadas armas, diferentes tácticas en juegos deportivos, aprovechar las coberturas de la zona) y qué dificultades pueden aparecer que nos desvíen del objetivo (poca vida, mala localización). Tener una estrategia nos ayudará a saber en qué nos equivocamos si no alcanzamos los resultados, y nos dará más seguridad a la hora de tomar decisiones más precisas y situacionales. Ojo, las estrategias no siempre funcionan a la primera, por ello debemos ser flexibles y saber actuar cuando aparecen los imprevistos, esto también define a los mejores jugadores.

 

esports

 

En los videojuegos también es importante conocer todos los elementos (puntos de habilidad, ataques, armas, escenarios…) seleccionables desde su inicio hasta que hemos avanzado. La teorización de los conceptos nos permite conocer mejor cómo alcanzar el éxito en una partida. Esto es, por ejemplo, conocer cómo es cada arma, para qué se utiliza, contra qué enemigo son más efectivas, qué elementos intervienen y cómo pueden afectar al desarrollo de la partida. Este punto quizás sea uno de los menos divertidos a los que se debe enfrentar un jugador profesional, pero debemos ser conscientes que este conocimiento nos puede facilitar, y mucho, las partidas para darnos una ventaja determinante. Por lo tanto, las personas que más conocen las armas y elementos del juego tendrán una visión más compleja y profunda del mismo, ayudándoles a ser más eficaces en la planificación de la partida y en la toma de decisiones.

 

Los videojuegos son capaces de generar emociones que pueden afectar al rendimiento durante las partidas. La ansiedad, el miedo o la ira pueden afectar a la toma de decisiones y puede mermar nuestra capacidad para pensar. Por ello, muchos jugadores profesionales, aún sin saberlo, utilizan técnicas de control emocional durante sus partidas. El control de la respiración y de la tensión muscular pueden ser unas buenas herramientas para que un enfado no se convierta en un error, o para que “el miedo a perder” no se transforme en una desventaja. Aunque hay más variables psicológicas que definen a los buenos jugadores, estas líneas pueden orientarnos para mejorar nuestro juego. Como hemos visto, jugar a un alto rendimiento es complicado, pero puede alcanzarse gracias a una serie de ejercicios y conceptos que podemos trabajar con un profesional de la psicología.

 

Alexander García Hernández

Psicólogo Sanitario

Experto en Psicología de la Actividad Física y del Deporte

Experto en Inteligencia Emocional

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
DOTA 2 DOTA 2
Informate de todas las novedades de DOTA 2 para pc, videos, imagenes y mucho mas.
Dead Island Epidemic Dead Island Epidemic
Juego cerrado....
Arena of Fate Arena of Fate
Crytek nos trae este MOBA que protagonizarán Caperucita Roja, Alicia en el País de las Maravillas, Ricardo Co...