MGReplay | Burnout Paradise PS3

Grande, rápido y destructivo.

MGReplay | Burnout Paradise

Repasando otros MGReplay me doy cuenta de que ya son varios los juegos del 2008 que han pasado por estas tierras. Y ahora que he metido la cabeza en Paradise City puedo decir que estoy muy impresionado con el buen hacer de los estudios, que ya empezaba a destacar cuando la anterior generación ya pasaba de los 2 años de vida. Burnout Paradise es uno de tantos juegos que ha permanecido en mi cuenta de Steam durante mucho tiempo y nunca había salido del letargo propiciado por las ansias de las rebajas. No había experimentado nunca un juego de la saga Burnout, pero tenía bien claro que si uno quería estrellar su coche como los dioses mandan, esa era la franquicia a la que acudir.

 

 

Burnout Paradise es diferente. Es un juego de carreras de mundo abierto del 2008 —cuando los mundos abiertos aún pertenecían al reinado de Grand Theft Auto— en el que los eventos de juego se manifiestan en las intersecciones de las carreteras, y un Burnout en el que no hay eventos de choques. Como soy un extraño en esta franquicia, no estoy viciado por lo que pudiera esperar de un Burnout, más de lo que os he explicado, pero sí que he seguido muy de cerca Need for Speed, así que espero tener un buen criterio al respecto.

 

La primera hora de juego no podría ser más desesperanzadora para un jugador de carreras arcade como yo. No existe nada que nos enganche al asunto de forma directa. Ese mundo abierto tiene mucho que hacer, pero no nos deja ver para qué querríamos hacerlo, y la falta de historia impide tener un camino por el que ir… Pero claro, la sensación de velocidad, de libertad y de control ¡es brutal! ¿Seguro que es un juego del 2008? ¡Los chicos de Criterion fueron unos visionarios! Salir de un formato de juego estructurado y guiado es algo que han tardado años en hacer casi todas las compañías, y por algo será.

 

2014 12 01 00001

Poder renovar el carnet de conducir con tu propio careto es otro de los aspectos visionarios de Criterion en el 2008. Lo siento por el susto.

 

Conducir en Paradise City es una gozada. No hago más que recordar los mejores momentos que me dio Need for Speed Hot Pursuit —el de 2010—, con la música de Pendulum a tope recorriendo a toda velocidad la ladera de la montaña nevada que había en el juego. Para mí esa sensación de libertad y de diversión frenética no se ha repetido hasta hoy. Cada metro de carretera trazado sobre la ciudad de Paradise City está perfectamente pensado para que se conduzca a toda velocidad, y eso es fabuloso, porque el juego se deja mover a 60 cuadros por segundo, y eso lo agradece el ojo humano cuando intenta interpretar los peligrosos elementos que se acercan a 300 km/h. Aparte, aunque el juego ya tenga unos años, es bien hermoso, con un escenario está repleto de elementos y lo suficientemente florido para que siga resultando tan atractivo como un Need for Speed Rivals.

 

En cuanto a la experiencia de juego, hay modos de juego para todos los gustos y que exprimen bien las características y posibilidades de Burnout, entre carreras, modos para desbloquear coches y demás, pero yo me quedo con dos modos que sacan el niño que llevo dentro: Furia al volante y trucos. El primero lleva la esencia de la saga, en el sentido de convertir el juego en unos coches de choque a gran velocidad, y el segundo es una especie de Tony Hawk con un coche. Esos dos modos son, de por sí, suficiente justificación para los dineros que cualquiera quisiera gastarse en el juego de Criterion, pero además hay otros dos elementos interactivos con los que me pongo más tonto aún. Para empezar está el hecho de que cada calle de Paradise City tiene su particular record, que podemos batir, y que cada vez que desbloqueamos un coche, cabe la posibilidad de que nos adelante en el mundo abierto. Para hacerlo nuestro no hay otra forma que estrellándolo con todas nuestras fuerzas. ¡La esencia del amor en su mayor concentración!

 

2014 12 01 00003

«¿Te gusta el coche? Cuando lo veas, destrózalo y será tuyo». ¡La lógica es aplastante!

 

Hay cosillas, siempre hay cosillas que faltan, como que no exista un velocímetro. Si hay algo que me emociona en los juegos de carreras es forzar el motor al máximo y mirar el velocímetro para saber que voy a tropocientos km/h por una zona de curvas cerradas. Por otra parte, también echo de menos que los coches se correspondan con marcas reales, pero no se puede pedir todo, a pesar de que Criterion/EA se dedicaran a plagar Paradise City de anuncios reales.

 

Me gustan los juegos rápidos, y Burnout Paradise es un juego muy rápido. En este caso no hablo de velocidad, hablo de lo directo que es a la hora de dejarse jugar. No hay historia, no hay implicaciones morales, no hay nada más que la carretera, las rampas, los choques y la libertad que ello provoca. Cada martes estoy más contento de haber aceptado llevar a cabo esta sección, porque lo que me estoy llevando a nivel personal es muchísimo más valioso que lo que se me paga por hacerlo, y vuestras aportaciones son tremendamente acertadas. Chicos, estamos haciendo un buen trabajo. Para los que no lo hayan probado, obviamente, os recomiendo que rectifiquéis vuestro error y os hagáis con una copia cuanto antes. O cuando esté rebajado nuevamente…

3
Comentarios
Comentar
    • Y arrancar cada partida con Paradise City de Guns & Roses es tan idoneo, como marca identitaria.

      Y oye, los DLCs que se marcaron también está muy bien. El de motos creo que era gratuíto y de los de pago, además del de la isla adyacente, el de coches de películas era muy pepino:
      - Venía con el coche (todos inspirados) General Lee, de la serie Los Dukes de Hazzard, que tenía un cláxon inspirado en el himno nacional de los antiguos Estados Confederados de América. El más meh de los cuatro.
      - El Ecto-1 de Ghostbusters, con sus luces, sirenas y la baca cargada hasta arriba de vete-tu-a-saber-qué
      - El Delorean de Regreso al Futuro. Pulsando L3 (o R3, no recuerdo) las ruedas se plegaban y a deslizarse. Una gozada.
      - El mejor juego del coche: Kitt, el puto coche fantástico. Visualmente tenía la barra frontal zum-zum, pero lo grande de este coche es que era el más veloz y era una roca. Con nada conseguías los takedown y costaba sangre y fuego que te tumbaran a ti. Las pruebas de persecución pasaban a ser un paseo.

      De los primeros juegos en utilizar la cámara de la PS3. Para el carnet y para sacarte una foto vacilando al final de las pruebas multijugador.

      Echo mucho de menos un Burnout de Criterion :(
En respuesta al comentario anterior:
    • Muy buen juego, muy divertido y muy florido, como dices. Habiéndolo jugado en PC y con poquito tiempo entre curros no he podido mirar los DLC, pero madremíadelamorhermoso qué pinta lo que me cuentas.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Need for Speed Need for Speed
Y llega otra nueva entrega de Need for Speed, esta vez manufacturada por Ghost Games pero apadrinada de nuevo por Electronic Arts. Sin apellido lle...
Trackmania Turbo Trackmania Turbo
La serie Trackmania regresa con una nueva entrega en la que podremos recorrer un total de 200 pistas. Podremos de disfrutar de 4 tipos diferentes de p...
RISE Race The Future RISE Race The Future
RISE Race The Future nos muestra un título de conducción arcade en un futuro cercano. El título podría recordarnos al clásico SEGA Rally. Tendrem...