Dead Rising 4: echamos un ojo al gran paquete de Frank PS4

Cuando un juego quiere ser muchos

Dead Rising 4: echamos un ojo al gran paquete de Frank

Lo reconozco, cogí el gran paquete de Frank con miedo, asustado por su tamaño, pensando si estaría bien para mí o me terminaría sobrepasando. Al final me he encontrado con Dead Rising 4, un gran juego que sin duda habría funcionado mucho mejor con otro nombre, y que si bien no es un regreso a la saga al uso, sí que es un titulazo a la hora de matar zombis y hacer un poquito... de todo.

 

Dead Rising 4 salió hace ya un buen puñado de meses en Xbox One y PC, y las críticas lo sajaron acusándolo de no ser Dead Rising 1 y de simplificar mucho su puesta en escena con una serie de añadidos que, según las críticas, hacían más mal que bien a la saga. El problema, como os comentaba el otro día, es que Dead Rising ha cambiado. La influencia del maestro George A. Romero y su Noche de los Muertos Vivientes ha dado paso a una inspiración más que obvia del Sam Raimi más loco de obras como Evil Dead. Encontramos así a un Frank West que es más Ash Williams que David Boreanan en busca del Pulitzer, y un juego que se adapta a esta filosofía, nos guste o no.

 

 

¿Qué harías tras sobrevivir un apocalipsis zombie?

El enfoque base de Dead Rising 4 me parece lógico. Frank West ha cambiado tras los sucesos de su primer encontronazo con los muertos vivientes. La posterior persecución del estado y la forma de sacarlo del mercado de las noticias han hecho de él un hombre amargado, cansado, que se limita a dar clases de fotografía en una facultad. Un pequeño prólogo que acaba con West perseguido por las autoridaders militares es el último clavo del ataud de la vocación periodística de nuestro protagonista. Cambia su nombre a Hank East y se dedica a dar clases de fotografía de bodas, hasta que es reclutado por el mismo gobierno que odia y vuelve a donde empezó la pesadilla, Willamette, en pleno brote de ataque zombie. 

 

La reconstrucción del personaje nos presenta a un Frank West que hace lo que sabe hacer: matar zombies. Sí, la saga ha cambiado, el juego ya no es el mismo, pero después de tres entregas numeradas y varios spin offs, ya sabíamos que la cosa iba a suceder. La lucha contra el tiempo se diluye, el escenario cambia y el juego toma elementos de State of Decay para dar como resultado una mezcla de exploración sosegada y un motor de refugio y rescate mucho más relajado que en su primera entrega. ¿Son puntos negativos? Es posible, pero sigo pensando que es un gran juego, que quizá se habría ahorrado las críticas con algo tan sencillo como un nombre diferente. 

 

 

El Gran Paquete de Frank

Las novedades llegan en forma de todos los contenidos con los que Capcom ha tratado de paliar el golpe. Por un lado, una locura, Super Ultra Dead Rising 4 Minigolf, una serie de circuitos de golf a cual más absurdo que resulta muy divertido de jugar en compañía. Por otro, un paquete navideño con contenidos en forma de ropa, armas y objetos con los que llevar el caos navideño a Willamette.

 

Pero esto es sólo el principio. Con el Gran Paquete de Frank llega también el modo Capcom Heroes, una serie de disfraces que podremos desbloquear, encontrar, comprar y obetener como premio y que nos permite hacer cosplay de varios personajes de Capcom y aprovechar sus habilidades en forma de golpe especial al llegar a determinado número de golpes en el contador de combos. Así que haya desbloqueado ya, tenemos a Morrigan, Vega, Mr. Bison, Cammy, Mega Man, Blanka, Dante y un larguísimo etcétera que da mucho juego por lo grotesco de algunos trajes -podría haber muerto sin verle las cachas a Frank- y por sus efectos en combate. 

 

Finalmente tenemos Frank Rising, toda una expansión con historia propia que nos lleva a convertirnos en zombi y enfrentarnos a una serie de situaciones que mantienen el tono de humor negro de Dead Rising 4. En definitiva un buen puñado de complementos para alargar la vida del juego que hacen a día de hoy de Dead Rising 4: El Gran Paquete de Frank un bulto a tener en cuenta. 

 

 

¿Pero está bien?

Dead Rising 4 sigue llevándose de leches en los análisis, y sigo pensando que no es para tanto ni por asomo. No es Dead Rising 1, ya lo sabemos y resulta tonto seguir machacando esa idea, pero sigue siendo un título de zombies de mundo abierto muy divertido y que incluye un buen puñado de cosas interesantes a tener en cuenta. Desde la historia en sí, tanto la del modo campaña como la de Frank Rising, como el número de coleccionables en forma de subidas de Vick, periódicos y móviles; la investigación de sucesos y los eventos, hacen que siempre haya algo que hacer en Willamette si queremos saber más de su historia. 

 

¿Molesta que ya no haya batalla contra el tiempo? Pues todo depende de tus gustos. Yo, personalmente, no soy fan del sistema japo de Día de la Marmota, pero entiendo que haya quien lo prefiera. Eso no quita para que explorar los alrededores del centro comercial sea toda una delicia y que aproveche la ausencia del tiempo para ofrecer un buen puñado de rincones que explorar en busca de llaves, habitaciones del pánico, planes de armas y supervivientes que rescatar. 

 

Al final lo que Dead Rising 4 ofrece es un giro de tuerca al género que sigue siendo válido para echar un buen rato. Para los puristas seguirá siendo una afrenta contra todo lo bueno, justo y digno que hizo Dead Rising 1, pero si eres capaz de ir más allá y no ser tan pejigueras, te vas a encontrar un buen juego con momentos muy divertidos, una historia con algunos gags hilarantes y un título navideño que apetece jugar mientras contemplas el árbol del salón y la decoración navideña. . 

 

¡Nos leemos!

2
Comentarios
Comentar
En respuesta al comentario anterior:
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Dead Rising 3 Dead Rising 3
Informate de todas las novedades de Dead Rising 3 para xone, videos, imagenes y mucho mas.
Dead Rising 2 Dead Rising 2
Vuelven los zombies de Capcom, esta vez a una ciudad inspirada en Las Vegas. Chuck Green, un americano con una hija infectada por el virus, que necesi...