1. Mundogamers
  2. Analisis

Analisis Sonic the Hedgehog 4 Episodio II ,IOS,PC,PS3,X360

Diferente, divertido y duradero, tan competitivo como familiar.
Miercoles 21 de Noviembre de 2012 por Víctor Junquera

¿Qué nos lleva a encumbrar cada nueva aparición de Sonic de “retorno mágico y brillante”? ¿Traición nostálgica? Puede ser. Quizás a algunos usuarios y periodistas se les llene la boca hablando de las virtudes del Sonic clásico, el firmado por Oshima, Yasuhara y Naka sin recordarlo en exceso. No tiene nada de malo: somos humanos, pero a veces habría que rascar un poco más en la corteza lúdica de las obras analizadas y encontrar qué elementos hacían de Sonic una franquicia legendaria y qué elementos son los que faltan en ese cóctel de leyenda en la actualidad del puercoespín azul. El nombre pesa: Sonic 4 significa ser una hipotética continuación episódica de la clásica franquicia de Mega Drive, y eso es una declaración de intenciones muy a tener en cuenta. Me preocupa el legado y lo que queda de Sega y Sonic Team (en colaboración con Dimps) están legando. Sonic 4 Episodio II puede gustaros, correcto, pero no está a la altura del nombre o la leyenda.

 

Vale la pena pensar en qué mejora Episodio I con respecto a Episodio II... ¿Hay tanto cambio? Sí, como el día y la noche. La aparición de Tails, dejando de lado sus habilidades que repasaremos en líneas inferiores, es meramente anécdotica: toda la mejora radica en la nueva física propuesta para el erizo azul de SEGA, que verdaderamente, es de lo mejor que se ha visto en años. Eso sí, sigo pensando que es insuficiente para el nombre que tiene y lo mucho que se le debería exigir al personaje y producto. Tengamos presente algo muy simple: el problema del Sonic contemporáneo nunca ha estado en su física, estaba en el diseño de sus niveles, muy lejanos de los referentes de hace dos décadas que convirtieron en la histórica serie. Ahí había talento, ahora hay otra cosa, no sé qué, pero no es talento.

 

El retorno de Tails no ha sido todo lo bueno que podíamos esperar

 

Cinco mundos separados en cuatro pantallas, siendo tres de plataformas y una dedicada para el boss de turno. Sabiendo lo que nos ha costado no creo que sea excesivamente negativo, pero tampoco es que la obra venga excesivamente surtida de contenido como para permitirse ese desembolso sin una crítica o demanda de más chicha. Cambiando de tema: Sonic 4 Episodio II comienza valiente, rompiendo la tradición de Green Hill y poniendo una pantalla de agua que da el pistoletazo de salida a nuestro frenesí de plataformas y velocidad. Eso puede ser atrevido e interesante, pero no sé si alguien estará dispuesto a pasar por el agua de Sonic, ese líquido infierno, en los primeros lances de la aventura... ¿Habría estado bien respetar la tradición y poner algo de color y música feliz en las tres primeras pantallas del software sin la presión del oxigeno? Es cuestión de gustos, pero al menos se han atrevido con algo novedoso. Por cierto, ¿abusa del agua? Sí, mucho, demasiado.

 

Continúa en Página 2... 

Uno de los asuntos más esperados del presente capítulo radicaba en la aparición de Miles Prower “Tails” como compañero inseparable del protagonista. El resultado me parece deficiente. La presencia de Tails sirve para justificar tres nuevas habilidades: un spin dash combinado y el vuelo del zorro, llamado Coptercombo, que también puede ser usado en el agua, muy útil. Cosas malas: muchas (insisto, muchas) pantallas exigen el uso de la habilidad de volar para acabar convirtiéndose en un hastío dado el poco aguante de Tails, que te deja vendido si abusas de su habilidad, a todas luces insuficiente para no convertirse en un problema muy gordo en algunos lances de la aventura. El Coptercombo puede parecer un reto, pero no tiene nada de inteligente o interesante, es un auténtico desacierto que no se sostiene en la metodología del propio título.

 

El bonus clásico de Sonic 2. Si Tails choca con algún obstaculo no pierde anillos, bien.

Los niveles, dejando de lado el abuso del asunto con el vuelo, están salvados de una manera decente, pero siguen lejos de la calidad demostrada en otros momentos de la histórica serie. Resulta curioso que los últimos niveles parezcan mucho más inspirados que sus primeras pantallas, de hecho, vemos elementos clavados y homenajeados de Sonic 2 en la penúltima fase sumamente interesantes... ¿Por qué no se atrevieron con más? El último nivel está francamente bien desarrollado, lástima que falle en su ejecución en algunos momentos y que lo que podría haber sido una grandiosa idea se convierte en un mareo insoportable. Esos niveles que van in crescendo tienen un paralelismo con la banda sonora, que comienza muy floja para acabar sonando muy dignamente, homenaje a Sonic CD incluido.

 

Hablando de Sonic CD, ¿a qué juega Sega con Metal Sonic? ¿Saben qué hacer con él? Aquí ha vuelto a fallar en su aparición y se ha tornado un tanto decepcionante... ¿En 19 años no se puede mejorar una batalla que antaño era épica pero que hoy carece de sentido teniendo el spin dash combinado? Metal Sonic ha sido decepcionante, mucho. No he tenido el gusto de jugar al capítulo exclusivo del alter ego mecánico del erizo, pero podría ser un estupendo aliciente para un juego a todas luces falto de contenido. Por cierto, enemigos finales: lamentables todos y cada uno de ellos. ¿Espectaculares? Sí, pero cambiaría gustoso su concepción técnica y visual por una jugabilidad más depurada y menos pesada: los cuatro enemigos se eliminan con una multitud de ataques tan grande que la experiencia acaba empañándose en esas batallas. Menos floritura, más juego, gracias.

 

El nivel en el que usamos el Tornado es lamentable. Se podría haber hecho algo mucho más digno

 

Concluyendo: ¿qué quiere Sega? ¿Por qué con unos cimientos serios y prometedores se sacrifica con una mecánica lúdica indignante con habilidades para Tails que no hacían ninguna falta? La presencia del zorro compañero únicamente ha servido para poner malas mecánicas en el desarrollo jugable y ofrecer un multijugador insuficiente que podía funcionar en 1992 pero que hoy demuestra poco trabajo e imaginación por parte de sus desarrolladores. Con una banda sonora demasiado vulgar y una concepción de escenarios que ciertamente mejora según avanza el juego. Lástima que no nos sirva de mucho dado lo corto del mismo... No podemos ponerle una calificación alta o hablar de un deseado “retorno soñado”. Es mejor que Sonic Generations en todo, sí, pero sigue sin estar a la altura de una aureola de historia y misticismo que cada vez está más difusa y alejada de lo que podíamos esperar del erizo azul.

5.5

/ 10


<< Anterior Siguiente >>