1. Mundogamers
  2. Analisis

Analisis Sonic & All Stars Racing Transformed ,3DS

Diferente, divertido y duradero, tan competitivo como familiar.
Miercoles 21 de Noviembre de 2012 por Víctor Junquera

En el panorama de los juegos de karts, lo cierto es que hay pocas propuestas que fueran capaces de hacer sombra al rey Mario. Eso fue hasta Sonic & Sega All-Stars Racing Transformed, un título que no se conformaba con coger las bases del karting, sino que las "transformó" creando nuevas mecánicas, un estilo de conducción muy fluido y un amor por Sega pocas veces demostrado por la compañía. Tanto es así, que ha resultado ser una propuesta mucho más fresca que Mario Kart 7, donde Nintendo ha demostrado un continuismo excesivo con pocas incorporaciones que justifiquen un nuevo juego.

 

Si All-Stars Racing Transformed esquivaba al máximo ese parecido con Mario Kart, esta versión para 3DS, sin embargo, vuelve a las andadas. Tanto por su estructura como por algunos detalles como ese mapa calco de las versiones portátiles del título de Nintendo. No había mucho más que hacer para la pantalla inferior de 3DS, pero el parecido es excesivo. Aun así, todos estos elementos no tendrían por qué tener nada de malo si no fuera por lo verdaderamente alarmante a la hora de enfocar esta versión: las continuas ralentizaciones y fallos técnicos que no dejan de suceder durante las carreras.

 

 

Jugar una carrera contra la inteligencia artificial es, cuanto menos, impreciso. La tasa de frames sufre continuamente y hace que los pequeños giros necesarios a la hora de tomar las curvas o hacer piruetas resulten incómodos. Por alguna razón, es como si a 3DS le costara mover un software que por otro lado no pone al máximo la potencia de la máquina. En varias ocasiones nos hemos encontrado con la pantalla congelada y una de esas líneas pixeladas que atraviesa la pantalla indicando que el juego se ha colgado del excesivo esfuerzo gráfico.

 


Algo que no ocurre, por ejemplo, cuando competimos en carreras contrarreloj, contra un solo oponente o por puntos de control, donde el título se comporta de manera mucho más suave y la carga poligonal no impide la conducción suave y ajustada. Lo que se mantiene, por el contrario, son muchos elementos que no terminan de sentarle bien al producto final, como efectos gráficos poco cuidados (explosiones, efectos de partículas…) o jugables, donde nuestro coche empieza a girar a lo loco de manera intermitente.

 

En definitiva, todo lo que la versión doméstica hacía correctamente, aquí se ha trabajado poco a la hora de traspasarlo a la portátil de Nintendo. Incluso a la hora de realizar las espectaculares transformaciones, perdemos el control del vehículo mientras este se transforma, haciendo que si no vamos bien encarados al circuito el choque sea inevitable. Todos estos errores bien podrían haber sido corregidos con una programación mucho más pulida, al fin y al cabo, el juego nos llega varios meses más tarde de su versión original.

 

 

El resto de características siguen estando bien traídas de su hermana mayor. Los circuitos son una delicia, con un factor nostálgico y de homenaje muy cuidado y el original punto de que ninguna vuelta se repite en demasía gracias a los cambios de ruta que se producen por accidentes durante la carrera, al estilo que inventó Split/Second. Los power-ups que recojemos por el escenario pueden ser más o menos del gusto del usuario, pero cumplen bien su cometido, aunque en esta ocasión no son tan precisos ya que es mucho más complicado lanzarlos hacia atrás intentando pulsar el botón B mientras aceleramos.

 

Sonic & Sega All-Stars Racing Transformed logró desmarcarse de Mario Kart lo suficiente como para merecerse un puesto muy alto en el género. Como decíamos al principio, era una alternativa muy recomendable si estabas hastiado de una franquicia como Mario Kart que parecía empezar a quedarse sin ideas tanto en su versión portátil como en consolas de sobremesa (además de que, a día de hoy, no existe ninguna versión en alta definición). Sin embargo, esta versión portátil de Sumo Digital no termina de cruzar la meta en buena posición, haciendo un buen rebufo a Mario Kart 7, pero sin lograr adelantarle. Las buenas ideas siguen estando ahí, así que no dudaremos en darle una segunda oportunidad a una continuación cuando llegue el momento.

5.5

/ 10


<< Anterior Siguiente >>