Análisis
Yomawari Night Alone PSVITA

No salgas de noche.

Yomawari Night Alone

Es de noche y andas sola por la calle con tu perro, de camino a casa. La luz de las farolas es lo único que impide que estés en la oscuridad total y, gracias a Poro, te sientes protegida. Pero un terrible infortunio ocurre y un camión se lo lleva por delante. Presencias la muerte por primera vez. Como le ocurriría a cualquier niña y niño de tu edad corres a casa, correa en mano, hasta plantarte frente a tu hermana sin saber qué decir. El poema reflejado en tu cara habla por sí solo y la hace salir en busca de tu amigo, pero no vuelve. Es tarde y te preocupa porqué tarda tanto.


581ce282-ec90-4e0a-9379-2d25b2217404

 

Yomawari: Night Alone puede engañar por su apariencia de juego amable, simpático. Lo primero que te genera un escalofrío es precisamente el contraste entre una niña adorable y las bestias amorfas que transitan las calles. No deberías andar por ahí a estas horas, tu lugar es tu habitación llena de peluches. Este juego de perspectiva isométrica se nutre de las limitaciones de su protagonista: no se atreve a correr demasiado ni lo hace rápido, incluso anda lento, y su principal y única estrategia es salir por patas. Es decir, lo que tú, yo, y cualquier persona haría ante algo así, máxime cuando no tienes ni diez años.


Sales a la calle en busca de respuestas, linterna en mano, y con un mapa que vas dibujando a medida que avanzas. Piensa en Silent Hill y pásalo por el filtro de una niña pequeña. Tu barrio está lleno de espíritus que solo verás alumbrándoles, aberraciones que se irán acercando al verte y que, si te alcanzan, se acabó. La primera muerte en la obra de Nippon Ichi Software es posible que llegue pronto: tienes plena libertad para explorar al salir de casa, algo que fácilmente te puede llevar al lugar equivocado, debes atender a unos enemigos que se mueven de formas distintas y no perder de vista a una barra de energía que se esfuma a los dos segundos de ponerte a correr.


581ce281-ff10-4164-bf7f-2d1bb2217404

 

El juego no cae en el prueba y error, pero favorece el susto traicionero si te metes donde no debes. Yomawari: Night Alone trae de vuelta el manido sistema de los puntos de ruta, las llaves que abren nuevas zonas y el backtracking. Algo habitual en el género. Eres alguien vulnerable ante todo y tienes que aprovechar cualquier pequeña ventaja que ofrezca el escenario. Hablo de los checkpoints -bastante generosos- que sirven más tarde como viaje rápido, los arbustos y los carteles en los que te puedes esconder cuando las cosas pintan mal. Aun así, ten por seguro que te las verás ante más de una trampa y algún enemigo que te pillará por sorpresa, todo ello sin recurrir a situaciones scriptadas.

 

Uno de los puntos fuertes de esta obra indie es su aprovechamiento de la cámara fija, casi como si quisiera emular a los que asentaron las bases del survival. Te obliga a ser más prudente ante cada intersección y después de dejar a un enemigo atrás solo sabes que no te persigue por las ayudas sonoras. Sugiere en vez de mostrar. Recurre a las limitaciones, sí, pero siendo siempre coherente con su estilo y con la naturaleza de su protagonista. Lejos de quedarse en una gincana en la que hay que esquivar espíritus de distintos tamaños y rutinas, esta pequeña producción indie sabe ofrecer varios momentos de brillantez en las cuatro horas que he tardado en terminarla. Es una cifra orientativa, la duración depende en gran parte de la rapidez al resolver los puzles y de acertar el camino correcto; en mi caso, di algunos palos de ciego pero también supe tener suerte.


581ce282-bf00-4634-a5c7-2d23b2217404

 

 

Yomawari: Night Alone recurre al terror menos convencional y se nutre del imaginario cultural japonés para reforzar su perturbadora historia. Aunar lo grotesco con una protagonista adorable funciona, y se le saca el justo partido a esa idea sin caer en las limitaciones tramposas. No es difícil, pero tampoco un paseo. En un género en el que acudimos a los jumpscares y a la tercera persona de una manera casi abusiva, es de aplaudir que se consiga generar una sensación opresiva y de terror con algo tan distinto. Kudos por ello. Como siempre, la experiencia sigue ganando enteros jugada a oscuras y con unos buenos auriculares. Es tener mucho con muy poco, algo que define perfectamente a este juego.

8

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Murasaki Baby Murasaki Baby
Ovosonico nos presenta una nueva aventura indie con un estilo artístico muy peculiar. Murasaki Baby nos lleva a acompañar de la mano ...
Papo & Yo Papo & Yo
Informate de todas las novedades de Papo & Yo para ps3, videos, imagenes y mucho mas.
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
7
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Terror

Distribuidor: NIS America

Pegi: +16

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Yomawari Night Alone, Nippon Ichi