Análisis
Wonder Boy: The Dragon's Trap PS4

Una maravilla en todos los sentidos

Wonder Boy: The Dragon's Trap

Como redactor y analista de videojuegos, hay ocasiones en las que el mercado, el público y los videojuegos te obligan a enfrentarte a situaciones que no son las que tú habrías elegido afrontar. Situaciones en las que tu jugador interior te recuerda que debes ser fiel a ese niño que empezó a jugar hace tanto tiempo y que hace que, por mucho que el hype y ciertos sectores del público quieran leer tu aplauso incondicional, te veas obligado a decir que no. 

 

Estas últimas semanas me ha pasado en dos ocasiones -una con Yooka Laylee y otra con The Disney Afternoon Collection-, me he visto obligado a dar una opinión negativa de juegos que esperaba como agua de mayo y que, sin embargo, al llegar han terminado por no ser lo prometido y quedarse lejos, muy lejos de lo que había de esperar de ellos. Entenderéis por tanto mi alegría cuando al poner las manos en el prometedor Wonder Boy: The Dragon's Trap de Lizardcube he encontrado uno de los remakes más bonitos, fieles al original y mimados que he visto en toda mi vida como jugador. 

 

58fe2878-cdb0-4162-ad55-4b13b2217404

 

Siguiendo los orígenes

Wonder Boy: The Dragon's Trap sigue al dedillo el camino marcado por el original en 1989 desarrollado por Westone para Sega en Master System y, posteriormente, en la consola portátil Game Gear, TurboGrafx 16 y PC Engine. Todos los componentes del original están presentes, desde su divertida intro hasta la excelente música de Shinichi Sakamoto, si bien para la ocasión tenemos la posibilidad de escuchar la banda sonora tanto en sus tonos midis ochenteros como en una jugosísima reinterpretación orquestada a manos de Michael Geyre en la que no faltan los violines y el espíritu celta, las gaitas y algunos tonos sacados del jazz y el soul con un contrabajo de excepción. 

 

Los gráficos también han pasado la prueba e incluyen, por un lado, una brillante adaptación de la imagen que pudimos disfrutar en Master System allá por el 1989 con unos personajes y escenarios que funcionan con una solidez de aplauso y que incluyen la posibilidad de incluir un montón de efectos y filtros para lograr dar al juego el toque retroque deseemos. Por otro lado, Wonder Boy The Dragon's Trap ofrece todo el buen hacer del artista Ben Fiquet  con una serie de escenarios y personajes dibujados a mano y que hacen de este remake una auténtica obra de arte para el oído y la vista.

 

58fe2850-ad3c-4827-88e1-49d3b2217404.png

 

Comienza la aventura

Wonder Boy: The Dragon's Trap continúa los acontecimientos sucedidos en Wonder Boy in Monster Land repitiendo el fatídico final en el que entramos en el castillo y nos enfrentamos al malvado MEKA Dragon. Cargados de corazones y con nuestra flamante armadura repetimos uno de los finales más sonados de los 80 para descubrir que el malvado MEKA Dragon oculta un as en la manga: Una maldición que se desencadena tras su muerte y que convierte a nuestro aguerrido Wonder Boy en un hombre lagarto, o un pequeño dragoncete, capaz de escupir fuego. 

 

Comienza así nuestra aventura en los escenarios de Monster Land con nuestro Chico Maravilla convertido en dragoncete escupe fuego, y pronto conocemos a los personajes de la divertida saga, como el comerciante cerdo, que nos dará pistas en la iglesia del pueblo y nos venderá espadas, escudos y armaduras; la preciosa enfermera que nos curará cuando estemos faltos de corazones, y el simpático plantel de enemigos que acompañará nuestra gesta para hacerla, si cabe, más complicada

 

El mundo se estructura a la antigua como una serie de zonas a las que vamos accediendo según avanzamos en el juego y vamos logrando nuevas transformaciones para nuestro héroe que nos permitirán correr por las paredes como hombre-ratón, nadar como hombre-piraña e incluso volar como hombre-halcón. La falta de mapas, a la vieja usanza, ayuda a que estemos atentos a nuestro camino y las pocas pistas que iremos encontrando, lo que hace de Wonder Boy: The Dragon's Trap un auténtico título retro que no renuncia a su herencia a pesar de mostrar un aspecto impecable gracias al arte de sus creadores y las nuevas tecnologías. 

 

58fe2857-4334-4fe1-8031-4b13b2217404

 

Jugabilidades encontradas

Wonder Boy: The Treasure's Trap incluye varios tipos de experiencias jugables gracias a las transformaciones de nuestro personaje, que modifican el juego según su estatus a la vez que añaden poderes en forma de armas coleccionables -flechas, boomerangs, tornados, bombas de fuego y ataques de rayo-, así como objetos que le permitirán abrir caminos bloquedos destruyendo ciertos tipos de bloques. No podemos olvidar tampoco las diversas armas, escudos y armaduras que nos darán poderes especiales y que incluyen varios efectos que mejorarán nuestras posibilidades. 

 

La agilidad del ratón, el poder destructivo del dragón, la soltura en el agua de la piraña y la posibilidad de llegar a lugares inaccesibles como halcón hacen que Wonder Boy: The Dragon's Trap junte varios juegos en uno y configure su escenario como un puzzle bellamente dibujado que rinde homenaje al también presente píxel original y que nos tendrá varias tardes liados gracias a su endiablada dificultad que, sin embargo, no deja de ser asequible a todos los públicos. 

 

58fe2871-1064-4643-bf19-49d3b2217404

 

Un remake muy mimado

Sin embargo, y por bueno que fuera el juego original, lo que más destaca de Wonder Boy: The Dragon's Trap es el mimo con el que los chicos de Lizardcube han trabajado en el proyecto. Lo primero a destacar es la posibilidad de pasar en cualquier momento de la música reorquestada al midi ochentero con una mera pulsación de botón, así como la posibilidad de cambiar el preciosista aspecto del juego en manos de Ben Fiquet por el clásico píxel ochentero pulsando otro botón. 

 

El resultado fascina con unos escenarios realmente bonitos y dibujados a mano con un talento digno del mejor cómic francés que sigue la precisión de trazo de los grandes del bande dessinée con una animación a la altura que lejos de contentarse con las presentaciones cutres en flash de títulos como Valiant Hearts o Mirror's Edge presenta una suave animación clásica que convierte el juego en una maravillosa aventura de dibujos animados de una calidad impecable. 

 

58fe2868-90e4-4b64-9063-482eb2217404.png

 

Mención especial merece también la música, que parte de la base de Shinichi Sakamoto para, en manos de Michael Geyre, presentar una potente y evocadora banda sonora en la que no faltan los movimientos orquestales en una sinfonía única en la que podemos disfrutar de épicos tonos celtas, ritmos de soul y jazz y todo un túnel musical que merece por sí solo estar en las listas musicales de los amantes de las buenas melodías de videojuegos. 

 

Pero esto es sólo una parte. No hay más que ver los créditos del juego, una visualización obligatoria para todos los que vayáis a disfrutar de Wonder Boy: The Dragon's Trap antes de comenzar la aventura, en los que con un aire muy ochentero veremos a todos los creadores de este remake en fotos que los ilustran en el momento en que disfrutaron del juego original: unos niños que demuestran que siguen siendo niños por la pasión que han puesto en el juego y que incluye fotos de pequeños de los miembros de Lizardcube junto a fotos de jovencitos de los miembros de Westone cuando sacaron el título original en 1989. 

 

58fe285c-5f60-4d7f-8f9e-4a1db2217404

 

Hay que destacar que el juego incluye una cuiadosa selección de opciones para poder ver la pantalla igual que en 1989 junto a un número de idiomas que incluye inglés, francés, español, alemán, italiano, japonés y portugués brasileño. Un zas en toda la boca a otros títulos con su inglés obligado 'porque vamos a tener muy poco público' y que demuestra hasta qué punto los chicos de Lizardcube han mimado su juego

 

Finalmente, el juego incluye los passwords del original de 1989, la forma que teníamos por aquel entonces de continuar en juegos largos y que en este caso nos los da el cerdo en la Iglesia del pueblo. Cabe destacar que los passwords son exactamente los mismos que los del juego original, por lo que si guardáis por ahí los passwords de Wonder Boy III podéis utilizarlos en este maravilloso remake. 

 

58fe2875-3ca8-4ed3-889b-499eb2217404

 

Debéis jugarlo

Pocas veces me encuentro ante una decisión tan sencilla como la de recomendar este maravilloso remake: Debéis jugarlo. Tal cual: dejar pasar algo hecho con tanto cariño y cuidado es olvidar el rotro de tu padre. Sólo por el maravilloso trabajo de Fiquet con la plumilla y la animación ya merece la pena ser disfrutado, pero es que a eso hay que unirle la maestría de Geyre/Sakamoto con la música, el maravilloso trabajo del equipo trayendo de vuelta al juego, y el hecho de que nos encontramos ante el que posiblemente fuera el mejor juego de Master System de todos los tiempos. 

 

Tras haberme reecontrado con un viejo amigo que ahora luce de luijo sin olvidar su pasado no puedo menos que decir que Wonder Boy: The Dragon's Trap es compra obligada en Nintendo Switch, y uno de los grandes juegos alternativos de este año para Xbox One, PS4 y PC. Si no lo jugáis os estaréis perdiendo algo realmente especial, advertidos estáis. 

 

¡Nos leemos!

9

/ 10

1
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Yooka-Laylee Yooka-Laylee
Yooka-Laylee es un título creado vía financiación kickstarter por ex-componente...
Sonic Forces Sonic Forces
Sonic Team se pone manos a la obra con un nuevo proyecto, protagonizado por el famoso erizo azul. Este nuevo juego de Sonic llegará a PS4, X...
Sonic Mania Sonic Mania
Con el 25 aniversario de Sonic, Sonic Team aprovecha para anunciar un nuevo título donde el erizo lo dará todo. Esta vez, la desarrol...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
8
/ 10
Valoración media de usuarios
2 votos

Género: Plataformas/Acción

Distribuidor: DotEmu

Pegi: +3