Análisis
Windbound PS4

En contra del viento

Windbound

Windbound es uno de esos juegos que tienen la vocación de ser excelentes y que cuentan con momentos de gran brillantez, pero a los que, por desgracia, las malas decisiones en el diseño de sus mecánicas y dinámicas, el irregular planteamiento de sus situaciones y las fricciones no resueltas entre los géneros que mezcla acaban por arruinar su buen punto de partida. El título tiene destellos de Rime, del lenguaje que usa Team Ico, momentos muy del gusto de Wind Waker en lo estético y en lo jugable. Intenta hermanar una aventura contada de formas sugerentes con la supervivencia, el viaje en barco y algo de rogue-like. Es decir, Windbound es ambicioso.

 

Nuestra protagonista, Kora, acaba naufragando en una isla desierta. Su misión es recorrer varias islas que se generan de forma procedimental. En ellas tendrá que combatir, recoger recursos para hacerse un bote cada vez mejor, armas, herramientas y otros utensilios. El videojuego está estructurado en 5 capítulos que ordenan la narración. A medida que avanzamos el mundo va creciendo así como nuestras posibilidades de exploración y supervivencia.

 

Podemos optar por dos niveles de dificultad. Si morimos en uno, volvemos a empezar en la isla de inicio a lo rogue-like, pero también podemos facilitar la experiencia para disfrutar de la historia sin tantísima presión por morir. Es recomendable la experiencia rogue que el juego recomienda. Al hacerlo, la sensación de supervivencia aumenta muchísimo, también el miedo ante los riesgos que entraña navegar. También nos lo pensaremos dos veces antes de combatir o hasta qué punto nos internamos en una isla.

 

Windbound mezcla unas ideas muy buenas con una ejecución de las mismas muy mejorable

 

Windbound es muy bonito. Jugado en una PS4 Pro, tiene algún problema de tirones puntuales de frame-rate pero su estética entre Breath of the Wild y Wind Waker funciona bien. Son excelentes los diseños de los barcos que maneja Kora, y el viento, el agua y las ruinas que encontramos funcionan con solvencia. Tienen ese regustillo mediterráneo de Rime tan encantador.

 

Hasta aquí, todo bien, pero los problemas llegan al movernos. Las dinámicas de nuestra protagonista son toscas y nos conducen muchas veces a fallar. Las mecánicas del combate están heredadadas de los The Legend of Zelda más primitivos. Entiendo que Windbound quiere que sintamos una acusada falta de poder y de capacidad ante los monstruos con un conjunto de movimientos tan pobre, pero el juego no es capaz de entregarnos un combate interesante con esta premisa. Dependemos totalmente de crear armas más potentes, siendo nuestra habilidad algo secundario.

 

El juego te lleva muchas veces a trepar, empujar o saltar, pero tampoco el personaje se desenvuelve con elegancia en estas situaciones. Hay mucha sensación de torpeza. A Todo lo relacionado con la creación de objetos, gestión del barco o de tu inventario le ocurre lo mismo. El mundo del juego es amable e interesante, es apacible y tranquilo, es colorido y dulce. Invita a ser mirado y explorado con cariño, pero la forma de comportarse de su personaje se carga toda esta experiencia.

 

Windbound viene con textos en español

 

El combate no acaba de funcionar, pero tampoco la gestión del barco o el almacenamiento de ítems. Hay poco espacio para la imaginación, la creación y la gestión. Por un inventario escaso, te pensarás muy mucho qué recolectas y qué no, teniendo a veces que hacer grandes sacrificios al estar jugando a un rogue-like; un género que vive de engordar a tu personaje con cada resurrección. Esto también distrae de la historia principal del juego. Windbound prepara un mar y unas islas muy coquetas, pero esa obviedad que el survival necesita para saber qué recoger y que no, a veces choca contra sus intenciones narrativas.

 

Con Windbound nunca he tenido claro si estaba aquí por la historia, por la exploración, por la construcción de nuevas herramientas o por la supervivencia. Cuando me concentraba en una tarea sentía que las demás me molestaban o que no colaboraban bien entre sí. A veces el juego te pide que te pierdas en el mar pero la historia te fuerza a volver hacia atrás. Te apetece combatir porque te ha costado crear un arma pero las mecánicas de lucha no acompañan. La supervivencia te pide que hagas lo mínimo, pero el rogue-like te sugiere que hagas lo máximo…

 

Y es por todos estos roces, por unas mecánicas y dinámicas que no ofrecen disfrute y por una sensación de producto inacabado en estos aspectos es por lo que Windbound falla. La lástima es que tenía el potencial de brillar. Podría ser notable, pero se queda en algo simplemente correcto.

6

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
8.3
/ 10
Valoración media de usuarios
3 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Deep Silver

Pegi: +12