Análisis
Warhammer 40.000 Dawn of War 3 PC

El arte de la guerra.

Warhammer 40.000 Dawn of War 3

El tercer episodio de la saga nos recuerda que la guerra nunca acaba. Es más, cada día es peor, más sangrienta, más cruel, más devastadora. Pero eso es algo ameno de vivir cuando sólo eres una personita delante de un ordenador, claro. No es lo mismo que vivirlo personalmente, ¿verdad? Pero tranquilos, que no me voy a poner a dar ningún discurso pacifista. Aquí hemos venido a luchar.

 

Ha sido larga la espera, y aunque primero pasaremos por una beta multijugador este fin de semana, ya podemos decirlo, alto y claro: el próximo 27 de abril saldrá a la venta este juego de estrategia que los más fieles seguidores (tanto del género, como de la franquicia) no se pueden perder. Y ahora es cuando pasamos a ver por qué.

 

 

Una perfecta adaptación

 

Debo decir, de nuevo, que yo nunca fui de 40k, siempre he sido fiel a Warhammer Fantasy, si bien también seguía de cerca algunos torneos organizados en Sevilla. Si hasta he estado a punto de comprar algunas figuras de 40.000 en algunas de mis visitas a la tienda oficial que The Games Workshop tenía en la capital andaluza. Así que podría decir que, sí, conozco bien la estrategia seguida y puedo afirmar que Relic ha hecho un gran trabajo convirtiéndola en videojuegos.

 

No estamos ante una simple adaptación del universo de Warhammer. Dawn of War lleva desde el principio buscando qué hacer, combinando elementos, y por fin, en esta tercera entrega, ha conseguido encontrar la clave para traer la más perfecta adaptación de la estrategia seguida en 40.000; puedes llegar a sentir que estás frente a una mesa, con tu ejército recién pintado, y estás esperando a que el rival termine.

 

¿Cómo se consigue algo así? Dawn of War III ha roto con los esquemas del género y de la propia franquicia a la que pertenece, pero a su vez ha mantenido su esencia de una forma tan espectacular que hasta pagaría por ver jugar a la gente. ¿Quiero decir que tiene potencial como eSports? Ejé… ¡Quién sabe!

 

Lo que sí os puedo decir con total seguridad es que esta nueva entrega da una sensación especial: te hace pensar que es el juego definitivo de la saga, que tras él lo único que puede llegar es una colección de DLCs o expansiones, y años más tarde una remasterización. Es como si se hubiese conseguido llegar al máximo, a todo lo que puede dar de sí esta clase de juegos, y desde ahí ya no se puede mejorar más. Al menos, en lo que al género se refiere, porque, sí, tranquilos, que también voy a hablar de cosas malas. Todo a su tiempo.

 

 

La entrega más descomunal

 

Casi 22 GB de juego ya te dan una idea de lo que se te viene encima. Pero no me refiero al espacio que ocupa Dawn of War III en tu ordenador, sino a algo que verás una vez estés metido de lleno en el juego, y que ya comenté en el avance del mismo: los ejércitos son mucho más imponentes y podrás ver una gran cantidad de unidades en pantalla.

 

Esto es algo que ya marca la diferencia con respecto a los otros dos títulos de Dawn of War: Warhammer 40.000; y es que es la primera vez que veremos batallas tan grandes, hasta tal punto que el más mínimo enfrentamiento nos va a parecer súper épico. Ver toda la pantalla repleta de unidades militares hace que a uno se le infle el pecho cual palomo, y hasta entran ganas de ponerse una medallita (aunque sea la chapa de una cerveza).

 

Pero tener tantas unidades también conlleva muchas más responsabilidades. Hay que ser rápido y certero en la toma de decisiones, y tener que estar atento a un ejército numeroso no es nada sencillo. Sobre todo si sumamos la complejidad aportada por la personalización de unidades. Ésta se da igual que en las anteriores entregas, pero ahora tenemos más donde elegir. ¡Y hay que saber elegir bien!

 

 

Equilibrio y armonía

 

Cuando piensas que el título se basa en generar un ejército descomunal, casi que te vienes abajo. Piensas que es posible que aquí el caos reine por encima de todo. Una idea así podría asustar a los más novatos, a los que ni han tocado Dawn of War, ni están acostumbrados al género. Nada más lejos de la realidad, muchachos, podéis estar tranquilos.

 

Dawn of War III logra el equilibrio perfecto para que tanto novatos como veteranos se acostumbren rápidamente al ritmo del juego. Ojo, que no es lo mismo acostumbrarse que dominarlo, pero está adaptado para todos los niveles.

 

La idea de este equilibrio reside en una clave: todo puede ser contrarrestado. Cada unidad te da una posibilidad, cada momento te guía. Sólo hay que saber analizar la situación, pues siempre ésta te brinda la oportunidad. Como siempre se dice, de cada derrota se aprende, así que no penséis que al perder el primer choque con el enemigo, habréis sentenciado la partida.

 

La armonía es precisamente eso: tras cada lucha aprendes algo, sobre todo tras cada paliza que te llevas. Eres capaz de analizar los errores, se puede ver en cada unidad lo que falla, lo que la hace fuerte, y qué puede derrotarla. Así es cómo se consigue equilibrarlo todo y formar el ejército que puede llevarnos a la victoria.

 

 

Más bonito por dentro que por fuera

 

Ya os lo dije en el avance, y lo mantengo. Dawn of War III ha preferido ser eficiente a llamar la atención por su aspecto. Y no es que sea un juego feo, sino que en su apartado técnico deja un poco que desear.

 

Al tener que colocar más unidades en pantalla, es lógico que Relic haya decidido reducir el tamaño alejando la cámara. Hasta ahí, todo correcto. Sin embargo, los gráficos no parecen algo propio de 2017, ni siquiera en este género donde no son algo que importe demasiado. En este título, se ha decidido sacrificar el aspecto en favor de todo lo demás.

 

Y es entonces cuando te preguntas: si el resto del juego está genial, ¿qué más dará el aspecto? Bueno, a mí personalmente sí me importa, y es por eso por lo que no le pongo un nueve en la nota. Es decir, Dawn of War III no necesita ser un juego bonito, no necesita unos gráficos espectaculares que lo hagan difícil de olvidar. Pero, a su vez, y como he dicho antes, estamos en pleno 2017. Se pueden hacer juegos de estrategia espectaculares sin necesidad de sacrificar los gráficos.

 

 

Haciendo balance: esto hay que vivirlo

 

Quizás a alguno pueda echarle para atrás por esto que os digo de su aspecto. Otros incluso no se sentirán atraídos por su precio. No obstante, puedo aseguraros que Dawn of War III: Warhammer 40.000 nos regala una experiencia única. Una experiencia que es, además, perfectamente disfrutable tanto para los más veteranos (bien seas experto en el género, bien lleves aquí desde el primer Dawn of War) como para los más novatos. El equilibrio del que Relic ha dotado al juego, y la capacidad de poder aprender algo nuevo en cada partida, y tras cada batalla, hacen de éste uno de los mejores juegos de estrategia de la última década. Al menos, a grandes rasgos.

 

¿Lo recomiendo? Os lo recomiendo a todos. Se lo recomiendo a los amantes de 40k y a los que, como yo, son más de Fantasy. Se lo recomiendo a los adoradores de Starcraft, y hasta a los que dedicaron su infancia y adolescencia a Age of Empires. También a aquellos que nunca se han sentido del todo atraídos por el género. Dawn of War III tiene algo para cada uno de nosotros. Y si mis palabras no os terminan de convencer, no olvidéis probar la beta este fin de semana. Que el fervor de la batalla sea lo que os convenza.

8.5
/ 10
20 de Abril de 2017 a las 16:00 por Kysucuac
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a Warhammer 40.000 Dawn of War 3? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Total War Warhammer 2 Total War Warhammer 2
Volvemos a recibir una nueva entrega de Warhammer de la mano de Creative Assembly y Games Workshop, que representa la secuela de Total War: Warhamm...
Warhammer: End Times - Vermintide Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer Fantasy regresa a los videojuegos con una nueva aventura ambientada en El Fin de los Tiempos. Vermintide es una nueva experiencia de acción...
Total War Warhammer Total War Warhammer
Regresa el universo Warhammer a nuestros PCs, esta vez ligado a la marca Total War, para ofrecernos un nuevo modo de juego dentro de la franquicia....
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
0 votos

Género: Estrategia en Tiempo Real (RTS)

Saga: Warhammer

Distribuidor: Sega

Pegi: +16

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Warhammer 40.000 Dawn of War 3, Relic Entertainment
Company of Heroes 2

Company of Heroes 2

Lanzamiento: Ya a la venta

PC

Juegos de la misma saga
Otros juegos de la saga Warhammer
Comunidad
Participa en el foro de Warhammer 40.000 Dawn of War 3 y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego