Análisis
Uncharted El Legado Perdido PS4

A buscar tesoros

Uncharted El Legado Perdido

Uncharted: El Legado Perdido es puro relleno, pero como lo es de Uncharted 4, es del bueno. Al hablar de 'relleno' no penséis en los horripilantes arcos del anime de Naruto, más bien en la saga de Asgard de Caballeros del Zodaico, ¿y qué quiero decir con esto? Pues que estamos ante un producto que no ofrece apenas novedades jugables con respecto al original, que en ocasiones muestra problemas de ritmo de juego, que insiste sobre mecánicas y dinámicas que ya conocemos y que incluso las ejecuta peor, con puzles que abusan del ensayo y el error y sin mejorar los pocos problemas que ya vimos en Uncharted 4.

 

Pero Uncharted: El Legado Perdido proviene de Uncharted 4, lo que asegura un apartado gráfico y artístico sensacional, un desarrollo de personajes fabuloso, buenas charlas, situaciones de acción de calidad y exploración por entornos hermosos. Además, el estudio se aprovecha con acierto de que ahora controlamos a una ladrona interesada por llevarse cualquier objeto al bolsillo, integrando la recolección de tesoros al propio núcleo jugable.

 

584928b6-790c-4f71-8f73-730db2217404

Uncharted: El Legado Perdido le da un mayor enfasis a la recolección de tesoros que otros títulos de la saga

 

Controlamos a Chloe que, acompañada de Nadine, emprende la búsqueda del colmillo dorado de Ganesh. A todos los efectos tecnológicos, Chloe es una skin de Nathan. Salta como él, trepa como él y es tan Spiderman como él. He de reconocer que esto no me ha gustado demasiado. En Uncharted 4 tuvimos un interesante capítulo para comprender por qué los hermanos Drake son unos malditos ninja, pero el desarrollo de Chloe, el que nos cuenta cuando habla con su compañera, no nos revela que haya tenido un entrenamiento similar.

 

No señalo esto porque me moleste la manifiesta falta de coherencia o realismo, el día que le pida a Uncharted 4 'realismo' podéis tirarme por un puente, lo digo porque me parece una oportunidad perdida. El empleo de Chloe, de una ladrona inteligente, podría haber sido la situación perfecta para optimizar el sigilo en la saga, para preparar puzles diseñados solo para ella, para introducir más laberintos y para cambiar la manera de jugar. Lo que se ha hecho a este respecto es dotarla de la opción de abrir cerraduras con una ganzúa y un minijuego y lo más interesante: demostrarnos que no solo le interesa el colmillo de Ganesh, sino cualquier cosa brillante que vea en el escenario.

 

584928b5-eed4-4b8f-9730-730db2217404

 Chloe y Nadine funcionan muy bien como pareja de acción, sobre todo Nadine, que al principio de la aventura parece que tiene menos cosas que ofrecer

 

Al poco de empezar la aventura, Chloe y Nadine llegan a un amplio territorio que recorrer con su jeep. Rápidamente, descubren que tienen que adentrarse en tres templos, pero hay un cuarto con un enigma particular. Este no tiene nada que ver con la aventura principal, y no quiero estropearos que se encuentra en él, pero a través del misterio que encierra se alía la avaricia de la ladrona, el escenario y esos tesoros típicos de la saga para añadir una nueva capa jugable a esta expansión, que se agradece. Esto es algo así como una misión secundaria, pero lo cierto es que cumplirla es la forma más interesante de aproximarse a los intereses de Chloe y al Legado Perdido. Sí, la mejor novedad jugable es una particular sidequest que una vez activada extiende sus efectos a toda la experiencia.

 

584928b4-e4cc-4f19-bd19-730db2217404

El ritmo de juego de El Legado Perdido es irregular, siendo mucho mejor su segunda sección

 

Para exprimir este acertijo y sus vicisitudes se toma una arriesgada decisión: dividir el juego en dos estructuras de mundo absolutamente diferenciadas. Primero tenemos un gran espacio abierto para explorar y hablar, tras él llegamos a una frenética carrera hasta la conclusión de la aventura. Digo que es arriesgada porque el primer tramo es de un ritmo de juego lento y en ocasiones repetitivo, uno que solo se entiende bien si nos damos un paseo por ese cuarto templo adicional, pero que podemos pasar de largo.

 

Como habréis adivinado, lo que hay que hacer aquí, a mayores de ir por esos tres mausoleos, es encontrar muchos tesoros estando estos protegidos por los malos de turno. Si sois capaces de reconocer a Chloe como esa ladrona que quiere todo el oro del mundo, esta primera sección os gustará, pero en todo momento os resultará difícil quitaros de encima la sensación de que estáis jugando relleno, del bueno, pero relleno al fin y al cabo.

 

Una vez dejéis de lado este primer apartado llegaréis a la parte de esta expansión que sí es puro Uncharted 4. Una vez se abren dos grandes puertas, El Legado Perdido deja de lado las charlas, la exploración y sus a veces innecesarias pasiones narrativas para darnos lo que hemos venido a buscar: carreras, persecuciones, tiroteos, conflicto, tensión, un giro argumental interesante y plataformeo en entornos preciosos.

 

584928b5-3760-42da-b6ff-730db2217404

El Legado Perdido descubre que es puro Uncharted pasadas unas horas, al hacerlo, enamora

 

Es decir, Uncharted: El Legado Perdido tiene un diseño de experiencia jugable que es como un embudo en el que nosotros somos agua. Primero nos perdemos dando vueltas por un espacio amplio. Naughty Dog aprovecha este primer sitio para desarrollar la base emocional de los personajes, sugerir retos que nos hacen dar vueltas por el mismo y divertirnos, para finalmente sumergirnos en una frenética carrera salpicada por puzles que elevan la calidad del juego hasta su desenlace.

 

Pese a que en muchas ocasiones sentiréis que se ha desaprovechado la faceta profesional de Chloe, que no habría estado de más que llegarán más nuevas mecánicas al juego o que su ritmo fuera más equilibrado, lo cierto es que todo acaba funcionando al final de manera notable. Uncharted: El Legado Perdido es una expansión para tomársela con calma, para entenderla como un DLC con mucho por encontrar más que como un juego independiente. Esto no es The Last of Us: Left Behind, es una expansión de contenido que reutiliza con acierto cosas que ya conocemos y nos han gustado de Uncharted 4, nos presentan a una Nadine y Chloe con química y un número adecuado de horas de juego. Naughty Dog se atreve también a seguir experimentando con sus mundos abiertos y cerrados pero por desgracia no a optimizar sus mecánicas de disparos o de sigilo.

 

En resumen, no se me ocurre una mejor manera para concluir este análisis que decir lo mismo que dije al principio: Uncharted: El Legado Perdido es relleno, pero como lo es de Uncharted 4, este es notable, divertido y muy recomendable.

7.5

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Uncharted The Nathan Drake Collection Uncharted The Nathan Drake Collection
El retraso a 2016 de Uncharted 4 no será un problema ya que Sony y Naughty Dog han decidido darnos triple ración de Uncharted en Play...
Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón
Por fin vemos como los chicos de Naughty Dog llevan la saga Uncharted a la nueva generación con el lanzamiento de su cuarta entrega.  E...
Uncharted 2 Among Thieves Uncharted 2 Among Thieves
En Uncharted 2 Among Thieves Nathan Drake vuelve con una nueva aventura de acción firmada por Naughty Dog. Esta vez las pistas de Marco Polo nos llev...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6.2
/ 10
Valoración media de usuarios
11 votos

Género: Acción/Aventura

Saga: Uncharted

Distribuidor: Sony Interactive Entertainment (SIE)

Pegi: +12

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Uncharted El Legado Perdido, Naughty Dog
Juegos de la misma saga
Otros juegos de la saga Uncharted