Análisis
The Walking Dead: The Final Season PS4

¿Qué le decimos al miedo?


The Walking Dead: The Final Season

Si ya es difícil valorar un juego episódico por eso de que la experiencia se dilata bastante en el tiempo, imaginad cuando el mismo supone la conclusión de una historia dividida en cuatro temporadas prolongadas durante casi ocho años.

 

Cuesta saber de dónde venimos, aunque no tanto con qué quedarnos. En el caso de The Walking Dead, lo fundamental son la primera y la última temporada, que además de ser las mejores en términos absolutos también son las únicas que guardan relación entre sí. Una remite a la otra. Sin embargo insisto, no es fácil, menos cuando en la recta final se ha vivido el cierre de la compañía que inició todo este camino. De una manera más literal de lo esperado, esto es un adiós en todos los sentidos, y si de por sí las despedidas ya son difíciles, añadid toda esta leña al fuego. Qué sencillo era que la cosa saliera mal.

 

5ca2155c-46e4-4660-89cb-5e0fb2217404.png

 

Pero como en ese mundo de muertos vivientes al que se nos lleva, a veces de las peores situaciones sale lo mejor de nosotros. The Walking Dead The Final Season es, con facilidad, el trabajo de Telltale en el que más he notado la dedicación por el detalle, las ganas de hacerlo bien de verdad, cuidando no solo la historia y nuestro papel en ella, sino también el montaje, la fotografía y, en definitiva, el conjunto. Respira pasión.

 

Esta temporada final no destaca únicamente por ser la versión más depurada de un estilo de juego en el que la compañía se especializó, también busca distinguirse de esa sensación de producto prefabricado, de remozado, de esa conclusión que era fácil extraer en todas las licencias (Minecraft, Batman, Guardianes, Juego de Tronos, etc.) que terminaron con una o más temporadas firmadas por Telltale. Se percibe el cariño, las ganas de hacer algo más. Y no es de extrañar, al fin y al cabo se está escribiendo el punto y final de uno de los personajes más queridos de la década.

 

 

5ca21557-9100-4b43-a3b9-654fb2217404.png


Clementine. Qué decir tras tanto. La niña que tuvimos que proteger y educar con Lee tiene ahora el difícil papel de transmitir todo lo aprendido a AJ, un niño nacido en el nuevo mundo que a sus cinco años ya empieza a hacer preguntas difíciles de responder. En gran medida, la historia de esta cuarta y decisiva temporada orbita sobre la relación entre ambos, sobre ese tira y afloja entre Clem y Alvin Jr. en el que el niño intenta aprender, ser útil, pero a la vez nos arrincona hacia discusiones que son, también, callejones sin salida.

 

Con Lee educábamos a una niña paciente y reflexiva, pero con Clem tenemos labores más cercanas a la contención porque Alvin es más impulsivo, más difícil de convencer, más consciente de la realidad: el mundo ha cambiado, es más cruel y sabe que su referente todavía no es una persona adulta. Uno de los aspectos más interesantes de esta Final Season es que, a pesar de que el amor entre los dos personajes protagonistas es real y contagioso, se esconde tras una bomba de relojería que no sabes muy bien en qué se traducirá. Eventualmente Clementine dejará de tener respuestas, sabes que el golpe de realidad tarde o temprano será demasiado duro y esperas que AJ esté de su lado, pero solo puedes condicionar su decisión, encararlo.

 

 

5ca2154e-43ec-4509-b59f-5ae3b2217404.png


Esta vez hay un hogar, o un intento del mismo: la escuela Ericson para niños con problemas. Dicho escenario logró evadir relativamente los efectos del fin del mundo, y es una especie de Ítaca gobernada por niños y adolescentes con el potencial para convertirse en un refugio seguro. Clem y Alvin buscan integrarse, pero las cosas no tardan en saltar por los aires porque igual esa fantasía al margen de los horrores del exterior no lo es tanto. Lo importante es, como digo, la existencia de un lugar al que llamar casa y hasta puede que de una gente a la que llamar familia, una idea que trata de reforzarse con la presencia de objetos coleccionables que podemos ir acumulando para decorar la habitación a la que volvemos. Puede parecer un añadido anecdótico, pero tras unas cuantas horas y varias esquivas a la muerte, cada ítem despierta un recuerdo.

 

Narrativamente el juego no presenta novedades contundentes hasta su capítulo final, y se estructura en el clásico sistema de conversación en el que ocasionalmente vas encaminando tu relación y el destino de los personajes hacia uno u otro camino; generalmente uno acaba mejor que el otro, por eso de no terminar con el cuerpo lleno de mordeduras, pero la cosa no siempre se reduce al ‘vivir o morir’. Estos últimos cuatro capítulos no buscan tanto ofrecer muchos finales, más bien se centran en permitirte construir relaciones humanas y en crear momentos de tensión que definirán qué percepción tiene Alvin del mundo, y qué imagen tiene de ti. Pierdes como juez y verdugo, pero ganas como amigo y mentor.

 

 

5ca21553-e71c-4dd8-93b2-5f40b2217404.png


Es importante ir con esto por delante: no esperéis encontrar finales radicalmente distintos en esta despedida. Aunque el dibujo final del trayecto te certifica que has labrado tu propio camino y has escrito la historia de mucha gente, los puntos importantes están en manos de Telltale y Skybound. Personalmente me parece un acierto, creo que he ganado más con el timón solo en lo personal y afectivo, cediendo cierto margen de maniobra al estudio desarrollador para que elabore una trama interesante, llena de tensión y momentos clave.

 

También es de agradecer que la cosa vaya al grano. En lugar de los cinco episodios habituales, aquí la historia se condensa en cuatro de algo más de dos horas cada uno. Todos los momentos y situaciones van a alguna parte y se traducen en algo, y aunque esto no quiera decir que no existan momentos de calma y sosiego, la presencia del peligro -ya sea a raíz de los caminantes o no- es mucho más notable. Quizás por esto, The Walking Dead The Final Season implementa pequeñas mecánicas de acción, generalmente dedicadas al apuntado en tercera persona y a la gestión de hordas de zombis con dos movimientos: patada para desequilibrar y remate en la cabeza. Son añadidos que no van más allá, ni lo pretenden, y que sobre todo no molestan.

 

 

5b76eb4b-e79c-4c4b-9103-6855b2217404


En líneas generales, esta temporada final ofrece una experiencia notable llena de dedicación y giros interesantes hasta el capítulo final, donde puntualmente se llega al sobresaliente. Es ahí, durante sus últimos tres cuartos de hora, donde te deja sin palabras. Solo puedo remitir a mis sensaciones para hablar de esta parte sin entrar en spoilers, y me limitaré a decir que no experimentaba una conexión narrativa tan fuerte con la serie desde la mítica escena final con Lee. Hoy, con los sentimientos todavía a flor de piel, diría que incluso es mejor, porque además del potencial emotivo del desenlace también se implementan un par de trucos narrativos que no se habían utilizado hasta ahora. Es un cierre que no se limita a emocionar, también cambia las reglas y, contra pronóstico, la jugada sale bien.

 

The Walking Dead: The Final Season ha conseguido salir indemne de todo el revuelo en el que se ha visto envuelta y se erige, sino como la mejor temporada de toda la serie, como mínimo como la mejor secuela de esa primera que nos atrapó a todos, pudiéndola mirar de tú a tú. El nivel que mantiene en sus cuatro capítulos es alto tanto narrativa como audiovisualmente, mientras que su última bala en el cargador es de plata y directa al corazón. El final es de diez por muchos motivos, tantos que consigue recolocarla entre los grandes referentes de su género. Qué sencillo era que la cosa saliera mal y qué difícil era tener la mejor despedida, pero a veces hay que mantener la fe. Especialmente cuando el mundo se va a la mierda.

8.5

/ 10

4
Comentarios
Comentar
    • Me alegro q por lo menos la obra tenga un final "digno". Q pena la mala gestión de Telltale...pues quizá le de un tiento al juego + adelante, porque mi caso es el mismo q el q comenta JAserver
    • Muy buen análisis Julián.
      Yo me dejé la saga tras (en mi opinión, desastrosa) segunda temporada, pero tu análisis me ha dado un poco de ganas de retomarla. ¿Crees que vale la pena jugar a la tercera temporada para después poder jugar a ésta?
En respuesta al comentario anterior:
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
The Walking Dead March to War The Walking Dead March to War
Disruptor Beam nos sitúa ante un título de supervivencia y estrategia basado en la serie Walking Dead. Se trata de un juego para dispositivos móvil...
The Walking Dead - A New Frontier The Walking Dead - A New Frontier
Esta nueva entrega de la serie de Telltale, basada en la franquicia The Walking Dead, nos sitúa 4 años tras el desastre zombie. Volveremos a sufrir ...
The Walking Dead Season 3 The Walking Dead Season 3
Informate de todas las novedades de The Walking Dead Season 3 para ps4, videos, imagenes y mucho mas.
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
9
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Aventura Narrativa (Walking Simulator)

Saga: The Walking Dead

Distribuidor: Telltale Games

Pegi:

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de The Walking Dead: The Final Season, Telltale Games
Juegos de la misma saga