Análisis
The Outer Worlds XONE

La respuesta al universo, la vida y todo lo demás

The Outer Worlds

En la semana que llevo jugando a The Outer Worlds me he convertido en mi personaje favorito de la ciencia ficción. Obsidian ha vuelto a hacer de las suyas y le vuela la cabeza a Fallout: New Vegas con un heredero que es más profundo, más grande, más 42 y mucho más genial que cualquier trabajo anterior de la compañía. Ni siquiera New Vegas, Alpha Protocol o Pillars of Eternity son capaces de aguantar el tipo frente al regreso de los padres de Fallout, Tim Cain y Leonard Boyarsky. Dos maestros que firman una odisea espacial que supera las expectativas y a la que la brillante escritora Megan Starks coloca la guinda del pastel.

 

 

El antihéroe que vino del frío

The Outer Worlds comienza con nuestro personaje saliendo de una cámara de criogenización por obra y gracia del Doctor Phineas Welles, un personaje a caballo entre Emmet Brown -Doc- y el Dr. Who de Capaldi. Con un riquísimo ingés británico que haría llorar de felicidad a Shakespeare y una localización al castellano de quitarse el sombrero en los subtítulos, Phineas nos pone en situación. Llevamos 70 años congelado en nuestra nave colonial, La Esperanza, junto a miles de colonos a los que la Junta de Accionistas de Alción ha decidido abandonar por meros intereses económicos.

 

¿Nuestra misión? Contactar con el capitán Hawthorne, un pirata espacial que nos ayudará a conseguir los materiales que Phineas necesita para 'despertar' sin riesgo al resto de colonos de la Hope. Entre estos se encuentran los mayores talentos de la Tierra, capaces de enderezar la situación en la colonia de Alción. Afortunadamente esto es un RPG de Obsidian, y eso significa que nada va a salir según lo programado. Tras una serie de catastróficas desdichas nos encontramos capitaneando nuestra propia nave, La Falible. Con la ayuda del ordenador de navegación, ADA, y la tripulación que contratemos deberemos decidir nuestro camino en el sistema solar de Alción mientras forjamos a golpes nuestra leyenda.

 

 

Todos los sistemas al 90%

The Outer Worlds ofrece un sistema de niveles y talentos que funciona bastante mejor que lo ya visto en otros juegos del género. Huyendo de los atributos clásicos y su evolución, nos propone invertir en estos valores con la limitación de que, una vez elegidos, no vamos a poder cambiarlos. Así, tenemos seis puntos para invertir en seis valores: Fuerza, Destreza, Inteligencia, Percepción, Encanto y Temperamento. Todos empiezan 'en la media' y podemos subirlos a 'bueno' y 'alto'. También podemos bajarlos a 'inferior a la media', lo que  nos das un punto extra y situaciones tan divertidas como opciones de diálogos 'estúpidas' o la incapacidad de detectar a los enemigos incluso aunque nos estén atacando. 

 

Una vez elegidos los atributos, que marcan las aptitudes naturales del personaje, toca invertir en talentos. Estos son los que llevan la voz cantante y regirán tanto nuestro rendimiento en combate como nuestras habilidades en los diálogos, liderando a nuestros compañeros o interactuando con el mundo de Alción. En este sentido The Outer Worlds es muy amable y permite subir todos los talentos de un grupo invirtiendo un solo punto en ese grupo, por lo que es fácil llegar a 50 puntos en todos los talentos una vez llegas a niveles cercanos al 30. A partir del valor 50, toca invertir puntos en cada talento por separado. 

 

 

Konstantine: La Rata de Acero Inoxidable

Llegados a este punto toca hablar de lo que mejor hace Obsidian en The Outer Worlds: rescatar el roleo puro y duro y la pasión por los diálogos gloriosos y altamente satisfactorios. Sí, en The Outer Worlds hay tiros, muchos tiros, y más si te apetece seguir pegando tiros. También hay garrotazos, explosivos, mordiscos, patadas voladoras, fusiles controladores de mentes, rifles de plasma, puñetazos, patadas en la ingle y armas de gravedad cero. Sin embargo, si algo hace grande esta nueva incursión de Cain y Boyarsky -y Starks- en el RPG es su brillante arco argumental y cómo éste se abre en abanico con cada nuevo personaje, misión secundaria, diálogo y situación que presenta al jugador.

 

En The Outer Worlds puedes elegir entre hablar o actuar. Puede ser un potente shooter o una gran aventura gráfica. Es en medio de la balanza, en la aguja entre platillos, donde está la gloria de un juego que cumple con todo lo que los fans del género esperábamos. Infiltración, robo, pirateo de terminales, disfraces, subterfugio... todo vale en apoyo a los diálogos para cumplir nuestros objetivos, que pueden o no ser los mismos que los de Phineas Welles. Por si esto fura poco, The Outer Worlds abre el puño y permite que podamos rolear de verdad al darnos talentos de sobra para llevar la aventura a nuestros lugares favoritos. Mentir, persuadir, amenazar, intimidar, dar un puñetazo, sobornar, hacer gala de nuestros conocimientos o incluso coquetear no son sólo opciones de relleno y nos permiten, si así lo deseamos, que tengan un papel principal en nuestra forma de juego.

 

 

La Paja en el Ojo de Dios

The Outer Worlds permite que elijas el camino de tu nave, tu personaje y tu tripulación, y lo hace bien, sin diálogos que quedan a medias, misiones que no te dejan claro lo que está pasando o facciones que no acaban de adaptarse al ritmo de los acontecimientos. En este sentido Obsidian lo ha conseguido con creces y ofrece un juego sólido en el que todo funciona como debe para hacernos creer nuestra propia historia sin salirse del guión en ningún momento y sin apaños raros para reconducir todo a donde ellos quieren que termine. La decisión, esta vez, es nuestra al 100%.

 

El resultado es, al fin, el mismo que podemos disfrutar en juegos como Pillars of Eternity, Wasteland o Divinity Original Sin, trasladado a un punto de vista mucho más visceral y con una jugabilidad que cumple con sus objetivos y destaca en algunas ocasiones. La sensación de estar viviendo tu propia historia es creíble gracias a la ausencia de mecánicas que se vuelven rutinarias, recadeo gratuito o compañeros follables si les das regalos. La historia de The Outer Worlds, como el bueno de Félix no para de repetir, podría muy bien configurar las dos primeras temporadas de una serie de televisión. Una muy buena en la que el argumento de calidad y los giros de guión consiguen mantener al espectador el vilo. Y esto con el valor añadido de no ser meros espectadores, sino jugadores que deciden a cada momento el paso a dar. 

 

De esta forma nuestro paso por la colonia de Alción no sólo modificará sus mundos sino también a nuestro propio personaje. Mención especial a las Flaquezas, una serie de secuelas que vivir la aventura irá dejando en nuestro personaje y que afectarán a su rendimiento limitando sus atributos y talentos por caídas, heridas, paranoia, inseguridades, etc. Son voluntarias, pero si las aceptas no sólo obtendrás un punto de ventaja, sino que también aumentarás la credibilidad de tu periplo.

 

 

Crónicas Alcionianas

The Outer Worlds es pura ciencia ficción de disfrute. No obstante, por debajo de nombres como Naylor Grant, John Scalzi, Harry Harrison, Frederic Brown, Larry Nieven e incluso Terry Pratchett es fácil encontrar la preocupación de autores como Ray Bradbury, George Orwell, Aldous Huxley y China Mieville por el futuro de la humanidad y la distopía. Sin querer profundizar demasiado para no destriparos nada, la Colonia de Alción es un mundo que podría venir firmado por Philip K. Dick, una versión del mundo no-tan-feliz de Huxley en el que los alphas y los beta duermen congelados en La Esperanza mientras los nuevos aristócratas convierten en epsilons a todo el pueblo.   

 

La crítica está ahí, y es dura, en un mundo de grandes corporaciones en el que no se salvan ni los miembros de la junta, ni los trabajadores ni los rebeldes a la causa comercial. En medio de lo más mísero y ruín de la mezquindad humana, aún quedan algunos idealistas capaces de apostar por la humanidad, y es en ellos, o contra ellos, donde recae lo más glorioso de una relectura del RPG de ciencia ficción que va más allá de la crítica fácil o el topicazo de buenos y malos. 

 

 

Recuerda el Kant

Es aquí donde nuestra tripulación cobra sentido. Un grupo de colgados, idealistas, miserables y cínicos en el que está representado lo mejor y lo peor de la naturaleza humana. Los compañeros en The Outer Worlds no son muñecas hinchables ni guardaespaldas, son entes vivos con sus propias convicciones, aficiones y sueños. Seres humanos -y un robot y una IA- que no dudarán en comentar nuestras acciones, advertirnos durante la aventura e incluso entrometerse en nuestras conversaciones con otros personajes para inclinar la balanza a su favor o darnos información extra.

 

En este sentido Obsidian vuelve a dar en la diana con unos compañeros de personalidad muy diversa que mantienen vivo el juego manteniendo sus propias conversaciones, dando personalidad a sus camarotes y convirtiendo La Falible en un punto de encuentro que es difícil que no nos recuerde a la Firefly, la Rocinante o una versión pequeñita de la Orville. Es justo cuando empiezan a aparecer los compañeros, cuando has tomado tu primera gran decisión y vuelas lejos de Frontemar, cuando The Outer Worlds comienza a cobrar sentido y a mostrarse como el aspirante a GotY que realmente es. 

 

 

Esta es mi Escopeta de Plasma Hammersmith 2.0 Patente en Proceso No Reembolsable

Los diálogos, los compañeros y el argumento son un triunfo, pero nada de esto sería tan glorioso si no viniera acompañado de un juego sólido en todos sus elementos. The Outer Worlds funciona bien en su faceta shooter y de combate con una puesta en escena que no vuelve loco pero que cumple mejor que lo normal en el género alejándose del estilo Fallout aunque con algunos puntos en común. No hay coberturas ni pijadas por el estilo, pero las distintas armas se sienten bien, los compañeros cumplen su función y hay un alto componente de gloriosa locura con las Armas del Vacío: prototipos con efectos tan locos como contol mental, gravedad cero, reducir el tamaño de los enemigos o efectos elementales aleatorios. 

 

Si te va lo clásico el arsenal no se queda corto con armas cuerpo a cuerpo de todo tipo, rifles de francotirador, fusiles de asalto, pistolas, escopetas, carabinas, ametralladoras, lanzallamas y mucho más, todo ello personalizable y mejorable, aunque cuidado, trastear con ellas hará que pierdan la garantía. Si te va lo táctico, siempre puedes tirar del DTT, un nuevo VATS que bajo el nombre de Dilatación Táctica del Tiempo nos permite observar el campo de batalla, atacar a los enemigos a cámara lenta, dar órdenes a cnuestros compañeros o buscar la mejor ruta de huida. Una opción en la que es posible invertir para mejorar su rendimiento y que ofrece una tabla de salvación a quien no se sienten cómodos con la parte más shooter de The Outer Worlds.  

 

 

Escudos al 90%

Llegados a este punto toca hablar del resultado de The Outer Worlds en pantalla y sus posibles bugs. Tras cerca de 40 horas jugadas en Xbox One X y superado el nivel 28, no he sufrido ningún fallo destacable en este sentido. Ni siquiera los errores leves, que se reducen a cadáveres que bailan al caer al suelo son reseñables porque en pocos segundos han dejado de moverse. Nada de objetos que caen al pasar o vuelan en medio de la nada. Las líneas de diálogo están bien puestas y son coherentes -más allá de algún error de género-, no hay silencios ni cambios de idioma, y el único 'fallo' tangible ha sido un enemigo que no recibía daño por estar fuera de su zona de acción. De vuelta en la zona de aparición del enemigo este volvió a sufrir daños, por lo que se solucionó el problema.

 

Escribo esto sin haber probado -obviamente- el parche que llegará el día uno de 20Gb y 40Gb en PS4 y Xbox One, pero creo que irá más enfocado a los enhancement que a problemas del juego propiamente dichos. Lo creo porque aunque algunos escenarios son impactantes y todos tienen un diseño exquisito, algunas zonas no dan la impresión de estar bien optimizadas en cuanto al color y al uso del HDR, lo que es, quizá, el único problemilla que le veo al estar jugando en la consola más potente de la generación.

 

Por lo demás, poco que decir negativo en el apartado técnico. Buena movilidad sin problemas de atasco, buen sistema de viaje rápido, cargas comprensibles, aunque demasiadas al tener que cargar según entramos en localizaciones importantes. A destacar un aparato sonoro sobresaliente tanto en su banda sonora original como en las melodías de ambiente y el expléndido doblaje, eso sí, en inglés. Mención especial tambien al trabajo de localización en los textos con frases brillantes como 'te falta una electropatatilla pal kilo', que os harán soltar más de una carcajada en los diálogos y las descripciones de talentos y aptitudes.

 

 

Informe de daños

Reconozco que de primeras, The Outer Worlds me asustó. Tras su pedazo de intro y su hilarante motor de creación de personajes el tutorial me bajó los ánimos con algunas cosas a evitar como el sigilo en cuclillas, las hierbas mágicas y un motor de combate bueno pero no para tirar cohetes. Afortunadamente la cosa va cogiendo ritmo, y después de mis primeros errores y de cargarme por equivocación a más gente de la deseada, la obra de Obsidian comenzó a maravillarme por cómo consigue que te retrates durante la aventura.

 

Hay un momento especial, cuando logras arreglar La Falible y se te abre gran parte del sistema solar para que viajes donde quieras, en el que The Outer Worlds comienza a brillar. Y lo mejor es que a partir de ese momento su luz no hace sino aumentar en intensidad. La aparición de los compañeros, la sensación de estar viviendo una gran aventura, la mezquindad de la colonia y sus habitantes y ese seguir adelante en tu odisea es algo que muchos habían intentado y ninguno había conseguido. Hasta ahora.   

 

Es posible que The Outer Worlds tenga margen de mejora en lo técnico y lo jugable, pero es una obra maestra, miembro obligatorio en mi lista de juegos del año y, posiblemente, el primer juego que, una vez se anuncie su secuela en exclusiva, haga plantearse a muchos comprar una Xbox Scarlett o mejorar su PC. Grandes escenarios con gran variedad de planteamientos y situaciones, una odisea espacial plagada de momentos memorables y una historia digna de una gran saga literaria o una excelente serie televisiva. Todo esto es la cara vista de la inteligencia de una desarrolladora que por fin ha conseguido crear lo que llevan años intentando. Fallout tiene un rival más que digno que le saca ventaja en varias cosas. Y esto, viniendo de mí, son palabras mayores.   

9

/ 10

10
Comentarios
Comentar
    • Me recuerda mucho a la saga de Fallout, un RPG sorprendente. No obstante, el mundo fantástico y atrevido que se está ofreciendo en este título es increíble, su apartado artístico y demás detalles visuales me encantan, quiero probarlo ya.
    • Eres el Kojima d los análisis porque "lo has vuelto a hacer!!" otro juego q me vendes jajaja un saludo Rafa!
      Si algún alma caritativa lo prueba en PC q por favor nos diga q tal :S
    • Enhorabuena por el texto Rafa del Río. Es un placer poder leer analisis y artículos tan bien escritos como los vuestros. Qué lástima que no seais también papel.
      Por cierto, creo que el analisis ha tenido cierta repercusión en algún foro de algún que otro lado ;)
      Yo iba a comprar el juego sí o sí. Tras leerte, sí o sí o también.

      Un saludo a todos.
    • Rafa cual seria el orden de preferencia entre ,kingdom Come Deliverance ,Vampyr y este Outer Worlds(simple curiosidad).
En respuesta al comentario anterior:
    • Yo he jugado a los dos primeros y siendo fan tanto del medievo como d los vampiros, para mí, el primero le da over nine thousand vueltas a Vampyr...
    • Gracias Rafa, esperaba tu opinión para darle un clic al "añadir a la cesta". Aunque me toque esperar a jugarlo hasta mi cumpleaños, que aún quedan dias, voy a estar feliz por saber lo que me espera.
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Fallout 76 Fallout 76
Fallout 76 es la nueva versión del videojuego de Bethesda, Fallout. Apostando por un componente de rol y multijugador, así como añadiendo elementos...
Fallout: New Vegas Fallout: New Vegas
Con Fallout New Vegas la conocida serie Fallout se traslada tres años después de los sucesos acaecidos en Fallout 3, para ofrecernos un spin-off co...
Fallout 4 Fallout 4
Vuelve Fallout con su primera entrega desarrollada para la nueva generación de consolas. El primer título desarrollado por Bethesda d...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
10
/ 10
Valoración media de usuarios
2 votos

Género: RPG

Distribuidor: Private Division

Pegi:

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de The Outer Worlds, Obsidian Entertainment
Fallout: New Vegas

Fallout: New Vegas

Lanzamiento: Ya a la venta

PC PS3 X360

Tyranny

Tyranny

Lanzamiento: Ya a la venta

PC