Análisis
The Messenger SWITCH

El Ninja Gaiden 2D del siglo XXI.

The Messenger

The Messenger es un título que consiguió sorprenderme un par de veces, ambas sin que lo esperara. Y quizás hayan sido dos de los mejores momentos de toda la aventura, así que es lo primero que os comento porque voy a desvelar esas "sorpresas" en este análisis (imposible no hacerlo para opinar con propiedad) y si no queréis conocer ningún detalle os animo a que dejéis de leer. En cualquier caso, si habéis leído cualquier otro tipo de información acerca del juego ya lo sabréis, seguramente, así que continuad sin miedo.

 

Lo que se ha querido lograr con este título no solo es realizar un bonito homenaje a la saga Ninja Gaiden más clasica, sino crear un título de acción y plataformas en 2D realmente bueno. Al principio reconozco que me costó entrar en la dinámica del juego, que parecía que simplemente quería imitar a los clásicos títulos de 8 bits que muchos quemaron en las máquinas recreativas. Pero conforme fui avanzando me di cuenta de que The Messenger había conseguido atraparme: moría sin parar pero no podía dejar de intentar superar las fases una y otra vez hasta depurar mi técnica. 

 

5b8ce07f-fa04-4961-8ac0-72ffb2217404

 

El control es fabuloso, y la obtención paulatina de poderes también, lo que permite ir convirtiéndose en un mejor jugador poco a poco satisfaciendo la necesidad de los enemigos y de los escenarios. Es cierto que The Messenger se muestra un poco inconsistente durante todas sus horas de duración, con escenarios muy buenos y otros menos buenos y con enfrentamientos con jefes estupendos y otros muy tediosos. Pero aún así es fácil encontrar la gracia a cada una de las secciones que conforman el juego.

 

Cuando crees que estás llegando al final de The Messenger, cuando esos 8 bits muestran a enemigos más poderosos y a lo que parece ser el enemigo final, con una música machacona y repetitiva pero muy pegadiza (un auténtico homenaje a la época clásica), el juego te da la primera sorpresa: a partir de ese momento la aventura continúa, pero en 16 bits, poniendo como excusa un viaje en el tiempo. Los gráficos mejoran, los escenarios son más vivos, la música aumenta su calidad pero el desafío prosigue. Y tú sigues enganchado. 

 

5b8ce083-0ea4-4bc5-95d3-69adb2217404

 

The Messenger logra todo esto no solo a través de sus mecánicas, sino también a través de ciertas conversaciones que van aportando contexto e historia a nuestros progresos. Y lo hace de una manera muy concreta: a través del cachondeo y del puro sarcasmo. Reconozco que al principio también me costó entrar en esa dinámica de comentarios y no es que me hicieran mucha gracia, pero como con todo en el juego, te acostumbras y sabes sacar su lado positivo. 

 

El problema, al menos para mí, llegó con la segunda y última gran sorpresa que The Messenger otorga al jugador: una vez terminas la parte protagonizada por los 16 bits, el final todavía no llega. A partir de ese momento se te proporciona un mapa y todo cobra un sentido muy Metroidvania: avanzar hacia los lugares que creemos propicios para seguir nuestra aventura mientras conseguimos objetos necesarios para lograrlo. En este punto el juego pierde toda su personalidad y su encanto, bajo mi punto de vista

 

The Messenger no proporciona unos escenarios idóneos para recrear un Metroidvania, ya que sus fases son muy lineales. Sí que hay lugar para esconder secretos y habitaciones escondidas, pero poco más. Su forma de hacernos progresar, además, poniéndonos las cosas difíciles hasta que las dominamos y conseguimos avanzar hasta el nuevo reto, tampoco casa con este espíritu. Al final, nos encontramos repitiendo una y otra vez los mismos escenarios que ya hemos recorrido en nuestro periplo por los 8 bits y los 16 bits sin mucho sentido y sin la gracia de antaño. Esa que una vez consigues asimilar te cautiva. 

 

5b8ce07d-3b5c-419b-838a-72d1b2217404

 

Y es una auténtica pena, porque mientras trataba de digerir esta segunda sorpresa no paraba de pensar en lo mismo: si The Messenger hubiera terminado en su fase de 16 bits y me hubiesen permitido volver a repetir el juego para tratar de superar el reto con menos muertes o algo por el estilo, el juego habría sido soberbio. De mis títulos favoritos del año sin lugar a dudas. Sin embargo, me quedo con el mal sabor de boca de haber querido ir un paso más allá y haber incorporado una fase metroidvania sin sentido, que elimina todas las sensaciones jugables proporcionadas horas antes. 

 

A pesar de ello, The Messenger es un título de acción y plataformas 2D genial, y merece mucho la pena aunque sea solo para disfrutar de su etapa de 8 bits y de la sorpresa posterior con los 16 bits. Una mala decisión final, para mi gusto, ensombrece un poco el resultado final, pero no deja de ser una muy grata sorpresa que resulta ser un imprescindible para los amantes de este género clásico

7.5

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Yaiba Ninja Gaiden Z Yaiba Ninja Gaiden Z
Keiji Inafune, el creador de Mega Man, se une a Spark Unlimited y el Team Ninja para Yaiba: Ninja Gaiden Z, un spin-off de la saga Ninja Gaiden en ...
Ninja Gaiden Sigma 2 Plus Ninja Gaiden Sigma 2 Plus
Ninja Gaiden regresa a Vita, esta vez con una conversión a portátil de Ninja Gaiden 2, el original de Xbox 360 que se vio ampliado en...
Ninja Gaiden 3 Razor's Edge Ninja Gaiden 3 Razor's Edge
Ninja Gaiden 3 vuelve en su versión definitiva, olvidándose del juego suave que fue su versión original para traer una experie...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6.8
/ 10
Valoración media de usuarios
4 votos

Género: Acción/Exploración 2D

Distribuidor: Devolver Digital

Pegi: