Análisis
The Long Dark PC

Intenso, duro, artístico, maravilloso

The Long Dark

Le tenía ganas a The Long Dark. Se las tuve cuando me enteré que Ken Rolston colaboraba en el proyecto ayudando con su historia, y se las seguí teniendo cuando supe que Raphael van Lierop iba a encargarse casi por entero del diseño y la parte creativa del juego. Ahora, tras una semana disfrutando intensamente The Long Dark, puedo decir que nunca un estudio tan pequeño me había sorprendido tan gratamente con un juego tan cuidado y potente como este The Long Dark. 

 

Destaco antes que nada que la versión analizada es la de Xbox One, que todas incluyen textos en castellano, que es una duda que he leído por ahí, y que sí, el juego lleva una semana de parches para evitar caídas y problemas que, en el momento en el que escribo este análisis, ya parecen estar solucionándose a falta de ver la versión del juego en PS4. Dicho esto, empezamos el análisis...

 

...Pero vayamos por partes: The Long Dark nos propone sobrevivir a un apocalipsis muy particular como pioneros de un Nuevo Mundo en el que las viejas reglas de la sociedad han dejado de ser útiles. Pero no os confundáis: El juego de Hinterland no es Mad Max, This War of Mine o The Walking Dead. Lejos de todo eso, lo que The Long Dark nos propone es un Apocalipsis Tranquilo en un mundo en el que la electricidad ha dejado de funcionar. Frío, escasez de recursos y escenarios poblados por unos -muy- pocos supervivientes son las claves junto a la despiadada naturaleza y unos entornos melancólicos que hacen que jugar sea un reto a nivel de supervivencia y una delicia a nivel artístico.

 

 

Dos juegos en uno

The Long Dark son dos juegos en uno. Por una parte tenemos el antiguo modo Sandbox, ahora rebautizado como modo Supervivencia, en el que podemos explorar libremente los diversos escenarios que incluye el juego en los que encontraremos una supervivencia cada vez más compleja, criaturas diversas, recursos y unas localizaciones maravillosas que nos harán sentir como los protagonistas perdidos en el rodaje de una serie televisiva de calidad.

 

Junto a este modo, que se completa con el Modo Desafío, tenemos el Modo Historia, una modalidad que nos invita a conocer de primera mano la vida de Will McKenzie y la Dra. Astrid Greenwood, dos personajes con un trágico pasado que vuelven a reencontrarse tras años de distancia en un silencio compartido que iremos descifrando poco a poco según vamos avanzando por sus cinco episodios.

 

Sin duda The Long Dark no es el primer juego en ofrecernos dos modos de juegos tan diferentes, pero sí es el primero en hacerlo de forma separada e ingeniosa convirtiendo cada modalidad en una experiencia de juego individual que se rige por sus propias reglas y limitaciones. El resultado es un título duradero que nos va a tener horas y horas enfrascados, por un lado en su historia, y por otro en ver todo lo que su mundo tiene por ofrecer. 

 

 

Wintermute 

Wintermute es el nombre de la primera temporada de The Long Dark, una temporada dividida en cinco episodios de los que ya tenemos dos en el mercado y que, según el propio van Lierop, aprovecharán lo aprendido y la opinión de los jugadores para mejorar aquellos aspectos que queden pendientes en sus dos primeros capítulos

 

La historia nos pone en la piel de un hombre anónimo que despierta entre los restos ardientes de un avión en medio de un páramo congelado, aturdido y con la mano atravesada por una esquirla de metal. Sin más datos que la voz de una mujer que suena en sueños, la supervivencia empieza en ese mismo momento con una serie de pistas muy bien integradas que nos enseñan lo básico que debemos saber para permanecer vivos: cómo hacer fuego, conseguir agua y alimento, curarnos las heridas y descansar. 

 

 

Pronto conocemos el nombre de nuestro protagonista: Will McKenzie, un piloto en la zona más agreste de Canadá que acepta el encargo de una misteriosa mujer, la Dra. Astrid Greenwood, quien tiene una también misteriosa misión por cumplir y con la que parece que nuestro protagonista comparte un trágico pasado. A lo largo de estos dos primeros episodios, Astrid y Will se nos presentan como personas profundamente heridas, con el alma plagada de cicatrices compartidas y que hacen de sus aventuras como pioneros del nuevo mundo una suerte de camino de redención que demuestra la influencia de obras como The Road y Earth Abides de las que el propio van Lierop nos habla en la carta de presentación del juego. 

 

Poco a poco, y según vamos avanzando a duras penas por el agreste mundo y su profunda historia, la duda tan cuidada por autores como David Lynch -del que vemos algunos elementos propios en pantalla- cobra fuerza en una historia en la que conoceremos a personajes muy dispares, cada uno con su propia importancia en el apocalipsis tranquilo y que nos dejarán con una sensación agridulce según profundizamos en su psicología con un toque que coge lo que en su momento hizo grande a Telltale Games y lo multiplica por mil gracias a esta forma de narrar que se aleja de la acción a raudales y el tópico de los zombies. 

 

 

Naturaleza y supervivencia

Una de las cosas que más me ha gustado de The Long Dark es que huye radicalmente de las bases impuestas por Minecraft en títulos como DayZ o 7 Days to Die al plantearnos un mundo en el que debemos aprender a aprovechar los recursos y surtirnos con los elementos que nos da la naturaleza, que con el tiempo descubrimos que son suficientes para perdurar en su aventura.

 

Nada de conseguir leña y piedras a base de puñetazos con los árboles y las rocas. Nada de construir casas y refugios con bloques que flotan en el aire: The Long Dark se respeta a sí mismo y nos ofrece una supervivencia que se basa en lo real y lo cotidiano, con un motor de creación y mejora creíble que nos anima a sentirnos parte de lo que se nos está contando sin que la historia -o la supervivencia- sean una mecánica basada en el A+B+C.

 

 

Por si esto fuera poco, la supervivencia está perfectamente representada en los 4 marcadores que marcan la salud de nuestros protagonistas: hambre, sed, cansancio y temperatura. Cuatro necesidades que marcan la salud y el estado de Will y que no sólo afectan a cosas como la energía, la capacidad de carga y la movilidad, sino que también interactúan entre ellas, causando un aumento de nuestras necesidades de tal forma que tengamos que estar pendientes del entorno, la tarea a realizar y nuestro objetivo para saber qué necersidades tenemos que cubrir. 

 

Y es que en The Long Dark la muerte es una opción en todo momento. Sin llegar a hacer de la muerte una mecánica en sí misma, como hacen otros títulos como The Flame on the Flood, Don't Starve o, cómo no, Dark Souls, The Long Dark te obliga a tener en cuenta la posibilidad de acabar la partida de forma catastrófica con un entorno despiadado en el que el hambre, la sed, el cansancio, las heridas y la mala alimentación pueden acabar con nosotros en cuestión de minutos.

 

Sin embargo, The Long Dark también sabe ser amable con el jugador: una vez aprendidas las bases de la supervivencia y con un mínimo de cuidado, pronto nos encontraremos cómodos en su mundo, capaces de sobrevivir en su territorio y de enfrentarnos a las amenazas de su mundo en posición de igualdad. Una sensación que se incrementa en Wintermute según vamos descubriendo los secretos de su historia

 

 

Muy gratificante

Lejos de la frustración de las primeras partidas y una vez vas avanzando en Wintermute, The Long Dark se convierte en un juego muy gratificante en el que cada pequeño logro se convierte en una gran victoria. Encontrar tu primer vehículo, la primera cabaña, el primer animal... cazar nuestro primer conejo, construir nuestra primera antorcha, y un largo etcétera de pequeños pasos, son caramelitos que nos saben a gloria en un juego que sabe hacer que te esfuerces por una recompensa que merece la pena.

 

Más allá de su modo de juego y de su dificultad, The Long Dark es un título tremendamente artístico en el que los cielos, los parajes, el diseño de personajes y la música crean un todo melancólico y doloroso que escuece, pero con ese dolor dulce de las historias bien contadas y la experiencia personal. Raphael van Lierop consigue hacer de este juego una obra profunda y personal que trasciende los límites del videojuego y traspasa las fronteras de las experiencias que vives y recuerdas con el paso de los años. 

 

En definitiva, un título que ha superado con creces mis expectativas y que marca un camino que otras compañías de más renombre deberían seguir. Aquí tenéis una guía de supervivencia para que os hagáis una idea de hasta dónde llega la complejidad y profundidad del juego. Y en serio, si os gusta el género hacedme caso: estamos ante un título sobresaliente que puede convertirse en algo enorme y a tener en cuenta en el futuro... ¡Y todavía quedan tres episodios por disfrutar!

 

¡Nos leemos!

8.5
/ 10
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a The Long Dark? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
1
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Slender The Arrival Slender The Arrival
Slender: The Arrival es la esperada continuación del fenómeno Slender que ya tuvo su videojuego con The Eight Pages. Los desarrollado...
Slender Slender
Informate de todas las novedades de Slender para pc, videos, imagenes y mucho mas.
Betrayer Betrayer
Informate de todas las novedades de Betrayer para pc, videos, imagenes y mucho mas.
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
9.2
/ 10
Valoración media de usuarios
5 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Hinterland Studio

Pegi: +12

Comunidad
Participa en el foro de The Long Dark y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego