Análisis
SnowRunner PS4

La nieve y el barro contra tu pericia al volante.

SnowRunner

¿Alguna vez habéis tenido que conducir sobre el barro con un vehículo no preparado para ello? ¿Cuántas os habéis quedado atascados y no ha quedado más remedio que salir a empujar? ¿Las ruedas de vuestro coche han patinado sobre el hielo o la nieve? No son situaciones divertidas en la vida real, pero trasladadas a un entorno seguro como el de los videojuegos, con multitud de posibilidades y situaciones, todo cambia. SnowRunner es un gran generador de problemas para los conductores, pero benditos todos ellos. 

 

De la familia de Spintires y MudRunner, el título anterior de esta franquicia, SnowRunner llega más preparado y con muchas más opciones que sus antecesores, aunque manteniendo la misma esencia. También algo más pulido en los aspectos técnicos y jugables, aunque de esto hablaremos más adelante. Una franquicia minoritaria pero muy querida, que propone a sus conductores una simulación realista en los terrenos más complicados que podáis imaginar. Desde la tierra hasta el barro y, como su propio nombre indica, la nieve más espesa. ¿Qué harás para conducir adecuadamente por estos terrenos? ¿Eres de los que prefieren arriesgarse a dejar las cuatro ruedas atascadas o prefieres buscar rutas alternativas? Si leyendo estas líneas ya estás interesado, no lo dudes: este juego va a encantarte. 

 

 

SnowRunner nos sitúa en pequeños mundos abiertos donde debemos cumplir ciertas tareas, todas diferentes, que van a poner a prueba nuestras habilidades de conducción, de estrategia y de gestión. Casi siempre tendremos a nuestra disposición diferentes tipos de vehículos, que podremos ir alternando. Quizás sea una buena idea conducir con nuestro coche, ligero, para explorar el terreno que nos espera más adelante, pero llegado cierto punto quizás debamos aparcarlo y coger un vehículo con tracción a las cuatro ruedas para adentrarnos en el barro. El juego siempre permite cambiar de vehículo en tiempo real, aunque eso sí, nos desplazaremos hasta el último punto donde los hayamos dejado. Un error y dejaremos un coche atrapado, por lo que tocará variar nuestros planes y tratar de rescatarlo. 

 

Todos los errores se pagan y SnowRunner propone una conducción lenta y segura. Importa más tomar decisiones en los momentos correctos que ir a lo loco, pues cualquier pequeño choque dejará averiado nuestro vehículo y si lo dejamos atascado en una mala situación va a tocar estresarnos. Es un juego duro y complicado, sobre todo cuando vamos avanzando y el terreno se complica más y más, pero ahí está la gracia: sabe ponernos continuamente en un reto. 

 

 

Su simulación es realista y notaremos cada pequeño bache o variación del terreno. Quizás no es un control del todo preciso si utilizamos un mando, pues la dirección se comporta de manera diferente a lo que estamos acostumbrados. Es probable que con un volante mejore, aunque no he podido probarlo de primera mano. Hay que acostumbrarse, hay que aprender a controlar las marchas, la activación de los distintos tipos de tracción (en caso de que el vehículo que conducimos lo permita) y saber utilizar herramientas como el cabestrante para ayudarnos en los escenarios más escarpados. 

 

También se echa en falta algo más de vida en los escenarios, pues recorremos pueblos vacíos y zonas rurales sin rastro de vida más allá del rugido de nuestros motores. No es algo que el propio SnowRunner busque y centra todo el protagonismo a nuestro desempeño, pero desentona con esa aproximación de conducción tan realista. A pesar de ello, las situaciones se sienten naturales aunque en muchos momentos los escenarios se deforman de manera demasiado artificial para proponer un reto. Pero de otra forma no tendríamos videojuego, claro. 

 

 

Con todo ello, SnowRunner da un paso adelante en lo propuesto por las anteriores entregas de esta curiosa franquicia, aunque la evolución no llegue a ser del todo palpable en el aspecto jugable. La inclusión de pequeños mundos abiertos dan mucho más juego a la estrategia y a la planificación de rutas, y se utiliza con mayor inteligencia la combinación de vehículos o elementos de gestión de recursos, como la gasolina, pero la experiencia sigue siendo muy similar.

 

No es un videojuego de conducción frenética en situaciones climáticas complicadas. No es una carrera de rally. Es todo lo contrario: aquí merece la pena tomarse las cosas con calma, conducir con precaución y acelerar al máximo sólo cuando el terreno obligue a ello. Aquellos que quieran una experiencia desenfrenada y una conducción realista de locura no van a encontrarlo, pues acelerar de más cuando no toca siempre se paga. Tendrás que pasar más horas tratando de liberar una rueda atrapada o mirando el mapa en busca de la ruta más segura que conduciendo a más de 10 kilómetros por hora.

 

 

Si has disfrutado con esta saga lo harás con SnowRunner, que no deja de ser otra nueva versión que mejora ciertos aspectos pero que mantiene su base realista y compleja. Falta un mayor ajuste en su control con mando, otorgar una mayor vida a sus mundos y que estos propongan desafíos algo más naturales en ciertas ocasiones, pero cuando estamos entre el barro o la nieve, esto se olvida y comienza la lucha contra los elementos naturales y frente a las limitaciones de nuestros vehículos. Conduce con precaución y nunca te confíes: aquí lo natural siempre se muestra más fuerte que la máquina.

7

/ 10

2
Comentarios
Comentar
    • Con Mudrunner disfruté como un enano y si este Snowrunner no esta ya en mi estanteria es por la acumulación de juegos a medias que tengo en este momento, pero lo compraré seguro.
      Lo que comentas de la dirección es algo común en este tipo de simuladores, al igual que pasa con Euro truck. Necesité un pequeño periodo de adaptación por que la dirección no tiene el típico autocentrado de otros videojuegos como un Gta o incluso un Gran Turismo.
    • Pues de lujo, lo probé por primera vez con la anterior versión, y si este está algo más pulido, lo acabaré comprando. Es un juego de conducción diferente a todos y muy entretenido.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Spintires: MudRunner Spintires: MudRunner
Spintires: MudRunner te pone al volante y te desafía a tomar control de increíbles todoterrenos, aventurándote por parajes extremos con solo un map...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6.5
/ 10
Valoración media de usuarios
2 votos

Género: Simulador de conducción

Distribuidor: Focus Home Interactive

Pegi:

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de SnowRunner, Saber Interactive