Análisis
Smoke and Sacrifice PS4

Crafteando por tu hijo

Smoke and Sacrifice

Smoke and Sacrifice sabe mezclar correctamente la supervivencia, el rol y el crafteo para ofrecernos una aventura que, aunque no destaca en ninguno de sus apartados de forma individual, logra forjar un notable conjunto. Las partes más débiles del crafteo se apoyan en las buenas de la construcción de su mundo y de su combate, mientras que lo que más flojea de esto se minimiza gracias a sus toques de survival horror y de RPG. Porque de esto va Smoke and Sacrifice: de avanzar por un mundo misterioso, recoger ingredientes, fabricar armas, útiles y armaduras con las que seguir avanzando. Nuestra misión es la de encontrar a nuestro hijo, servido como sacrificio cuando era un bebé pero que en realidad sigue vivo.

 

Bajo una perspectiva cenital con vocación de isometría controlamos a la madre protagonista. Desde su confortable pueblo, se ve obligada a viajar a un mundo subterráneo. En él, existe un mortífero humo en el que habitan fantasmas y que se extiende por los páramos de noche. Hemos de aprovechar la luz para sobrevivir, hablar con todos los que nos encontremos en nuestra aventura, encontrar nuevas recetas y seguir avanzando.

 

En su estructura de mundo de juego y en su narración, Smoke and Sacrifice no tiene ni la más mínima elegancia o sutileza. Toda la historia se desarrolla encontrando un objeto determinado solicitado por alguien y dándoselo. A veces será necesario crear, a partir de una receta, un elemento de equipo para avanzar. Y así una y otra vez en ciclos continuos. Lo que nos cuenta tampoco es especialmente emocionante y, la verdad, me ha recordado mucho a Fallout 4: una madre cree que su hijo ha desaparecido para siempre. Al encontrarlo, se descubre la verdad de su mundo.

 

5c473fbe-17e8-4af5-857b-0b68b2217404

Smoke and Sacrifice no es original en su planteamiento ni desarrollo, pero todo funciona notablemente bien

 

Pero mientras que la capa más superficial de Smoke and Sacrifice es floja o común, más bien, la que oculta sí tiene calidad. Las armas que fabricamos son muy diferentes entre sí, lo que le da gracia al combate. Existen muchas recetas ocultas, y encontrarlas y desarrollar lo que nos piden sí es divertido. Y no solo eso, suelen estar custodiadas por bichos muy duros que nos obligarán a optimizar nuestro inventario y a gestionarlo bien, lo que se agradece. La batalla en sí, aunque no es muy rica en opciones, sí nos obliga a ir bien equipados y a ir alternando entre objetos, ítems de curación y armas con soltura.

 

Las batallas son entretenidas porque el título es duro, difícil y muy crudo; hay que sobrevivir. Cada golpe que nos dan lo pagaremos caro, y no abundan los elementos de cura. Eso nos obligará a conocernos bien los patrones de ataque de cada monstruo. Podemos esquivar, usar un escudo de energía y encadenar combos. Un sistema sencillo, no demasiado permisivo porque estamos controlando a un personaje que no está entrenado como guerrero, pero que se deja disfrutar.

 

Los monstruos no solo sirven para darles muerte; podremos cazarlos, capturarlos y extraer de ellos sus jugos; además, en función del momento del día en el que nos encontremos, se comportan de forma diferente y nos dan materiales diferentes. Eso enriquece los enfrentamientos. El mapa, que es muy simple en su concepción, sabe aportar climas y particularidades distintas para aportar variedad. También hay buenas sinergías entre las criaturas que los pueblan, combinando sus ataques, enfrentándose e incluso estableciendo una jerarquía entre ellos.

 

5c473fb6-ad90-46e4-9797-0253b2217404

Los combates de Smoke and Sacrifice son divertidos porque tienen mucho de survival y de gestión

 

Es decir, lo que rebuscamos en las tripas de Smoke and Sacrifice sí funciona, pero no tanto lo que se nos ofrece a simple vista. Lo que surge fingiendo espontaneidad en la interacción de sus distintos elementos es divertido, nos da momentos con mucha energía, pero no tanto su estructura primordial. La pena es que el título no busca tanto como nos gustaría la producción de estos instantes, no deja tanto espacio en el juego para perder el tiempo y probar cosas, arriesgarnos y explorar, pues su estructura de misiones es muy estricta.

 

Técnicamente, el juego es bonito. Tiene un estilo muy particular de rostros estáticos, tonos ocres y todo dibujado con un cartoon que no sucumbe a los estereotipos del medio. Sin embargo, no acaba de acertar del todo en obtener una personalidad única pues los diseños se repiten; quizás no es que se repitan tanto en realidad, pero al tener que farmear tanto, se acaban haciendo monótonos.

 

Con sus cosas buenas y malas, lo cierto es que Smoke and Sacrifice es un videojuego que he disfrutado. Le falta contar con ideas verdaderamente propias pues su historia está muy trillada, el estilo de juego también así como sus maneras jugables, pero todo junto acaba dando una experiencia muy agradable que te despachas con una sonrisa.

7

/ 10

1
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
The Flame in the Flood The Flame in the Flood
The Molasses Flood nos sitúa en una aventura de supervivencia con The Flame in the Flood. Nos encontraremos en la actualidad, dentro de un mundo inun...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
4
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Curve Digital

Pegi: +12