Análisis
Sakura Wars PS4

Una gran aventura del periodo Taishô

Sakura Wars

Sakura Wars vuelve al escenario del videojuego tras casi dos generaciones de consolas desaparecida en combate, y lo hace con voces en japonés y con subtítulos correctamente localizados al castellano. Tras sobrevivir en sus formatos manga, anime y light novel, SEGA Sammy coge carrerilla y vuelve en este reboot que tiene lugar una década después de la terrible Guerra de Tokio. Dejando a un lado la estrategia y con muchas ganas de agradar al fan de la saga, este nuevo Sakura Wars tiene todo lo necesario para convencer tanto a los seguidores de su universo como a los recién llegados. 

 

 

El Gran Teatro Imperial de Tokio

Sakura Wars nos pone en la piel de Seijuro Kamiyama, un militar de carrera que acaba de perder el buque que capitaneaba. Tras varias decepciones en su carrera y sin tener muy claro su futuro, Seiji decide responder a una oferta de trabajo y regresa a Tokio. Su nuevo destino es el Teatro Imperial de Tokio, 'donde todo empieza y termina al final', allí ejercerá como capitán de la División de las Flores de la Brigada Imperial bajo las órdenes directas de Sumire kanzaki, una leyenda del combate y el escenario.

 

Pronto conoceremos al resto de miembros de la unidad y los trabajadores del Gran Teatro Imperial, un elenco muy variado de personajes, cada uno con su personalidad y encanto particular. No podía faltar la amiga de la infancia de Kamiyama, Sakura Amiyama, con la que comparte un pasado especial. Según vamos conociendo a nuestros compañeros y avanzamos en la aventura, pronto conoceremos a más personajes de los alrededores del teatro que tendrán su especial importancia en cómo se desarrollan los acontecimientos. 

 

Tranquilos, los textos están localizados al castellano

 

Perfecta fusión de videojuego, manga y anime

Sakura Wars funciona más que bien a la hora de invitarnos a disfrutar su propuesta. La mezcla de géneros visual novel, dating sim, plataformas y beat'em up mantiene un ritmo sosegado en el que se intercalan escenas de anime en 3D aprovechando el motor del juego y otras de anime clásico respetando el diseño del maestro Tite Kubo a la plumilla. El ritmo de la narración es fantástico, muy ligero, sin hacerse pesado en ningún momento y potenciando la experiencia para que el jugador se sienta como el protagonista de un anime harem de los 90 sin perder de vista su puesto como capitán.

 

Los malentendidos, el humor y las situaciones absurdas están a la orden del día, con algunos momentos realmente divertidos en la línea del dogma implantado en el pasado del género por firmas como Rumiko Takahashi, Tsukasa Hojo o, algo más cercano en el tiempo, Ken Akamatsu. Sakura Wars tiene ese toque liviano y sexy sin llegar al echi ni mucho menos al hentai, poniendo el acento en las relaciones humanas y el carisma de sus personajes, no faltos de obvio atractivo tanto en el caso de las chicas como el de los chicos. Sin embargo, aunque haya elementos de dating sim, Oji Hiroi se las ingenia para que las citas y los encuentros tengan siempre un toque más divertido que picante huyendo del otome, de las waifus y los husbandos. Hiroi Refuerza la idea de grupo y de trabajo en equipo manteniendo el respeto a la personalidad de cada individuo, que no son meros persocom de Chobits.

 

Preparaos para todo el positivismo anime del yes we can. Discursos de superación personal, momentos de bajón, amistad desmedida, amor... Instantes de mucha comedia y drama se suceden al ritmo de la magnífica partitura del maestro Kôhei Tanaka para satisfacer nuestra vena más otaku. Mientras, disfrutamos de un argumento sólido que funciona con sus obvios y no tan obvios giros de guión que consiguen que, llegando al final, no tengamos nada claro el futuro de la división. 

 

 

Conoce a tu equipo

Sakura Wars mezcla muchos géneros, aunque hay que rconocer que lleva algunos mejor que otros. En lo que corresponde a la exploración y el movimiento por los escenarios nos encontramos con un juego potente en lo visual con unos gráficos más que gratificantes y unas melodías a la altura. Caminar por el Teatro y sus alrededores es una delicia con un trabajo que nos hace sentir realmente dentro de un anime y una puesta en escena que convence. Cierto que los escenarios son pocos y limitados, pero están desarrollados con mucho mimo y acabados con todo lujo de detalle. 

 

Lo mismo sucede con la parte más visual novel, las conversaciones, de las que el juego nos avisa marcándolas con una flecha azul cuando podamos hablar con alguno de los miembros del equipo, o con un pétalo de cerezo cuando haya una cita o encuentro que sirva para mejorar nuestra relación con ellas. Las conversaciones son interesantes, mitad por el gran carisma de todos sus personajes, mitad por el buen trabajo de guión. A esto se le une algunos encuentros no avisados en el mapa, que suelen incluir escenas más picantes y los clásicos malentendidos del género. Para vivir estos eventos podéis echar un ojo al último estante de la biblioteca, donde os dan pistas de dónde pueden activarse.  

 

 

¡A los arietes!

La parte más discutible de Sakura Wars es el sistema de combate. Un sistema que personalmente me ha agradado y que prefiero al clásico género táctico de la saga, pero que podría haber funcionado mejor viendo cómo destacan el resto de elementos del juego. Sakura Wars otorga al combate la importancia justa con una serie de enfrentamientos que no cargan el peso del juego y algunas batallas finales algo más intensas que nos pedirán que lo demos todo, más por el argumento que por el combate en sí. 

 

Así, combatiremos a bordo del ariete de Seijuro en la mayoría de las ocasiones, pudiendo alternar el control con el del personaje que sea nuestro secundario en cada misión. Las diferencias entre los mecas son varias, pero al no poder elegir compañera en muchas ocasiones nos encontraremos con que las dos opciones son de cuerpo a cuerpo, sin tener acceso a los únicos personajes con ataques a distancia: Clarissa y Anastasia. Respecto al sistema, consiste en avanzar derrotando oleadas de enemigos a base de combos mientras cargamos la barra de ataque especial y subimos la moral del equipo para realizar un ataque conjunto. Los escenarios son muy poco variados, aunque por suerte contienen elementos de plataformeo que ayudan a darle más frescura. Para los que comulguen con el sistema, Sakura Wars incluye una serie de batallas virtuales en las que obtener cromos, recompensas y experiencia en combate. por último, aunque no hay objetos utilizables, podemos recargar la energía y blindaje de nuestros arietes con cristales que sueltan los enemigos y las cajas del escenario, por lo que es bastante sencillo superar estos combates con un poco de planificación.

 

 

Un buen puñado de genios

Más allá del combate, que no deja de ser un aspecto más del juego, Sakura Wars tiene elementos de sobra para convencer al fan. El elenco de personajes, tanto femenino como masculino está muy bien trazado con personalidades que, a pesar de responder al cliché, juegan bien bien con el antiarquetipo para lograr conmovernos. Es imposible no coger cariño a los miembros de la División de las Flores y sus compañeros. Con el tiempo hasta los enemigos y rivales terminan por mostrar sus bondades logrando que conectemos con los antagonistas de la brigada imperial. 

 

Junto a esto hay que mencionar la presencia de nombres propios de SEGA, con la mención del bueno de Toshihiro Nagoshi -Yakuza- dando el visto bueno a muchas de las locuras que veréis en forma de secundarias y los ya mencionados Tite Kubo, Oji Hiroi y Kôhei Tanaka junto a Tetsu Katano como productor o Shigenori Soejima al diseño de la maestra de una de las miembros clave de la División de las Flores.

 

 

Resumiendo

Me dejo mucho por mencionar para no reventaros la historia, pero Sakura Wars funciona realmente bien. Su combate puede no ser el mejor, pero ocupa una parte pequeña del juego en comparación con el resto de elementos que funcionan de lujo. Para colmo, si el combate te gusta como a mí, puedes jugar un buen puñado de misiones virtuales en escenarios extra para aprender a manejar todos los arietes y conseguir varias recompensas. A esto se une un juego de cartas muy curioso que te servirá para mejorar tu relación con el equipo, conseguir melodías, entornos, cromos y otras recompensas.

 

En serumen, Sakura Wars es un buen regreso de la franquicia. A los usuarios aficionados a la estrategia y el RPG táctico puede que no les convenzan los cambios, pero para los amantes de la saga y los recién llegados es un caramelito. Un juego happy, muy positivo y con oleadas de buen rollo con el que el encierro se hace más ligero y que nos sirve, aunque sea de forma virtual, para relacionarnos con personajes tan maravillosos y carismáticos como Clarissa, Sakura, Anastasia, Kaoru, Ichiro, Li Xoarang, Sumire y mi queridísima Hatsuho. Apenas hace unos días que terminé la segunda vuelta al juego -echadle unas 15 horas por partida- y ya les echo de menos... 

 

¡Nos leemos!

8

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
9
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: RPG

Distribuidor: Koch Media

Pegi: +16

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Sakura Wars, Sega