Análisis
RiME PS4

Cantándole a las olas

RiME

En mi opinión, lo más difícil para un artista es tener un discurso propio, algo que contar y una manera personal de hacerlo. Siempre te inspirarás en autores que escribieron grandes canciones antes de que tú te decidieras siquiera a afinar tu voz, en sus ritmos, en sus letras y en cómo las ordenaron para componer esa balada que te enamoró en tu infancia; pero si cuando abres la boca y esa melodía que ahora cantas tú suena fresca, novedosa y auténtica todo habrá merecido la pena, porque serás un artista auténtico, uno al que merece la pena escuchar. Y si haces videojuegos, cuyos títulos merece la pena disfrutar. Eso es lo que ha logrado Tequila Works con RiME.

 

RiME es un alumno aventajado de las enseñanzas de Fumito Ueda, Playdead y From Software. Tequila Works compone un relato que esconde a su narrador en cientos de sugerencias, algunas más obvias, otras que lo son menos, y que aprovecha que como jugador se te obliga a narrativizar la experiencia para darte una bofetada perfecta al corazón en el momento justo. RiME es sugerente, tremendamente emotivo y con una estructura jugable y narrativa sobresaliente. Tequila Works ha sabido aprovechar tanto el mundo de juego como los espacios fuera de la diégesis para extender, explicar y concretar lo que te quiere contar, y no solo ha preparado un videojuego que funciona por lo que cuenta y por cómo lo cuenta, también por cómo se juega.

 

5227c483-fbf8-45e5-ba3a-3b7fb2217404

RiME es uno de los juegos que he jugado que mejor sabe contar su historia, y esta es apasionante

 

Pocas veces veréis un videojuego con un diseño de niveles tan plástico y exquisito. El universo de RiME es bonito, de eso no cabe la menor duda, pero en lo que destaca es que el estudio ha acertado al preparar entornos que funcionan en lo comtemplativo, lugares perfectos para la exploración, zonas que son gran puzzle y otras que son las perfectas tablas de un teatro en el que este le habla a un público entregado. La isla en la que naufraga el chico de la capa roja está llena de rincones, tesoros y secretos. Callejuelas que esconden una poderosa pieza de historia y otras en las que no hay nada pero con una nada que tiene sentido al final.

 

RiME funciona cuando avanzamos por los parajes que Tequila Works nos muestra, emociona en sus puzzles llenos de simbolismos y sobresale en cómo el niño interacciona con su mundo de juego. Los acertijos de RiME son perfectos si hablamos de su dificultad. En ningún momento interrumpen el ritmo de juego, tan solo me costó superar un par de ellos, pero eso no quiere decir que no sean satisfactorios por su falta de desafío, porque lo son. Su diseño se basa en elementos claves para la trama del juego: la luz, el tiempo y la voz. No hay ni un desafío que no tenga sentido cuando el juego termina, todos significan algo que por supuesto no os vamos a desvelar, y completarlos es comprender en parte lo que el juego quiere que entiendas en ese momento. Esa tarea de game design es titánica cuando se comprende, de manera que como jugadores disfrutamos al tener que explorar el entorno para solventar un puzzle, y cómo personas que recibimos un relato nos maravillamos al entender más tarde lo que realmente hemos hecho.

 

5227c483-d7e8-4e77-8dfb-3b7fb2217404

Los acertijos de RiME es la narración preguntándole al jugador si ha comprendido lo que se le quiere contar, como pidiéndole permiso para avanzar

 

RiME hace un empleo del botón interacción que me ha entusiasmado, y que sirve para redondear un excelente trabajo de diseño de escenarios y de la maleabilidad de los mismos a través de los puzzles. Si pulsamos el botón triángulo (hemos analizado la versión de PS4), el niño reacciona ante los estímulos del escenario. En ocasiones le oiremos gritar, en otras asustarse, en otras entristecerse y en otras cantar, pero para comprobar todo eso tendremos que llegar a zonas concretas y pulsar el botón. Esto funciona porque nos encontramos ante un videojuego que apuesta porque la voz del narrador no la tenga el personaje jugable, pero nosotros necesitamos que nos cuente cosas. A través de esta discreta mecánica iniciamos una conversación sin palabras tan elegante como acertada.

 

Os recomiendo que exprimáis bien cada rincón de cada escenario, pues RiME esconde tanto coleccionables como trofeos que acaban de redondear lo que el juego te quiere contar, pulsad el botón para comprobar siempre que es lo que opina el niño de lo que ve y disfrutad de unos entornos absolutamente expresivos.

 

RiME dura en torno a unas seis horas, pero querréis rejugarlo, en serio. Se compone en una serie de actos ordenados y pintados de un color concreto por una razón emocionante. Cada uno de ellos explica un matiz de la aventura y todos son muy acertados, salvo uno. RiME es poderoso en la exploración de su mundo, en sus puzzles y en la composición de su relato a través del silencio y los escenarios, pero no tanto en sus mecánicas de juego de plataformeo y sigilo. Tequila Works se ha hecho con las maniobras de Nathan Drake en lo que respecta a los saltos. Como vehículo para explorar áreas de manera puntual es adecuado, pero no tanto si te hacen superar un nivel completo con un exceso de brincos, escaladas y teniéndote que ocultar de una criatura que te asedia. El problema de esta fase de juego, en la que tenemos que escondernos y saltar mucho, es que el título malogra su ritmo con ella, se vuelve un tanto vulgar y obvio, y RiME es de todo menos vulgar y obvio. Cuando llegas a la conclusión del título comprendes la ira de la criatura que quiere matar al niño y de la que nos escondemos, pero en lo jugable todo este acto se hace pesado, sobre todo porque te obligan a repetir un mismo proceso de huida, llegada a una torre y accionamiento de unos mecanismos hasta tres veces.

 

Siguiendo con los problemas, en lo técnico, RiME es una experiencia preciosa, pero da tirones en PS4 y la cámara a veces juega alguna mala pasada, tampoco acaba de convencernos el control bajo el agua pero sí las sugerencias que en el océano se esconden. De todos modos, ninguno de estos problemas es capaz de ocultar la grandeza de RiME. Su propuesta es fresca, rápidamente sabe librarse de comparaciones y enamorarte con su propio discurso. Su diseño de escenarios y la coherencia que guarda con sus puzzles y con el propio niño es sobresaliente.

 

589b3173-9040-4e67-a7c9-0998b2217404

Con sus muchos pros y sus pocos contra, RiME demuestra que la espera ha merecido la pena

 

Personalmente, RiME entra directo en mi lista de los GOTY de este año. Tequila Works no solo ha hecho un videojuego bonito, divertido y creado con mucho gusto, ha compuesto una hermosa canción de cuna que estaremos tatareando media vida.

9

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Deadlight Deadlight
Deadlight es una aventura española que mezcla acción, plataformas y puzzles, donde el jugador tendrá que enfrentarse a hordas de zombies que plagan...
The Legend of Zelda The Wind Waker HD The Legend of Zelda The Wind Waker HD
El clásico de GameCube y uno de los Zelda más queridos por los fans por su estilo único regresa en un remake para Wii U, con u...
Ori and the Blind Forest Ori and the Blind Forest
Moon Studios ha creado una aventura de carácter indie que, mediante una perspectiva en scroll lateral, nos permitirá gozar de una gra...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
9.7
/ 10
Valoración media de usuarios
6 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Sony Interactive Entertainment (SIE)

Pegi:

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de RiME, Tequila Works