mundogamers
    • Análisis
    • Plants vs Zombies Garden Warfare
    • 8.0
    • /
    • 10
  • XOne
      • Tu nota:
        • 1
        • 2
        • 3
        • 4
        • 5
        • 6
        • 7
        • 8
        • 9
        • 10
      • Nota usuarios:
        • 5.3

        •  (10 votos)

La tónica de esta nueva generación parece apuntar a que por fin las desarrolladoras decidirán especializarse en campaña ó multijugador, un aspecto independiente del otro sin necesidad de que vayan en pack a modo de relleno, y aunque todas las miradas están puestas en Titanfall como la primera gran entrada de este nuevo formato de sólo multijugador online, PopCap se ha adelantado con un título muy interesante que va más allá de aprovechar una licencia de éxito y transformarla en cualquier otra cosa. No es que vayamos a ver ahora a plantas y zombies compitiendo sobre karts, jugando un partido de fútbol o en un recopilatorio de minijuegos, sino que Garden Warfare tiene mucho sentido más allá de la evidente parodia y el aprovechamiento del éxito.

 

Es un gran error mirar a Plants vs Zombies: Garden Warfare como un juego hecho a lo tonto o como un sacacuartos porque tiene muchas mecánicas y componentes realmente interesantes, unos para bien y otros para mal, que pueden significar en gran medida por dónde tirará el mercado del videojuego en el futuro más inmediato. Multijugador sólo online, muchas posibilidades, más aún de cara a ampliaciones, micropagos opcionales, sobres de cartas virtuales,... Y lo mejor de todo es que con toda su cara de parodia consigue distanciarse muchísimo del shooter genérico y tener una identidad propia y hasta cualidades de las que muchos podrían aprender.

 

La planta carnívora acaba de un sólo golpe con el zombi más duro, pero hay que ocultarse bajo tierra y ser paciente, nada que ver con el zombi quarterback, un tanque con gran potencia de disparo.

 

Siempre hay clases, un shooter no sólo te permite escoger la apariencia de tu soldado sino que dependiendo de la clase podemos equipar un arma u otra, podemos tener unos beneficios u otros... Pero al final la gran mayoría se controlan igual, y esto es algo en lo que Garden Warfare lleva mucha ventaja, al ser los ocho tipos de unidades a escoger completamente diferentes, no sólo en armamento y especiales, sino en cuanto al propio manejo. Cuatro plantas o cuatro zombis, cada uno de ellos con infinidad de complementos, sombreros, tatuajes e incluso skins diferentes que dan diferentes habilidades y tipos de disparo, todo ello a desbloquear a base de jugar, de completar desafíos y de conseguir monedas con las que comprar sobres de cartas con las que desbloquearlo todo.

 

Y sorprende que no te metan por la cara la opción de pagar dinero real para comprar más de esos sobres para complementos y desbloqueables sino que el juego anima a jugar y jugar. Al fin y al cabo, Plants vs Zombies: Garden Warfare es la mejor opción que podría tener un niño para jugar a un shooter online, y (parece obvio pero luego pasa lo que pasa) un niño no debería de tener acceso a ese tipo de micropagos. El juego está enfocado para que sea el hábitat perfecto para el niño y el preadolescente, para que desahoguen ahí mientras que los juegos más realistas, violentos y "serios" no se inunden con los problemas de siempre. Pero Plants vs Zombies: Garden Warfare no sólo es para niños, sino que la denominación 'Para todos los públicos' es la más acertada, ya que nos lo podemos pasar bien a cualquier edad y con cualquier rango de experiencia en videojuegos.

 

El ingeniero es difícil de dominar y el girasol no es el más rápido para empezar a matar, pero son las dos clases más versátiles en buenas manos.

 

Desde modos de juego más permisivos con los recién llegados hasta opciones más competitivas en las que no se permiten ventajas, Plants vs Zombies: Garden Warfare no sólo permite, sino que incita a que probemos todas las clases de personaje, a que probemos las granadas del ingeniero zombi o el estilo de juego más paciente y cercano de la planta carnívora, o incluso a disfrutar del papel de médico que nadie quiere con un girasol que lanza rayos. Todas las clases son divertidas de jugar y las partidas se vuelven rápidas y variadas tanto si queremos jugar siempre como el mismo personaje o si queremos cambiar en función de la estrategia.

 

Un modo horda completa la experiencia para quien no sólo quiera enfrentarse a equipos ajenos, un modo en el que vemos más claramente la base de Plants vs Zombies, defendiendo un lugar de oleadas de zombis mientras plantamos todo tipo de aliados en macetas, incluso contra jefes finales y epílogos de huída (también adelantándose a Titanfall con descaro). Puede que Plants vs Zombies: Garden Warfare sorprenda más por las bajas expectativas de producto de segunda, pero resulta una experiencia interesante, una alternativa mucho más que válida, casi necesaria, para que el público que no quiera enfrascarse en guerras realistas en primera persona también pueda acceder a un shooter multijugador online de calidad.

8.0
0
Comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema

La opinión de...
Colaboradores
Confesiones de un padre jugón

Por: Rafa del Río

 

Buenos días, me llamo Rafa, tengo 35 años y soy padre, adicto a los videojuegos y, ya puestos, calvo. Lo de calvo es de hace poquito, p...


Leer más
Sigue a Mundogamers en

 

Encuesta
¿Cuál es tu juego más esperado de marzo?