Análisis
OkunoKA Madness PS4

Mis dedos aún recuerdan con dolor este juego

OkunoKA Madness

Después de una jornada de trabajo agotadora, a veces el cuerpo nos pide que nos relajemos en una de las granjas virtuales en las que podemos cultivar patatas o alimentar a nuestros cerditos. Pero otras veces necesito exactamente lo contrario: un reto que ponga a prueba mis reflejos, me tire a los enemigos más grandes que pueda o me haga sufrir con las plataformas más complejas y severas que un mundo virtual nos pueda plantear.

 

OkunoKA Madness de Caracal Games Studio pertenece a este último género. A través de una estética cartoon y colorida, claramente inspirada en los mundos de Rayman Legends, OkunoKA te va introduciendo en diferentes pantallas en las que tienes que ir avanzando a toda velocidad por una serie de desafíos en forma de plataformas y pinchos que quieren destruirte para llegar a tu objetivo. De esta forma, OkunoKA plantea una selección de niveles que recuerda poderosamente a los juegos de móviles antes de ir introduciéndote poco a poco en sus mecánicas hasta que esto suponga un reto. En OkunoKA, nuestro personaje puede saltar y desplazarse a través de plataformas en 2D que recuerda sin ninguna duda al famoso Super Meat Boy. Así, es capaz de impulsarse contra las paredes y realizar diferentes quiebros de los que dependerá del tiempo que tengamos pulsado el botón de salto. Para dificultarnos las cosas, el escenario está plagado de pinchos que nos obligarán a empezar la fase de nuevo si tenemos la mala suerte de toparnos con ellos (En fases avanzadas sobre unas 50 veces sin exagerar). 

 

14140giphy

 

Su propuesta añade una capa de complejidad más a la fórmula de Super Meat Boy. Pulsando un gatillo cambiamos entre nuestras “almas elementales” de fuego, hielo o electricidad con las que podemos cambiar el estado de varios elementos que hay en la fase. Por ejemplo, en las primeras pantallas el estado que seleccionemos con el gatillo provoca que las nubes se solidifiquen o que el hielo se funda formando estas mismas nubes. Conforme vamos avanzando se irán añadiendo más plataformas a las que les afectará el alma elemental que tengamos seleccionada de forma que continuamente el escenario está poniendo a prueba la tu capacidad de coordinación.  Y es que combinar saltos precisos con seleccionar en el momento justo el alma elemental que queremos es bastante difícil y frustrante por momentos, de forma que acabas teniendo las manos y los dedos agarrotados después de solo media hora de juego. 

 

El juego además nos puntuará por nuestra habilidad para completar los niveles a gran velocidad y te intenta motivar a que repitas una y otra vez el nivel para ser capaz de obtener la máxima puntuación. Cabe destacar, eso sí, que cada nivel puede completarse de diferentes formas diferentes y que además, añaden a criaturas extra que podemos salvar desviándonos de nuestro camino. Pero al final de la partida, cuando llevas veinte esfuerzos infructuosos por calcular perfectamente el milímetro de salto, es más que común que decidas apartarlos a una vida de ostracismo y salvar tu propio pellejo. 

 

14141giphy

 

El juego puede sonar muy atractivo en principio pero la sensación en los mandos no fue todo lo bien que uno podría imaginar. El personaje es a mi gusto demasiado ligero y la inercia al frenar o aterrizar es muy poco efectiva, por lo que muchas veces nos dará la sensación de que las plataformas están hechas de hielo cuando en nuestra pantalla vemos claramente que están formadas por tierra seca (y en un juego con la capacidad de cambiar elementos, esto es más que relevante). 

 

A diferencia de otros juegos de plataformas bien construidos como Celeste, en los que siempre te quedas con la sensación de que has sido tú el culpable de una caída o de una muerte, en OkunoKA Madness muchas veces tendrás la sensación ha sido el juego el que no ha reaccionado bien a lo que tú planeabas.

 

El estilo artístico del juego, aunque correcto, parece más bien una copia de diferentes estilos artísticos como Rayman Legends al que le meten algún chiste gamberro (el protagonista lanza una flatulencia después de completar cada nivel) que no acaban de combinar bien. Además, creo que le vendría increíblemente bien una historia atractiva que te motivase a continuar. En Celeste (con sus estupenda representación de la ansiedad y la depresión) o en Super Meat Boy la historia nos ayudaba a querer afrontar el reto que nos planteaba y sus mecánicas no se hacían molestas en ningún punto. 

 

14142giphy

 

No es un mal juego y sin duda los que estén buscando un reto plataformero puede que encuentren en este título lo que buscan, pero existen otras obras más recomendables dentro de su género. Además, como recomendación personal, no utilices los joycons para jugar: todavía me duelen las manos después de la agotadora sesión de juego en portatil.

6.5

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Plataformas/Acción

Distribuidor: Ignition Publishing

Pegi: